Categories
Derechos animales

El lucro se impone al bienestar: La alarmante negligencia de Mowi ante el sufrimiento de sus salmones

Las muertes masivas de salmones en Mowi ponen de manifiesto el grave coste de ignorar el bienestar animal, ya que las heridas y la mortalidad de los peces se reducen a una cuestión de ganancias.

En las atribuladas instalaciones de Mowi en Oksen, Noruega, un alarmante 75% de la población de salmones fue “degradada” este invierno debido a graves heridas y lesiones, como las que se ve en las siguientes fotografías, publicadas el 9 de mayo en un artículo de la Corporación de Radiodifusión de Noruega, NRK, con información del periódico financiero de ese país, Dagens Næringsliv.

Esta impactante imagen capta un grupo de salmones con heridas graves, poniendo de relieve los acuciantes problemas de la industria acuícola.
Estas impactantes imágenes muestran salmones con graves heridas, causadas por una combinación de parásitos, desparasitación, negligencia e ineptitud. En algunos casos, fue el destino compartido hasta por el 80% de los salmones en instalaciones de Mowi en Noruega. Fotografías (c) Mattilsynet/NRK

Esta cruda realidad salió a la luz tras una inspección no programada de la Autoridad de Seguridad Alimentaria, Mattilsynet, en la costa de Trøndelag, revelando salmones con graves y múltiples heridas. Las declaraciones de la gerencia de Mowi, sumado a su historial documentado de sufrimiento animal, dejan en evidencia que la principal preocupación de este gigante de la salmonicultura no es el evidente sufrimiento de los salmones, sino el impacto en sus flujos de dinero y valoración bursátil.

La grave situación en Oksen no es nueva; los registros tanto de los informes de sacrificio como de las cifras de biomasa presentadas por Mowi durante el invierno boreal confirman un problema de larga data. Particularmente en la instalación de Oksen, cerca de Sotra, los informes dejaron en evidencia tasas de mortalidad excesivamente altas y cuantiosas lesiones en los peces, exacerbados por lo que Mowi describió como “condiciones desafiantes” debido a la presencia inusual de parásitos a lo largo de la costa.

La narrativa presentada por Mowi, centrada principalmente en lo que denomina “retos operativos y esfuerzos de mitigación”, contrasta fuertemente con los sombríos datos revelados. Solo en enero, un asombroso 61,51% de los peces de un centro de producción murieron. La tasa de mortalidad acumulada a finales de febrero se situó en el 28,6%, con importantes discrepancias entre los informes de la empresa y las cifras oficiales. Durante la tercera semana de febrero, el 80% de los salmones estaban tan dañados que no podrían ser comercializados.

Un escrito enviado a Mowi por la Autoridad de Seguridad Alimentaria de Noruega critica la respuesta tardía de la empresa ante la creciente crisis, señalando que las principales intervenciones para sacrificar a los peces con “bienestar comprometido” (un eufemismo que quiere decir “cuantiosas heridas causándoles grandes sufrimientos”), deberían haber comenzado mucho antes. Tal ineptitud pone de relieve una desconcertante falta de consideración por el sufrimiento animal, eclipsada por deliberaciones procedimentales y financieras.

Además, la clasificación de los peces por parte de Mowi en diferentes categorías de calidad ilustra aún más un panorama inquietante: una parte sustancial del salmón, clasificada como no apta para la venta directa al consumidor debido a heridas y lesiones, requiere ajustes de procesamiento antes de que pueda siquiera considerarse para el mercado o la exportación.

Informes veterinarios y opiniones de expertos, como los de Trygve Poppe, ex catedrático de la Facultad Noruega de Ciencias Veterinarias, sugieren que estos problemas no son incidentes aislados, sino parte de un patrón problemático de descuido del bienestar animal en las instalaciones. Poppe critica la falta de adaptabilidad de la industria a los desafíos del mundo real, que invariablemente repercuten en el bienestar animal.

Ola Helge Hjetland, Director de Comunicaciones de Mowi, declaró: “Desafortunadamente, no es sorprendente que esto venga de Poppe, pero es muy decepcionante”. Esta respuesta evidencia una táctica de Mowi por desacreditar a Poppe, al intentar descalificarlo en lugar de abordar lo que el experto plantea sobre el problema de fondo. Hjetland continuó con un argumento que ya es habitual: “Mowi se toma muy en serio el bienestar y la salud de sus peces. Por razones éticas, de sostenibilidad y financieras, va en nuestro propio interés que los peces crezcan y tengan la mejor vida posible. Por lo tanto, invertimos cuantiosos recursos en investigación y desarrollo para aumentar la supervivencia y mejorar el bienestar de los peces”. Esta consabida afirmación se alinea con la igualmente usual práctica de la industria de etiquetar el sufrimiento animal como meros “desafíos operativos”. En tal sentido, las proclamadas “preocupaciones éticas” de Mowi rayan en lo absurdo dadas las realidades reportadas.

A medida que los reguladores, como la Autoridad de Seguridad Alimentaria, exigen nuevos planes operativos a Mowi para evitar episodios recurrentes de alta mortalidad y bienestar comprometido, se hace evidente la necesidad de una revisión radical de las prácticas y prioridades en Mowi. La situación requiere una respuesta inmediata y transparente que priorice el bienestar animal sobre las ganancias financieras.

La semana pasada, escribimos sobre las sombrías realidades de la industria salmonera noruega, reveladas en un reportaje de la Corporación Noruega de Radiodifusión, NRK. La industria, que se caracteriza por el inmenso sufrimiento animal y el daño ecológico que ocasiona, obliga al salmón a soportar vidas miserables en jaulas superpobladas e infestadas de enfermedades, mientras que parásitos como piojos del salmón prosperan en estas condiciones. Técnicas como la desparasitación térmica, donde los salmones se someten a temperaturas que para una especie de agua fría equivalen a ser hervidos vivos durante interminables segundos, resaltan la crueldad extrema involucrada, que a menudo resulta en la muerte o lesiones graves. A pesar de algunas tímidas iniciativas de Mattilsynet para eliminar gradualmente tales prácticas debido a preocupaciones sobre el bienestar animal, las presiones de la industria la llevaron a revertir su propuesta, lo que subraya un problema sistémico de maltrato animal y negligencia ecológica motivado por el lucro, con la complacencia de la entidad reguladora. En cuanto a la autoridad política, factores como el crecimiento económico, la creación de empleos y la consiguiente recaudación tributaria, sumadas al intenso lobby de esta poderosa industria, determinan su pasividad, o mejor dicho, su complicidad.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Derechos animales

La tragedia de las piscifactorías de salmón en Noruega: Una historia de sufrimiento y codicia

En los prístinos fiordos de Noruega, una oscura realidad acecha bajo la superficie. La industria salmonera del país, la mayor del mundo, se asienta sobre una base de inmenso sufrimiento animal y destrucción ecológica.

Un reciente reportaje de la Corporación Noruega de Radiodifusión (NRK) arroja luz sobre esta sombría verdad a través de las historias de “Lisa”, un salmón, y “Laura”, un piojo del salmón.

Lisa representa a los millones de salmones confinados y obligados a nadar en círculos en las estrechas jaulas de las piscifactorías noruegas. Desde el momento en que es arrojada al mar, Lisa sufre una vida de miseria. Las condiciones de hacinamiento son un caldo de cultivo para enfermedades y parásitos, incluido el infame piojo del salmón.

Laura, el piojo del salmón (Lepeophtheirus salmonis), simboliza en el reportaje de NRK las desenfrenadas parasitosis que asolan las piscifactorías noruegas. Laura prospera en un entorno antinatural y densamente poblado que debilita la resistencia de sus hospedadores. Su presencia es consecuencia directa de los desequilibrios ecológicos fomentados por las prácticas de la industria acuícola.

Para combatir los piojos, los piscicultores someten a los salmones a un cruel procedimiento denominado “despiojamiento térmico”. Los peces son arrojados a agua calentada hasta los 28-34°C. Para una especie de agua fría, como el salmón, es un tormento inimaginable, parecido a ser hervido vivo. En su reportaje, NRK presenta una filmación de las desesperadas contorsiones de un salmón sometido al tratamiento. Muchos salmones mueren o sufren graves heridas durante el despiojamiento térmico. Los supervivientes quedan debilitados y vulnerables a las enfermedades.

La crueldad del despiojamiento térmico es innegable, al punto que en 2019, la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria (Mattilsynet) anunció planes para eliminar gradualmente la práctica debido a preocupaciones sobre el bienestar animal. Sin embargo, en un sorprendente vuelco, la agencia cedió a la presión de la industria y abandonó la prohibición en 2021. Ahora incluso avala el escaldado del salmón como “viable”, priorizando el lucro sobre la prevención de la crueldad animal.

El sufrimiento infligido por el despiojamiento térmico se ve agravado por la ineptitud de los trabajadores. Los salmones estresados son bombeados bruscamente a los barcos de tratamiento, sufriendo a menudo más lesiones por colisiones o atascándose en las tuberías. En uno de los casos documentados por NRK, los trabajadores “olvidaron” llenar de agua las tuberías, con lo que los salmones fueron extraídos en seco. El mantenimiento deficiente de los equipos también provoca tratamientos chapuceros que prolongan la agonía de los peces.

Las escaldaduras no son el único tormento que sufren los salmones. Las enfermedades proliferan y provocan desde la ruptura del corazón hasta la putrefacción de la carne. Los piojos de mar mordisquean la piel de los peces, causándoles heridas en carne viva. En las jaulas superpobladas e inmundas, las infecciones se extienden como un reguero de pólvora. Los salmones que no son “sacrificados” rápidamente permanecen en la miseria, languideciendo a causa de llagas abiertas, deformidades y fallos orgánicos.

Sólo en la piscifactoría de Lisa perecieron más de 60.000 salmones en cuestión de meses, víctimas de virus, bacterias, hongos y parásitos. NRK entrevistó a una veterinaria que estudió anteriormente la industria y que ahora, presa del remordimiento, comenta: “Siento que he contribuido a que muchos salmones ahora sufran malos tratos. Ha sido muy duro pensar en ello. Aún me culpo por no haber sido lo suficientemente previsora”.

Sin embargo, movidos por la codicia, los piscicultores siguen atiborrando a más peces y manteniéndolos vivos a toda costa. Cada kilo extra significa un mayor lucro, sin tener en cuenta el precio de la agonía. Los salmones demasiado enfermos para terminar vivos el proceso de engorda son “sacrificados de urgencia”, un destino que a menudo se prolonga durante días debido a los procedimientos involucrados.

Esta es la desgarradora realidad que se esconde detrás de cada filete de salmón noruego de piscifactoría: una industria basada en el maltrato sistemático de animales a gran escala, todo ello para satisfacer una demanda sostenida, e incluso creciente desde mercados asiáticos y árabes. Como escribió el ecologista Patrick Curry: “La destrucción ecológica y el maltrato de los animales están integrados en las estructuras de la economía global moderna. Combatirlos exige enfrentarse cara a cara con todo su horror y reconocerlos por lo que son”.

Nosotros, como consumidores, tenemos el poder de oponernos a esta crueldad desmedida. No nos dejemos engañar por el lavado verde de la industria: no existe la cría de salmón “sostenible” o “humanitaria”. La opción más eficaz es no consumir salmón.

Con las abundantes opciones vegetales disponibles, podemos disfrutar de comidas deliciosas y nutritivas sin financiar el maltrato animal. Los salmones son criaturas sensibles que merecen vivir libres de tormento y sufrimiento. Conociendo la verdad que se esconde detrás de esta industria, vale la pena preguntarnos: ¿merece la pena el coste en agonía que supone saborear fugazmente su carne?

El camino está claro: es hora de boicotear la cría del salmón y todos sus productos. Al hacerlo, retiramos nuestro apoyo financiero y dejamos claro que no toleraremos una crueldad animal y un desprecio por los ecosistemas marinos tan flagrantes. La vida de los peces depende de ello, y nuestra propia humanidad así lo exige.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Veganismo

Compasión, no superioridad: Comprendiendo el espíritu del veganismo

Las palabras de Michele McCowan: “No me siento superior por ser vegana. La verdad es que soy vegana porque no me siento superior a los demás” son una profunda inspiración. Quiero compartir con ustedes que el veganismo es un estilo de vida que no se basa en la arrogancia, sino en la elección compasiva de extender el respeto y la bondad a todos los seres.

En las innumerables conversaciones sobre el veganismo, es común la impresión errónea de que quienes elegimos este camino lo hacemos desde una posición de superioridad percibida. Esta narrativa, a menudo articulada de diversas formas, percibe a los veganos como antipáticos enjuiciadores desconectados de la realidad. Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la verdad, especialmente en mi experiencia y en la de muchos otros que han elegido este camino por razones más bien ancladas en la humildad y la compasión.

Michele McCowan ofrece una claridad alentadora: “Soy vegana porque no me siento superior a los demás”. Este sentimiento resuena profundamente en mí, encapsulando la esencia de por qué adopté el veganismo, hace unos 11 años. No se trata de arrogarme superioridad ni de ser más iluminado que los no veganos; se trata de reconocer que no tengo más derecho a la vida y a la felicidad que cualquier otro ser de este planeta.

La base de la empatía

En esencia, el veganismo es un ejercicio de empatía. Es una práctica diaria de ponerse en los zapatos -o quizá en las pezuñas, patas y garras- de los vulnerables y los que no tienen voz. Implica reconocer el dolor y el sufrimiento que nuestro estilo de vida puede infligir a otros seres y decidir tomar un camino que minimice el daño. Esta decisión surge de un sentimiento de humildad, reconociendo que en el gran entramado de la vida no somos más que un hilo entre muchos, cada uno merecedor de respeto y bondad.

Un cambio más allá de la dieta

Para muchos de nosotros, lo que empezó como un cambio dietético evolucionó rápidamente hacia algo mucho más profundo: un enfoque holístico de la vida que busca la armonía con el mundo que nos rodea. El veganismo va más allá de lo que ponemos en nuestros platos; influye en todos los aspectos de nuestras vidas, desde la ropa que llevamos hasta los productos que apoyamos. Es un testimonio de nuestra creencia en un mundo donde la compasión se impone a la comodidad, y las consideraciones éticas guían nuestras elecciones.

Desafiando el complejo de superioridad

La idea errónea de que los veganos se sienten superiores a los demás menosprecia los fundamentos compasivos del veganismo. Pasa por alto la introspección, la vulnerabilidad y la determinación necesarias para desafiar las normas sociales y tomar decisiones que van en contra de la corriente. Adoptar el veganismo no consiste en elevarse por encima de los demás, sino en alinearse con un profundo nivel de respeto y empatía hacia todos los seres, independientemente de su especie.

Invitación a la empatía

Con este artículo, les invito a mirar más allá de los estereotipos y malentendidos sobre el veganismo. Es una llamada a explorar las raíces profundas y empáticas que motivan a muchos de nosotros a vivir de esta manera.

Como dice Michele McCowan, no se trata de superioridad, sino de solidaridad y empatía con seres sintientes. Ya sea usted vegano, vegetariano u omnívoro, la esencia de esta opción es algo que puede unirnos a todos: una empatía compartida y el deseo de un mundo más bondadoso y, por cierto, más sostenible.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Nuestro planeta

Critican la hoja de ruta climática de la ONU por ignorar la reducción del consumo de carne

Expertos académicos califican de “desconcertante” la ausencia de la reducción del consumo de carne en el plan climático de la ONU, lo que pone de relieve un vacío crítico a la hora de abordar el cambio climático.

La reciente publicación de una hoja de ruta de las Naciones Unidas para hacer frente a la crisis climática y combatir el hambre ha suscitado un intenso debate en círculos académicos. La polémica se debe sobre todo a la flagrante ausencia de mención alguna a la reducción del consumo de carne como medida estratégica, algo que los académicos califican de “desconcertante”. Este sentimiento se ve agravado por el aparente desprecio de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) por el potencial de las proteínas alternativas, como las derivadas de fuentes vegetales, para mitigar el impacto ambiental tradicionalmente asociado a la ganadería.

Un grupo de expertos, expresando su preocupación en un comentario para la revista Nature Food, puso de relieve sus recelos ante el descuido de la FAO. Señalaron que la hoja de ruta, a pesar de su exhaustivo esbozo de 120 acciones para hacer frente al doble desafío del cambio climático y el hambre, no incorpora una metodología clara para la selección de estas acciones ni proporciona una lista definitiva de contribuyentes. Esta falta de transparencia y claridad metodológica plantea interrogantes sobre la base en la que estas acciones se consideraron preferibles a otras, en particular la reducción del consumo de carne en las naciones ricas, una estrategia respaldada por multitud de estudios científicos por su doble beneficio para el clima y la salud humana.

La respuesta de la FAO a estas críticas fue subrayar que la crítica de los expertos no abordaba plenamente la profundidad y amplitud de las recomendaciones del informe. Sin embargo, las revelaciones de antiguos funcionarios de la FAO, recogidas por el periódico británico The Guardian, sugieren un patrón de resistencia dentro de la organización a reconocer plenamente el papel de las emisiones de metano procedentes de la ganadería como un factor significativo en el calentamiento global. Esta reticencia parece contradecir el consenso científico de que alcanzar el objetivo climático internacional -limitar el calentamiento global a 1,5C por encima de los niveles preindustriales- requiere alteraciones sustanciales en nuestros sistemas de producción de alimentos. En concreto, la ganadería es responsable del 12%-20% de las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, al tiempo que utiliza el 83% de las tierras agrícolas para producir sólo el 18% de las calorías del mundo.

La hoja de ruta de la FAO, presentada en la Cumbre del Clima de Cop28, plantea que los cambios en la dieta son indispensables para la salud humana y planetaria. Sin embargo, las medidas que propone eluden la cuestión de reducir el consumo de carne y productos lácteos, especialmente en los países en los que prevalece el consumo excesivo. En su lugar, la FAO aboga por mejorar la eficacia de las técnicas de cría de animales.

Los expertos, entre ellos Cleo Verkuijl, del Instituto de Medio Ambiente de Estocolmo (EE.UU.), han expresado su asombro por el olvido en la hoja de ruta de una de las medidas más evidentes para alcanzar los objetivos medioambientales y sanitarios. La infravaloración de las proteínas alternativas resulta especialmente desconcertante para estos expertos, dadas las pruebas cada vez más concluyentes de su menor huella medioambiental en comparación con la carne tradicional. La postura de la FAO, que considera escépticamente que las carnes de origen vegetal son deficientes desde el punto de vista nutricional sin aportar pruebas sustanciales, ha sido recibida con críticas.

Reforzando esta perspectiva, un informe del Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente (Pnuma) destacaba los sustanciales beneficios medioambientales que podrían obtenerse si se opta por alternativas a la carne y los lácteos. Matthew Hayek, profesor de la Universidad de Nueva York, lamentó la falta de transparencia metodológica y de datos concretos de la FAO para respaldar su afirmación de que unos pequeños ajustes en la gestión ganadera podrían bastar para alcanzar los objetivos climáticos. Argumentó que reducir el consumo de productos animales podría aliviar de forma significativa los desafíos a los que se enfrentan nuestros sistemas alimentarios, incluyendo la necesidad de aumentar la provisión de alimentos al tiempo que se minimizan las emisiones de gases de efecto invernadero y se mejoran los resultados en materia de salud y nutrición.

Además, los expertos criticaron el informe de la FAO por omitir cualquier referencia al enfoque “Una sola salud”, que busca integrar la salud humana, animal y medioambiental. Advirtieron que algunas de las intervenciones sugeridas por la FAO, como cambiar la carne de vacuno por la de pollo e intensificar la ganadería, podrían exacerbar los riesgos asociados a la resistencia a los antimicrobianos y las enfermedades zoonóticas.

Ilustración: Sociedad Vegana vía Midjourney

Categories
Derechos animales

Jaulas de hormigón: El coste oculto de la cría “limpia” de cerdos

Quisiera comenzar este artículo con una reflexión sobre la transparencia y la industria cárnica.

En Sociedad Vegana nos esforzamos por desvelar las realidades de las industrias que explotan sistemáticamente a seres sensibles (cárnica, láctea, avícola, acuícola, etc.) y su impacto en el bienestar de los animales, en la salud de las personas y en la sostenibilidad del planeta. Hoy, el algoritmo de YouTube me recomendó un convincente video en el que aparecía una ponente presentada como “Kate Cooper”, experta en marketing. En el video, la ponente revela las tácticas manipuladoras empleadas por la industria alimentaria para influir en las percepciones y elecciones de los consumidores, especialmente en relación con los productos de origen animal.

Inmediatamente me cautivó el contenido y las ideas que ofrecía, especialmente por tratarse de una “insider” del sector. Por lo tanto, me propuse escribir un artículo basado en la información presentada por “Kate Cooper”. Sin embargo, al indagar un poco, descubrí que la ponente no era una experta en marketing como se decía, sino una actriz llamada Kate Miles. Esta revelación me hizo reflexionar y me obligó a reconsiderar el tema.

En Sociedad Vegana estamos abocados a informar, lo que conlleva un compromiso irrestricto con la verdad y con la verificación de las fuentes de la información que publicamos. En ese contexto, es imperativo ser transparente sobre las fuentes de información y evitar tergiversar las credenciales o la experiencia de las personas. Aunque el contenido de la charla de “Kate Cooper” indudablemente contiene verdades valiosas sobre las prácticas de la industria cárnica, creo que sería engañoso presentar la información como si procediera de una auténtica conocedora de la industria.

Al igual que ocurrió con la industria tabaquera en el pasado, las industrias dedicadas a la explotación animal tienen un largo historial de engaño y desinformación, apoyado en estrategias de marketing y lavado de imagen. Las empresas tabaqueras mintieron durante décadas sobre los efectos perjudiciales del tabaco hasta que las pruebas fueron abrumadoras. La industria cárnica sigue ocultando la verdad sobre las crueles realidades del sector y su impacto en la salud pública y el medio ambiente.

Estimo que como sociedad, y como consumidores, debemos permanecer vigilantes y exigir transparencia a las industrias que conforman nuestro sistema alimentario. Necesitamos denunciantes valientes y personas conocedoras de la industria que den la cara y expongan la verdad, arrojando luz sobre las tácticas manipuladoras y los costes ocultos de la explotación animal.

Luego de esta aclaración sobre el video en cuestión, quisiera abordar algunas formas, entre muchas, en que la industria de la explotación animal manipula la percepción pública.

Privados de su naturaleza: La cruel realidad tras la cría moderna de cerdos

En el mundo del marketing alimentario, la industria cárnica se ha convertido en una experta en manipulación y propaganda, empleando un lenguaje e imágenes cuidadosamente elaborados para dar un barniz positivo a sus prácticas. Uno de los ejemplos más sorprendentes de este engaño es la forma en que la industria retrata el paso de la cría tradicional de cerdos a los sistemas modernos e intensivos, enmarcándolo como una muestra de progreso e innovación.

Cuando pensamos en la cría de cerdos, a menudo nos vienen a la mente imágenes de campos embarrados y entornos naturales. Sin embargo, la industria cárnica ha trabajado incansablemente para cambiar esta percepción, promoviendo la idea de que trasladar a los cerdos a instalaciones de hormigón es un avance positivo. Pero tras esta fachada de supuesta limpieza y progreso se esconde una verdad inquietante sobre la privación de los instintos y comportamientos naturales de estos animales.

La maquinaria de marketing de la industria cárnica busca presentar las prácticas modernas de cría de cerdos como limpias, eficientes y vanguardistas. Al hacer hincapié en las supuestas ventajas de confinar a los cerdos en recintos de concreto, pretende calmar las preocupaciones de los consumidores sobre el bienestar animal. Sin embargo, un examen más detenido de estos sistemas revela el profundo impacto perjudicial que tienen sobre el bienestar físico y mental de estos animales inteligentes y complejos.

La industria cárnica redefine el bienestar animal

En el ámbito del marketing alimentario, la industria se ha vuelto experta en manipular las percepciones de los consumidores para mantener una imagen positiva de sus prácticas. Un ejemplo de ello es la forma en que retrata el cambio de los métodos de cría tradicionales a los modernos sistemas de cría intensiva. Mediante un lenguaje y unas imágenes cuidadosamente elaborados, pretende convencer a los consumidores de que trasladar los cerdos de los campos embarrados a instalaciones de hormigón es una señal de progreso e innovación.

La industria hace hincapié en la noción de limpieza, sugiriendo que al sacar a los cerdos de su entorno natural y colocarlos en recintos de hormigón “limpios”, están protegiendo a los animales del “asqueroso y sucio barro” y de las “enfermedades que acechan en él”. Esta narrativa es especialmente evidente en los materiales educativos dirigidos a los niños, como los libros para colorear, que presentan a los cerdos en entornos supuestamente estériles y controlados como un avance positivo en la cría de animales.

“¡Que divertido! Nunca había estado en un establo de cerdos antes. ¿Donde está todo el barro?”
“Las pocilgas no tienen barro, Billy. Los productores mantienen todos sus establos limpios para que los cerdos estén sanos y felices”.

Sin embargo, esta representación del progreso es una fachada engañosa que oculta las verdaderas implicaciones de estas prácticas de crianza modernas. En realidad, al confinar a los cerdos en instalaciones de hormigón, la industria está privando a estos animales inteligentes y sensibles de sus instintos y comportamientos naturales. Los cerdos son criaturas con instintos que incluyen escarbar, cavar agujeros y hacer nidos.

En su hábitat natural, los cerdos realizan una amplia gama de actividades esenciales para su bienestar físico y mental. Escarbar, por ejemplo, es un comportamiento profundamente arraigado que les permite explorar su entorno, buscar comida y expresar su curiosidad natural. Del mismo modo, la capacidad de cavar agujeros y hacer nidos es un aspecto crucial del comportamiento porcino, sobre todo para las cerdas que se preparan para parir. Estas actividades instintivas no sólo proporcionan a estos animales una sensación de bienestar y seguridad, sino que también desempeñan un papel vital en sus interacciones sociales y estructuras jerárquicas.

Al confinar a los cerdos en recintos de hormigón, la industria elimina estos elementos esenciales de su existencia natural. El entorno artificial de los sistemas de cría modernos niega a los cerdos la oportunidad de experimentar los comportamientos que definen a su especie. Esta privación les provoca estrés, frustración y angustia psicológica, ya que los animales no pueden expresar sus instintos naturales ni satisfacer sus necesidades inherentes.

La afirmación de la industria de que sacar a los cerdos de los campos fangosos reduce su exposición a enfermedades es una simplificación engañosa. Si bien es cierto que ciertas enfermedades pueden ser más frecuentes en entornos al aire libre, el confinamiento de alta densidad de cerdos en granjas industriales crea su propio conjunto de riesgos para la salud. La proximidad de los animales en estos sistemas facilita la rápida propagación de las infecciones, haciendo necesario el uso generalizado de antibióticos para controlar los brotes de enfermedades. Esta dependencia de los antibióticos tiene importantes consecuencias para la salud pública, ya que contribuye al aumento de bacterias resistentes a los antibióticos.

Además, las condiciones de hacinamiento en las granjas industriales no solo afectan el bienestar de los animales, sino que también pueden convertirse en un caldo de cultivo para enfermedades potencialmente pandémicas. Un ejemplo notable es el brote de influenza H1N1 en 2009, también conocido como “gripe porcina”. Se cree que este virus surgió de las granjas industriales de cerdos en México, donde las condiciones insalubres y el hacinamiento permitieron que el virus se propagara rápidamente entre los animales antes de saltar a los humanos.

Es irónico que durante la pandemia de Covid-19 se nos obligara a los humanos mantener el distanciamiento social para prevenir la propagación del virus, mientras que en los criaderos de cerdos, bovinos y aves, los animales están confinados en espacios extremadamente reducidos. Estas condiciones de hacinamiento no solo causan un tremendo sufrimiento a los animales, sino que también crean un entorno propicio para la aparición y propagación de enfermedades, incluyendo las zoonóticas.

La ganadería industrial, con sus prácticas de confinamiento intensivo, uso excesivo de antibióticos y falta de medidas de bioseguridad adecuadas, supone una grave amenaza para la salud pública. Los patógenos que surgen en estas condiciones tienen el potencial de propagarse rápidamente entre los animales y, en algunos casos, de cruzar la barrera de las especies e infectar a los seres humanos.

Entonces, los intentos de la industria cárnica de presentar la retirada de los cerdos de su entorno natural como un desarrollo positivo son una estrategia de marketing calculada para calmar las preocupaciones de los consumidores y mantener la ilusión de progreso. Al centrarse en los supuestos aspectos de limpieza y prevención de enfermedades de las prácticas ganaderas modernas, desvían la atención del profundo impacto perjudicial que estos sistemas tienen en el bienestar animal.

Desenmascarando las mentiras sobre el cruel confinamiento de las cerdas en jaulas de gestación

“Nos esforzamos por optimizar la salud de los cerdos. Seguridad y comodidad, que han cambiado la forma de criar a las cerdas. Las decisiones sobre los métodos de estabulación deben basarse principalmente en datos científicos sólidos y en las aportaciones de los expertos veterinarios. Tanto si una granja utiliza la estabulación en grupo como la individual, la mayoría de los expertos coinciden en que lo más importante es el cuidado individual que se da a cada cerdo”.

El argumento presentado por la industria porcina para justificar el confinamiento de las cerdas en jaulas estrechas es un claro intento de ocultar una realidad cruel y poco ética bajo una fachada de preocupación por el bienestar animal. Afirmar que las decisiones sobre los métodos de estabulación se basan principalmente en “datos científicos sólidos” y en las “aportaciones de los expertos veterinarios” es una falacia, ya que numerosos estudios han demostrado los efectos negativos del confinamiento intensivo en la salud física y mental de los cerdos, especialmente en las cerdas confinadas por meses en jaulas de gestación.

En realidad, mantener a las cerdas en jaulas donde ni siquiera pueden moverse no tiene nada que ver con optimizar su salud, seguridad o comodidad. Estas prácticas están diseñadas para maximizar la eficiencia y los beneficios económicos a expensas del bienestar animal. Las cerdas son seres inteligentes y sensibles que requieren espacio adecuado para moverse, explorar y participar en comportamientos naturales. Confinarlas en espacios extremadamente reducidos les causa un tremendo estrés, frustración y sufrimiento, lo que puede llevar a problemas de salud física y trastornos del comportamiento, llegando incluso a enloquecer.

Además, afirmar que “lo más importante es el cuidado individual que se da a cada cerdo” es una burla cuando las cerdas están hacinadas en jaulas donde ni siquiera tienen espacio para darse la vuelta. En estas condiciones, las necesidades básicas de las cerdas, como el movimiento, la interacción social y la expresión de comportamientos naturales, se ven anuladas.

No es realista esperar que la industria cárnica admita sus prácticas y motivación verdadera, que es el lucro. Continuaremos, por lo tanto, escuchando sus falsedades sobre el bienestar animal.

En última instancia, el verdadero poder lo tiene el consumidor. Las personas tenemos la capacidad de discernir. Si vemos la foto de la cerda inmóvil en la jaula de gestación y la industria porcina nos dice “lo hacemos porque nos preocupa su felicidad”, entonces es fácil sacar nuestras propias conclusiones.

Héctor Pizarro
hector@sociedadvegana.com
Sociedad Vegana

Categories
Derechos animales

Vigilias por los animales: un despertar de consciencia frente al sufrimiento invisible


En el silencio conmovedor que precede al alba, los defensores de los animales se reúnen, unidos por un propósito común: las vigilias por los animales.

Estos encuentros, llenos de emoción y solidaridad, son mucho más que simples actos de protesta; son la expresión más sincera de la empatía humana, una oportunidad para reconocer y honrar las vidas de aquellos seres que, en breve, se convertirán en parte de un sistema que los invisibiliza. Las vigilias son un poderoso llamado a la acción, un momento para reflexionar sobre las verdades incómodas de nuestra sociedad y el valor intrínseco de cada vida que nos rodea.

Las vigilias por los animales son acontecimientos profundamente conmovedores que encarnan la compasión y la empatía inherentes al espíritu humano. Sirven como conmovedor recordatorio de las vidas individuales que a menudo no se ven ni se reconocen dentro del sistema alimentario. Estas vigilias no son meras reuniones; son una forma pacífica de protesta, un momento compartido de reconocimiento a los animales en su último viaje.

En el centro de cada vigilia está la confrontación con una dura realidad: el reconocimiento del sufrimiento y el encuentro cara a cara con seres que con demasiada frecuencia se consideran meras mercancías. Es un momento para dar testimonio de que cada animal, como nosotros, tiene el deseo de vivir y de evitar el dolor.

Al permanecer en vigilia, los activistas envían un poderoso mensaje de solidaridad, amor y esperanza. Es una oportunidad de ofrecer una caricia suave, una palabra amable o simplemente un momento de reconocimiento a estos animales. Estos actos, aunque pequeños frente a un sistema industrializado, forjan una profunda conexión entre humanos y animales, desafiando a otros a considerar la profundidad de lo que se pierde cuando los animales son reducidos a productos.

El impacto de las vigilias por los animales va más allá de los participantes; su objetivo es inspirar el cambio e iniciar una conversación sobre los derechos de los animales, la compasión y las implicaciones éticas de nuestras elecciones alimentarias. Cada vigilia puede ser un catalizador para la transformación, animando a los espectadores y a la sociedad en general a imaginar un mundo en el que todos los seres sean respetados y valorados, no por lo que pueden proporcionar, sino por lo que son.

En esencia, las vigilias por los animales son una llamada a despertar la conciencia de la humanidad, a impulsar un movimiento hacia un mundo más justo y misericordioso, un mundo en el que la empatía supere a la apatía, en el que la bondad sustituya a la crueldad y en el que se aprecie cada vida.

Por Héctor Pizarro, Sociedad Vegana
hector@sociedadvegana.com

Categories
Derechos animales

Revelan condiciones escandalosas de maltrato animal en granja avalada por Red Tractor

Filmaciones exponen condiciones deplorables y reiterativas en granja porcina del Reino Unido.

Una investigación encubierta ha revelado condiciones desgarradoras en la granja porcina Cross Farm en Holsworthy, Devon, Reino Unido, escribe el periódico británico The Guardian. Las imágenes y videos captados por Glass Wall Films revelaron cerdos que sufrían situación de abandono extremo, que incluía casos de canibalismo, heridas sangrantes y supurantes sin tratar y confinamiento en corrales inmundos. La granja, propiedad de WJ Watkins and Son, ha sido acusada de permitir un “sufrimiento inimaginable” en condiciones que contradicen claramente los estándares legales y de bienestar promulgados por el esquema de garantía Red Tractor, del que forma parte.

En una revelación angustiosa, las imágenes encubiertas mostraron cerdos en espacios estrechos y sucios, con algunos animales visiblemente desnutridos y otros con graves heridas sin tratar. La investigación, que se extendió a lo largo de cuatro noches no consecutivas, puso de manifiesto problemas sistémicos, lo que llevó a la organización animalista Advocates for Animals a denunciar la situación ante las autoridades competentes.

Según The Guardian, no es la primera vez que Cross Farm es objeto de investigación. Una visita realizada por Animal Equality en 2017 dio cuenta de un cuadro similar de abandono, con cerdos confinados en estructuras maltrechas, obligados a yacer en sus propios excrementos. Algunos animales fueron encontrados con grandes hernias en corrales con otros cerdos, mientras que las cerdas preñadas se mantenían en corrales de hormigón, sin comodidad alguna, lo que pone de manifiesto un patrón recurrente de desprecio por el bienestar animal.

Christopher Shoebridge, de Glass Wall Films, expresó su conmoción por la ausencia de las mejoras prometidas, describiendo el estado de la granja como inalterado, o incluso empeorado. La documentación del equipo sobre las condiciones de la granja ha planteado interrogantes críticas sobre el bienestar de miles de cerdos a lo largo de los años y la eficacia de la supervisión estatal o del propio gremio.

Además de los inquietantes hallazgos, el equipo documental informó que los cadáveres de cerdos, observados durante su primera visita, permanecían en los corrales días después, descompuestos y parcialmente comidos por otros cerdos. Las imágenes también mostraban corrales inundados de desechos y cerdos hacinados hasta el punto de la inmovilidad.

Las pruebas condenatorias van más allá de la simple negligencia y ponen en tela de juicio la reputación del Reino Unido en materia de altos estándares de bienestar animal. Las revelaciones coinciden con el estreno de “Pignorant”, un documental en Amazon Prime que cuestiona los supuestos estándares de bienestar en la industria porcina del Reino Unido y expone el controvertido uso del CO2 en el sacrificio de cerdos.

La National Pig Association reconoció que las imágenes mostraban prácticas “por debajo de los estándares”, aunque cuestionó la autenticidad de la grabación y defendió las prácticas estándar de la producción porcina. La asociación afirmó que Cross Farm ha cooperado con las investigaciones y ha cumplido con todos los estándares requeridos.

La gravedad de la denuncia lleva a recordar el caso de las granjas porcinas de Noruega, donde el abuso contra los cerdos es perpetrado a vista y paciencia de las autoridades. Ver artículos de referencia.

Qué pensamos en Sociedad  Vegana

El canibalismo entre cerdos, como se observó en Cross Farm, es un comportamiento anormal, principalmente inducido por factores de estrés como el confinamiento en espacios reducidos, la exposición a ruidos súbitos y el manejo inadecuado por parte de los cuidadores. Además, en madres porcinas, matar a sus crías se asocia con condiciones de hacinamiento, la introducción repentina a jaulas de parto sin aclimatación previa, y fluctuaciones hormonales significativas, conductas que se alejan radicalmente de su comportamiento natural bajo condiciones ideales de bienestar. La persistencia de estas prácticas en granjas avaladas por Red Tractor cuestiona la eficacia de tales certificaciones en asegurar el bienestar animal.

El sistema de certificación Red Tractor, que promueve altos estándares en producción, incluyendo seguridad alimentaria, bienestar animal y protección ambiental, enfrenta críticas ante evidencias de maltrato animal, uso indebido de antibióticos y contribución a la contaminación ambiental en granjas certificadas. Esta situación exige una revisión crítica y una posible reevaluación de los métodos de inspección y cumplimiento, para garantizar que las prácticas certificadas reflejen genuinamente los estándares prometidos.

El caso de Cross Farm ilustra la necesidad de reforzar y, posiblemente, rediseñar los procesos de verificación para que la certificación sea un reflejo auténtico de las prácticas implementadas en el terreno.

La confianza en esquemas de certificación como Red Tractor reposa en su capacidad para aplicar y hacer cumplir sus estándares de manera efectiva.

La inacción no solo perpetúa el maltrato y la negligencia hacia los animales, sino que además erosiona la credibilidad y la finalidad de los programas de certificación, reduciéndolos a simples herramientas de mercadotecnia destinadas a tranquilizar a los consumidores, en vez de ser verdaderos estandartes de calidad y ética en la producción de alimentos. Esta situación desvirtúa el propósito original de las certificaciones, convirtiéndolas en promesas vacías en lugar de compromisos reales con prácticas sostenibles y humanitarias.

Ilustración:  En un corral, los cerdos son incapaces de moverse debido al hacinamiento, con alrededor de 20 a 25 cerdos apiñados en un pequeño espacio. Fotografía: Advocates for Animals.

Categories
Nutrición

Una dieta basada en plantas reduce significativamente el riesgo de apnea del sueño

La incorporación de diversos alimentos vegetales en las dietas puede disminuir los síntomas de la apnea del sueño y mejorar la salud en general, según los investigadores.

Una reciente investigación ha puesto de manifiesto el importante efecto de una dieta basada en plantas en la reducción del riesgo de apnea del sueño, una afección caracterizada por la interrupción de la respiración al dormir. El estudio, realizado por el Dr. Yohannes Melaku, de la Universidad Flinders de Adelaida (Australia), y publicado en ERJ Open Research, revela que las personas que consumen una dieta rica en verduras, frutas, cereales integrales y frutos secos tienen un 19% menos de probabilidades de sufrir apnea del sueño que las que ingieren menos de estos alimentos.

La investigación también subraya la variación en la reducción del riesgo entre sexos, con los hombres experimentando un beneficio más pronunciado de una dieta basada en plantas para mitigar el riesgo de apnea del sueño. En la apnea del sueño, relacionada con diversos problemas de salud como las enfermedades cardiovasculares, la diabetes de tipo 2 y la depresión, influyen factores como la obesidad, los hábitos de vida y atributos físicos como la circunferencia del cuello. Esta afección, que se calcula que afecta a 1.000 millones de personas en todo el mundo, suele requerir pérdida de peso y ajustes del estilo de vida para su tratamiento.

El estudio, que analizó los datos de 14.210 participantes en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición de EE.UU., clasificó la ingesta alimentaria en alimentos vegetales sanos, alimentos vegetales menos sanos y alimentos de origen animal. Los hábitos alimentarios de los participantes se evaluaron junto con un cuestionario para valorar la probabilidad de padecer apnea del sueño.

El Dr. Melaku destacó el papel crucial de la calidad de la dieta en la gestión del riesgo de apnea del sueño, señalando los beneficios potenciales de los alimentos antiinflamatorios y ricos en antioxidantes para reducir factores como la inflamación y la obesidad, que contribuyen a esta afección. Los resultados abogan por intervenciones dietéticas personalizadas para atender las necesidades individuales de quienes padecen apnea obstructiva del sueño.

La profesora Sophia Schiza, de la Sociedad Respiratoria Europea, subrayó la importancia de incorporar a la dieta una gama variada de verduras, frutas y cereales integrales. Hizo un llamamiento para que las opciones dietéticas saludables estén al alcance de todos, subrayando los amplios beneficios para la salud de tales hábitos nutricionales.

Ilustración: Canva

Categories
Derechos animales

El hedor de un barco brasileño de transporte de ganado suscita alarma en Sudáfrica

El nauseabundo olor detectado en Ciudad del Cabo procedente de un buque brasileño de ganado ha suscitado importantes dudas sobre las prácticas de transporte de animales vivos.

Los habitantes de Ciudad del Cabo experimentaron durante el fin de semana un olor penetrante y desagradable, descrito como “amoníaco puro” que acabó siendo atribuido a un buque de exportación de ganado vivo atracado en el puerto. Este buque, que transporta 19.000 reses de Brasil a Irak, dio lugar a una amplia investigación por parte de las autoridades locales. Los esfuerzos iniciales apuntaron a posibles fugas del sistema de alcantarillado, lo que llevó a la activación de un dispositivo de salud medioambiental. Finalmente, las investigaciones señalaron al barco Al Kuwait como fuente del olor.

Las organizaciones de defensa de los animales han destacado este incidente como un claro indicio de las extremas condiciones que soportan los animales en este tipo de viajes. El Consejo Nacional de la Sociedad para la Prevención de la Crueldad contra los Animales (SPCA) de Cabo de Buena Esperanza, ha expresado su vehemente oposición al transporte marítimo de animales vivos. Por ello, envió un consultor veterinario para evaluar el bienestar del ganado a bordo del Al Kuwait, buque ganadero de bandera kuwaití. Las conclusiones de la SPCA revelaron importantes problemas de bienestar, como la acumulación de heces y amoníaco, que contribuyen a crear un entorno muy angustioso para los animales. “Este olor es indicativo de las terribles condiciones que soportan los animales, que ya han pasado dos semanas y media a bordo, con acumulación de heces y amoníaco. El hedor a bordo es inimaginable, pero los animales se enfrentan a ello todos los días”, declaró la NSPCA en un comunicado. Las impactantes fotografías que ilustran esta nota ponen de relieve la situación en el barco.

La angustiosa situación de Ciudad del Cabo no es un incidente aislado. Recientemente, un buque que transportaba más de 16.000 cabezas de ganado vacuno y ovino a Oriente Medio estuvo varado en el mar durante casi un mes. El gobierno australiano denegó posteriormente una solicitud de reexportación de los animales por una ruta alternativa, alegando preocupación por su salud y bienestar.

Este incidente nos trae a la memoria la terrible experiencia de los terneros a bordo del Elbeik, que cubrimos extensamente hace tres años (ver artículos de referencia). Fue  una saga que pone de manifiesto la profunda inhumanidad inherente al comercio de exportación de animales vivos. El viaje del Elbeik, que terminó en Cartagena, España, reveló una cruda realidad: muchos animales no sobrevivieron al viaje, y los que lo hicieron soportaron un sufrimiento inimaginable, solo para ser sacrificados y sus cuerpos incinerados.  

El caso del Elbeik, en el que los terneros fueron hacinados en condiciones de suciedad y hacinamiento, sufriendo deshidratación, desnutrición y enfermedades, ofrece una imagen vívida de una industria que opera a expensas de seres sensibles. La gestión inepta, insensible e ignorante de la situación por parte de las autoridades españolas, agravada por sus intentos de ofuscar y desviar responsabilidades, pone aún más de relieve los fallos sistémicos que permiten que se produzcan tales atrocidades.

El comercio de animales vivos, ejemplificado por los viajes del Al Kuwait de Brasil a Irak y el trágico viaje del Elbeik, de España a Turquía, constituyen un crudo testimonio de la inhumanidad inherente a tales prácticas. Estos incidentes no sólo revelan el tormento físico y emocional infligido a estos animales, sino que también reflejan un fracaso ético generalizado a la hora de reconocer y proteger su bienestar. Es imperativo que la comunidad internacional, incluidos los organismos reguladores y los gobiernos, tomen medidas decisivas para poner fin al transporte a larga distancia de animales vivos. Debemos avanzar hacia un mundo en el que ya no se tolere semejante crueldad.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Todas las fotografías (c) SPCA Cabo de Buena Esperanza



Categories
Derechos animales

Algunas reflexiones sobre la comparación entre humanos y carnívoros

Es tentador desentrañar la lógica de quienes se comparan con depredadores salvajes para justificar sus elecciones dietéticas.

Luego de sonreír al ver una caricatura que se burlaba de la analogía entre el consumo humano de carne y los instintos naturales de un león, tuve una reflexión. El dibujo, que mostraba a un hombre declarando su naturaleza carnívora, comparándose con un león, mientras tomaba un café con leche -un comportamiento poco característico del león con el que se compara-, me hizo reflexionar sobre las falacias que a veces utilizamos para justificar nuestras preferencias alimentarias.

Con el satírico dibujo como base, consideré los argumentos subyacentes que a menudo no se cuestionan en nuestro discurso sobre el consumo de carne. La comparación de nuestros hábitos alimentarios con los de un león es un paralelismo tentador, porque implica arroparnos con “la intención de la naturaleza”. Sin embargo, esta lógica es fundamentalmente errónea.

Ilustración: vegansidekick.com

La naturaleza no se rige por los mismos marcos morales y éticos que guían a las sociedades humanas. Un león caza por necesidad, obligado por los instintos que rigen su supervivencia. No sopesa las implicaciones éticas de su dieta, simplemente come para vivir. En cambio, los humanos tenemos la capacidad única de reflexionar sobre nuestros actos y sus repercusiones. No nos regimos únicamente por la supervivencia, sino por la conciencia, la cultura y la elección.

La falsa equivalencia que se establece entre nosotros y los depredadores salvajes pasa por alto esta divergencia crítica. Nuestras elecciones alimentarias no se limitan al imperativo de la supervivencia. Tenemos el privilegio de acceder a una plétora de fuentes nutricionales, y este privilegio conlleva la responsabilidad de tomar decisiones informadas y éticas. La carne que consumimos se obtiene a menudo por medios muy distintos de la imagen de un depredador cazando en la naturaleza: está envuelta en las complejidades de la industrialización, el impacto ambiental y el bienestar animal.

Además, si tenemos en cuenta nuestra salud, la necesidad de carne en nuestra dieta no está tan clara como algunos argumentos nos quieren hacer creer. La ciencia de la nutrición ha demostrado que una dieta vegetal bien planificada puede contribuir a un estilo de vida sano y ofrecer todos los nutrientes necesarios a la mayoría de las personas.

Al reflexionar sobre la caricatura, me di cuenta de que no sólo se burlaba de un argumento superficial, sino que nos invitaba a profundizar en las consideraciones éticas que a menudo pasamos por alto. ¿Por qué nos aferramos a la analogía del depredador cuando estamos tan lejos de la vida de un león? ¿La imagen de la naturaleza en estado puro justifica las complejidades de las opciones dietéticas modernas?

El argumento incluso puede ser extendido a otras actividades naturales para los leones, como matar a las crías de las hembras para así poder aparearse con ellas. Pero claro, nadie cuerdo usaría esa realidad para justificar su propio comportamiento.

Caricaturas como la comentada sirven de catalizador para la introspección y el cuestionamiento de las narrativas convenientes, pero falsas, que tanto nos gusta construir. Me recordó que nuestras elecciones en la mesa van más allá de los instintos primarios de supervivencia. Son un reflejo de nuestros valores, nuestra comprensión de la nutrición y nuestro compromiso con el mundo que habitamos; en definitiva, de nuestra capacidad de sentir compasión por seres inocentes, y de ser consecuentes con tal compasión. Al final, no se trata de lo mucho que nos parezcamos al león, sino de alinear nuestras acciones con nuestro discurso ético.

En la dieta del león siempre hay una víctima: la presa. En la nutrición humana no tiene por qué ser así.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Derechos animales

Ciudad de México restablece las corridas de toros, ignorando el clamor mundial por el bienestar animal

Al revocar la prohibición de las corridas de toros, Ciudad de México hace caso omiso de la creciente concienciación mundial sobre la sensibilidad animal y respalda una tradición arraigada en el sufrimiento y la explotación de los animales.

La reciente decisión de la Suprema Corte de Justicia de revocar la prohibición de las corridas de toros en Ciudad de México ha suscitado reacciones encontradas, marcando un momento significativo en el actual debate sobre los derechos de los animales y las tradiciones culturales. La capital, conocida por su gran plaza de toros, va a reanudar la denominada “fiesta brava”, una decisión que ha reavivado la preocupación entre los defensores de los derechos de los animales y ha complacido a los aficionados a este espectáculo.

La prohibición inicial, aplicada en junio de 2022 a raíz de una denuncia de la organización Justicia Justa, se basaba en la preocupación por la violencia y la crueldad contra los animales. Esta organización, que forma parte de un extenso movimiento mundial contra las corridas de toros, argumentó que estos eventos exponían a los residentes a un ambiente malsano. A pesar de la prohibición, las corridas de toros siguen siendo frecuentes en la mayor parte de México, aunque están prohibidas en varios estados y ciudades debido a acciones judiciales.

Jorge Gaviño, diputado del Congreso de la Ciudad de México y promotor de la lucha contra la tauromaquia, considera la decisión del tribunal un revés para los derechos de los animales. Sin embargo, se muestra optimista respecto al futuro, ya que observa un descenso de la popularidad de este deporte a medida que aumenta la concienciación pública sobre el sufrimiento de los animales. Gaviño, junto con otros grupos, tiene previsto presentar nuevos llamamientos para detener las corridas de toros.

Según Humane Society International, en las corridas de toros mueren anualmente unos 180.000 toros, y muchos más resultan heridos en actividades relacionadas. La organización destaca el prolongado sufrimiento que padecen los toros en estos eventos.

La sentencia del Tribunal Supremo, dictada por unanimidad, declaró que el demandante no había demostrado el “daño inminente e irreparable” causado por las corridas de toros. La sentencia también subraya que prohibir este deporte vulneraría los derechos de las personas implicadas en el sector.

Qué pensamos en la Sociedad Vegana

La tauromaquia es una práctica tradicional muy criticada por su crueldad y su falta de respeto al bienestar animal. El quid de la polémica radica en el trato que reciben los toros, que no sólo son sometidos a un inmenso dolor físico, sino también a estrés psicológico durante los eventos. En las corridas, los toros son provocados y atormentados, lo que conduce a una muerte lenta y agonizante que se ofrece como espectáculo. Esta forma de entretenimiento, arraigada en una época anterior a la comprensión moderna de la sensibilidad animal, ignora flagrantemente el sufrimiento infligido a estos animales. El dolor y la angustia experimentados por los toros no son meramente incidentales, sino que forman parte integral del espectáculo, que glorifica la dominación y eventual ejecución de un ser sintiente por diversión.

La decisión del Tribunal Supremo de México de anular la prohibición de las corridas de toros representa un retroceso significativo en el movimiento mundial hacia el reconocimiento y el respeto de los derechos de los animales. Esta sentencia contrasta con la creciente concienciación y reconocimiento de la sensibilidad animal y la obligación ética de evitar el sufrimiento innecesario. La continuación de las corridas de toros no sólo perpetúa el trato inhumano de los animales, sino que también socava los esfuerzos para promover la compasión y el respeto por todos los seres vivos. Es un paso atrás en un mundo cada vez más comprometido con el bienestar animal, que pone en entredicho los avances progresivos logrados en otras regiones donde tales prácticas han sido justamente condenadas y abandonadas.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Nutrición

¿Será 2024 un año de cambio en materia de derechos de los animales y carnes alternativas?

2024 podría propiciar avances prometedores en el ámbito de los derechos de los animales y la tecnología alimentaria. Estos avances no son meros pasos, sino saltos cualitativos hacia un futuro en el que el trato ético de los animales esté profundamente arraigado en nuestra sociedad.

A medida que se acerca 2024, crece la esperanza de que el nuevo año marque un avance significativo en el bienestar animal. Avances recientes, como los mencionados en este artículo, indican un cambio positivo hacia un trato más ético de los animales. No se trata sólo de cambios graduales, sino de transformaciones que reflejan una mayor concienciación sobre los derechos y el bienestar de los animales.

La llegada de la carne sin sacrificio animal

Winston Churchill, conocido entre otras cosas por sus ideas visionarias, hizo una predicción clarividente sobre el futuro de la producción de alimentos en su ensayo de 1931 titulado “Dentro de cincuenta años”, donde especulaba sobre los avances tecnológicos y su posible impacto en la sociedad. Una de sus predicciones se refería al cultivo de la carne: “Nos libraremos del absurdo de cultivar un pollo entero para comernos la pechuga o el ala, cultivando estas partes por separado en un medio adecuado”.

Con ello, Churchill previó la posibilidad de cultivar tejidos animales en un entorno de laboratorio, prediciendo esencialmente el concepto moderno de carne cultivada en laboratorio. Esta idea, concebida hace décadas, anticipó un cambio significativo en la producción de alimentos, alejándose de la ganadería tradicional y adoptando métodos más sostenibles y éticos de producción de carne.

Casi un siglo después de la previsión de Winston Churchill sobre el cultivo de carne, empresas como Upside Foods y GOOD Meat están haciendo realidad esta visión. La aprobación de los productos de pollo cultivado con células por el Departamento de Agricultura de EE.UU. supone un paso revolucionario en la búsqueda de alternativas sostenibles y éticas a la carne convencional. Estos avances en la agricultura celular podrían transformar nuestra forma de concebir la producción de carne, ofreciendo la esperanza de un futuro libre de la crueldad de la ganadería industrial.

Cambios globales en la política alimentaria

La creciente inversión de los gobiernos de todo el mundo en iniciativas alimentarias basadas en plantas es un prometedor indicador del cambio de actitud hacia la producción sostenible de alimentos. La importante inversión de Dinamarca en el desarrollo de la alimentación vegetal, junto con iniciativas similares en Corea del Sur, Alemania, Canadá y la región española de Cataluña, refleja un creciente reconocimiento de la necesidad de transformar nuestros sistemas alimentarios. Este cambio no sólo es crucial para el bienestar de los animales, sino también vital para hacer frente a los desafíos climáticos globales.

Proposición 12: un hito legislativo

En 2019, los estadounidenses de California dieron un paso decisivo al aprobar la Proposición 12, que obliga a que los huevos, la carne de cerdo y de ternera que se vendan en el estado procedan de animales criados en condiciones más humanas, esencialmente libres de jaulas. Fue una victoria notable para el bienestar de los animales de granja, que afectó a una parte sustancial del suministro de carne y huevos de Estados Unidos. La reciente decisión del Tribunal Supremo de respaldar esta ley en una ajustada votación de 5 a 4 significa una protección histórica para millones de animales, garantizando su libertad de los confines de las jaulas hacinadas.

Reflexión personal

Después de más de una década como vegano, la idea de consumir cualquier forma de proteína animal, incluida la carne cultivada en laboratorios, me resulta completamente ajena. Mi preferencia por las opciones basadas en plantas ha ido creciendo con los años. Aún disfruto con platos como las hamburguesas, las pizzas e incluso las salchichas. Pero darse este gusto no busca reproducir el sabor y la sensación de la carne. Lo que me atrae es el formato. Hay algo intrínsecamente agradable en la experiencia de comer una hamburguesa, la combinación de texturas y sabores en un alimento que se puede sostener con la mano. Lo mismo ocurre con la pizza o los hot dogs: no se trata de imitar a la carne, sino de disfrutar de su familiar formato. Lo mismo, pero veganizado. Para mí, las alternativas vegetales proporcionan toda la satisfacción sin concesiones éticas. Aquí es donde la carne cultivada en laboratorio entra en juego para la mayoría. Representa una solución perfecta para quienes disfrutan del sabor de la carne pero son cada vez más conscientes de sus implicaciones no solo éticas, sino también medioambientales. Consumir carne cultivada en laboratorio eliminará una dimensión fundamental del consumo tradicional de carne: que hay una víctima implicada, el animal. Para quienes la comen, es solo un momento de placer sensorial; para el animal, es toda su vida. Esta nueva tecnología permite a los amantes de la carne disfrutar de sus sabores y texturas preferidos, al tiempo que se adhieren a un estilo de vida más compasivo y sostenible.

En este contexto, también es propio reconocer el potencial de las proteínas animales cultivadas en laboratoriocomo solución para la alimentación de mascotas. Así, esta innovación ofrecerá una solución práctica al dilema ético al que se enfrentan los veganos que tienen mascotas como perros y gatos, que obviamente necesitan proteínas animales. Indudablemente, al comienzo estas carnes cultivadas serán costosas y, por lo mismo, prohibitivas como alimento para perros y gatos, pero en la medida que se masifique la producción, ocurrirá lo mismo que con todas las innovaciones tecnológicas: su precio será asequible.

También hay retrocesos, jurídicos y políticos, como lo que vimos este año en mi país, Chile, donde el gobierno decidió arropar a la industria láctea, menoscabando de paso la innovación en tecnología alimentaria. Sin embargo, los avances globales de los últimos años, especialmente lo que vemos venir para 2024, denotan sólo el principio. Estamos en el camino hacia un futuro más ético y sostenible, y cada paso que damos, ya sea a través de acciones legales, innovación tecnológica o elecciones personales, nos acerca más a ese objetivo. Sigamos avanzando, explorando nuevas posibilidades y creando un mundo más justo para todos los seres.

A propósito de lo anterior, y como es habitual por estas fechas, les invito a considerar su participación en Veganuary, un movimiento mundial que anima a las personas a probar el veganismo durante el mes de enero y, en lo posible, en adelante. Esta iniciativa busca promover y educar sobre esta perspectiva y estilo de vida, haciendo hincapié en sus beneficios para la salud, los animales y el medio ambiente. Veganuary es algo más que un reto de un mes; es una oportunidad para explorar un estilo de vida compasivo y sostenible, y tal vez, encontrar un nuev estilo de vida que resuene con los valores compasivos y éticos de la mayoría.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración vía Dall-e

Categories
Derechos animales

Hacia una nueva era en investigación farmacéutica sin animales

“La innovadora aplicación de inteligencia artificial de IBM podría marcar el fin de las pruebas de medicamentos en animales y transformar las normas éticas de investigación”, escribe Sophie Kevany, de Sentient Media, citada por Diario TI. Al respecto, se informa que investigadores de IBM están colaborando en el desarrollo de un modelo de inteligencia artificial (IA) que se presenta como una alternativa a los ensayos con animales. Este modelo busca eliminar la necesidad de utilizar animales en pruebas de laboratorio, que frecuentemente implican sufrimiento y efectos adversos graves.

Históricamente, las pruebas de toxicidad en animales han sido criticadas por sus deficiencias éticas y la falta de medidas de alivio para los animales. En contraste, el modelo de IA desarrollado por equipos de EE.UU. y la India promete pruebas de toxicidad más precisas, aprendiendo de datos moleculares de miles de moléculas y eliminando la necesidad de experimentación continua en animales. “Según Sophie Kevany, este enfoque representa un cambio significativo en la evaluación de la seguridad de los medicamentos”.

Este modelo de IA se distingue por su metodología única, que utiliza el concepto de “positivos pertinentes” y “negativos pertinentes” para determinar con precisión la toxicidad. Shiranee Pereira, una de las desarrolladoras del proyecto, destaca que esta innovación podría eliminar la necesidad de datos derivados de animales en el futuro. Además, Kevany señala que, aunque los organismos reguladores aún recurren a los ensayos con animales, las tecnologías digitales han demostrado ser superiores en reproducibilidad y precisión.

La transición hacia métodos de ensayo sin animales también implica un cambio normativo, como señala Procter & Gamble, que aboga por una reevaluación de la legislación sobre seguridad química y registro. Larry Carbone, veterinario, reconoce el potencial del nuevo modelo pero señala que la aceptación reglamentaria aún puede depender de ciertos datos de ensayos con animales.

En conclusión, el desarrollo del modelo de IA por IBM representa un avance significativo hacia métodos de ensayo más humanos y precisos, aunque su adopción total aún enfrenta desafíos normativos y de confianza en la tecnología, escribe Sophie Kevany, citada por Diario TI.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

La IA está emergiendo como una fuerza poderosa que podría significar el principio del fin para la crueldad contra los animales en los laboratorios. Esta transformación se apoya en varios factores clave.

Primero, la precisión y eficacia de los modelos de IA en la predicción de la toxicidad y la eficacia de los medicamentos están avanzando rápidamente. El ejemplo más reciente es la tecnología de IBM, donde el modelo de IA utiliza datos históricos de miles de moléculas para predecir la toxicidad en humanos, lo que demuestra ser más preciso que los métodos tradicionales basados en animales. Esta precisión no solo mejora la calidad de la investigación sino que también reduce la necesidad de experimentación animal.

Segundo, la adopción de tecnologías como órganos en un chip y modelos de tejidos humanos en 3D proporciona alternativas viables a la experimentación animal. Estas tecnologías replican la fisiología humana de manera más precisa que los modelos animales, lo que las hace ideales para pruebas toxicológicas y de eficacia.

Tercero, hay un cambio creciente en la actitud pública y regulatoria hacia la experimentación animal. Un estudio de 2018 realizado por la organización Cruelty Free International reveló que el 74% de los ciudadanos de la Unión Europea se oponen a los experimentos en animales. Este cambio en la opinión pública está presionando a las empresas farmacéuticas y a los reguladores para que busquen alternativas éticas.

Finalmente, los organismos reguladores están comenzando a aceptar datos de IA en sus procesos de aprobación. La Administración de Alimentos y Medicamentos de EE. UU. (FDA) y la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) han mostrado interés en integrar enfoques basados en IA para la evaluación de medicamentos, lo que podría reducir significativamente la dependencia de la experimentación animal en el futuro.

La IA tiene el potencial no solo de mejorar la precisión y eficacia en el desarrollo de medicamentos sino también de poner fin a la crueldad contra los animales en los laboratorios. Aunque todavía estamos en las etapas iniciales de esta transición, los avances tecnológicos y el cambio en la percepción pública y regulatoria indican un futuro prometedor en el que la IA reemplace en gran medida la necesidad de experimentación animal.

Por cierto, la imagen con que ilustramos este artículo fue generada por IA (Dall-e).

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Derechos animales

Veganismo: Una solución viable en la última sátira de Rick y Morty

El episodio comienza de manera ligera con el “Jueves de espaguetis” de la familia Smith, pero rápidamente se adentra en un terreno más sombrío cuando Morty descubre la agobiante verdad que se esconde tras los famosos espaguetis de Rick. Este descubrimiento les lleva a un planeta donde la gente se transforma en espaguetis a la boloñesa al suicidarse. Lo absurdo del planteamiento se utiliza para ahondar en la ética de la industria cárnica, planteando interrogantes sobre la moralidad del consumo de productos animales. El episodio desafía brillantemente a los espectadores a enfrentarse a la dura realidad del consumo de carne a través de una óptica de ciencia ficción. Presenta una poderosa narrativa que yuxtapone el fugaz placer gustativo de la carne frente al sufrimiento de por vida de los animales.

La temática gravita en torno a una analogía de la vida y la muerte de los seres vivos -humanos o extraterrestres- utilizados como alimento, conminando a los espectadores a considerar la existencia de cada ser viviente desde su nacimiento hasta su sacrificio. Por extensión, nos invita a imaginar la vida de un animal como un individuo con su propia historia: empezando como una cría recién nacida, que crece enfrentándose a una existencia agobiante y confinada en granjas cárnicas abarrotadas y, finalmente, sufriendo un final traumático en un matadero. Esta perspectiva nos presenta la realidad, a menudo ignorada, de cómo nuestras elecciones alimentarias repercuten en la vida de seres sintientes.

El episodio plantea dos opciones en respuesta a este dilema ético. La primera es tener presente el ciclo vital de los animales que comemos, desde sus inocentes comienzos hasta su sombrío destino.

La segunda opción es la ignorancia deliberada, en la que uno puede elegir ignorar cómo se producen los alimentos de origen animal y disfrutarlos sin conflicto ni cuestionamiento moral. Esta dicotomía ilustra crudamente la lucha entre la conciencia ética y la conveniencia de permanecer ajenos a cómo llegan algunos alimentos a nuestras mesas.

“That’s Amorte” también lleva su crítica a las estructuras sociales que facilitan y se benefician de esta desconexión ética. Satiriza el papel del capitalismo y la codicia corporativa en la perpetuación de prácticas poco éticas en la industria alimentaria. El episodio utiliza hábilmente su ambientación de ciencia ficción para reflejar cuestiones del mundo real, destacando cómo el lucro a menudo eclipsa las consideraciones morales en nuestras elecciones alimentarias.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

El episodio “That’s Amorte” de Rick y Morty presenta una importante oportunidad para la tercera alternativa que abre el dilema ético planteado por Rick y Morty: adoptar un estilo de vida vegano. Esta elección representa un enfoque proactivo para resolver el conflicto moral y la disonancia cognitiva asociados al consumo de productos animales.

La disonancia cognitiva, en este contexto, se refiere al malestar psicológico que se experimenta cuando las acciones de uno no están en armonía con nuestras convicciones éticas. Por ejemplo, muchos están conscientes del sufrimiento infligido a los animales para la producción de carne, pero aún así siguen consumiendo productos animales. Esta incoherencia entre comprender la crueldad subyacente y participar en ella comiendo carne crea un estado de conflicto interno. Otro dilema paralelo a la disonancia cognitiva es el especismo, que también hemos abordado en estas páginas.

La alternativa vegana que proponemos elimina la disonancia cognitiva al alinear las elecciones dietéticas de cada uno con el compromiso de reducir el sufrimiento animal. Al elegir el veganismo, los individuos deciden activamente no contribuir al ciclo de dolor y explotación que soportan los animales en el sistema de producción de alimentos. Esta elección subraya una postura ética cabal, que prioriza la compasión y el respeto por todos los seres sensibles por encima de los placeres sensoriales fugaces.

Poner de relieve la naturaleza innecesaria del consumo de productos animales es fundamental en este debate. En la sociedad contemporánea, con su amplia gama de alimentos vegetales nutritivos y satisfactorios, el consumo de productos animales es más una cuestión de gusto y hábito que una necesidad nutricional. El placer momentáneo que se experimenta al comer carne palidece en comparación con la vida de sufrimiento que soporta el animal.

Hacerse vegano, por tanto, no es sólo una cuestión de preferencia dietética personal, sino una poderosa declaración contra la explotación innecesaria de los animales. Representa una decisión consciente de romper con las prácticas que causan sufrimiento innecesario a seres sensibles e inocentes, reconociendo que cada animal, como cada ser humano, tiene su propia historia vital única y merece vivirla plenamente.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Nuestro planeta

La industria cárnica planea maquillarse de verde en la Cop28

The Guardian ha informado sobre los planes de la industria de la carne para presentar una narrativa pro-cárnica en la próxima conferencia climática COP28. Enfrentada a las críticas por sus importantes emisiones de gases de efecto invernadero, la industria pretende presentar la carne como un “alimento sostenible”. Esta iniciativa está siendo liderada por grandes empresas como JBS y grupos influyentes como la Global Dairy Platform y el North American Meat Institute.

Los documentos de la Alianza Mundial de la Carne (GMA), filtrados a The Guardian, revelan un esfuerzo concertado para promover la perspectiva de la industria respecto al impacto medioambiental. Estos documentos sugieren que la industria está tratando de desafiar las opiniones predominantes sobre el daño medioambiental causado por la producción de carne y lácteos, en particular haciendo hincapié en lo que denomina “el papel de la carne en el mantenimiento de suelos sanos a través de la agricultura regenerativa”, a pesar del escepticismo científico sobre su eficacia a largo plazo en el almacenamiento de carbono.

Esto significa que la industria cárnica se está preparando estratégicamente para contrarrestar la narrativa de que reducir el consumo de carne es esencial para los objetivos del cambio climático. Planean utilizar su presencia en la COP28 para influir en los debates y en los responsables políticos, aprovechando las oportunidades de patrocinio que ofrece la conferencia y desplegando mensajes clave. Este enfoque incluye presentar las dietas basadas en plantas como extremas y presionar para que se incluya la carne en los debates sobre seguridad alimentaria y nutrición.

Existe una discrepancia significativa entre los niveles de consumo de carne en las distintas regiones, con los europeos y los norteamericanos consumiendo mucho más que la media mundial. La argumentación de la industria también pasa por alto el hecho de que las cuestiones relacionadas con el hambre y la malnutrición suelen estar motivadas por problemas de acceso a los alimentos y de distribución, más que de producción.

Además, la influencia de la industria se extiende a la política gubernamental, con grandes cantidades de dinero público que apoyan a los ganaderos de carne y productos lácteos frente a las fuentes alternativas de proteínas. Esta cómoda relación entre los gobiernos y la industria suscita dudas sobre la eficacia de las intervenciones del lado de la demanda para reducir el consumo de carne.

Los esfuerzos de la GMA forman parte de una tendencia más amplia en la que las grandes partes interesadas a menudo eclipsan las voces de los pequeños agricultores y ganaderos en los debates sobre el clima. A pesar de realizar una importante contribución a la producción mundial de alimentos, estos grupos reciben una mínima parte de la financiación climática y de la representación en los foros mundiales.

Ilustración: Sociedad Vegana vía Midjourney

Categories
Derechos animales

El interminable ciclo noruego de maltrato y negligencia hacia los animales

Una desgarradora noticia de la industria porcina de Noruega saca a la luz, una vez más, fallos sistémicos y niveles escandalosos de crueldad animal en el país nórdico.

Un nuevo caso de crueldad animal reportado el 30 de octubre por la radiotelevisión noruega NRK revela cómo un granjero de Trøndelag, en el norte de Noruega, dejó sufrir y morir en el abandono a unos 1.500 cerdos desde noviembre de 2021, poniendo nuevamente de relieve la ineptitud de la autoridad supervisora, la inacción política y la insuficiencia judicial (ver artículos relacionados).

El 9 de enero de 2023, la policía local y Mattilsynet -la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria- encontraron inicialmente lo que creían eran 200 cerdos muertos en una granja. Investigaciones posteriores demostraron que la situación era mucho más grave: aproximadamente 1.500 cerdos habían muerto debido a falta de alimentación y agua, y 76 cerdos supervivientes tuvieron que ser eutanasiados debido a graves problemas de bienestar. El granjero, que admite parcialmente su culpabilidad, atribuye su negligencia a dificultades personales y financieras, como problemas de salud y deudas crecientes. Las condiciones de la granja degeneraron hasta el punto de que los cerdos empezaron a comerse unos a otros por inanición. Otros perecieron ahogados en sus propios excrementos.

Este último caso representa un nivel de sufrimiento inimaginable, agravado por la decisión del granjero de mantener ocultos estos horrores a su familia y vecinos. Aunque el caso sigue bajo escrutinio legal, sirve como sombrío recordatorio de lo que puede ocurrir cuando un granjero simplemente se desentiende de sus animales.

Ecos de incidentes pasados: El caso de Kåre Skogstad 

Casos anteriores, como el de Kåre Skogstad, resuenan en esta tragedia. Skogstad dejó a 32 vacas de su propiedad en total abandono durante meses en 2021, haciéndoles incluso ahogarse en sus propios excrementos. Lo sorprendente no fue solo la mínima condena a siete meses de prisión, sino que el juez le permitió seguir criando vacas, únicamente imponiendo una limitación al número de animales que Skogstad podría tener bajo su responsabilidad. Casos como éste dejan al descubierto la falta de vigor del sistema judicial noruego a la hora de hacer cumplir las leyes de bienestar animal, o sancionar delitos consumados, una tendencia que persiste en la actualidad.

Escollos normativos y judiciales

Lo que une estas historias es el enfoque displicente de los organismos reguladores noruegos, especialmente la autoridad alimentaria Mattilsynet. Conocido por su ineptitud, el organismo público ha fracasado repetidamente a la hora de realizar inspecciones adecuadas, si es que las ha realizado, dejando espacio para que se desencadenen estas tragedias. Tras las revelaciones del periódico Dagbladet en 2021 sobre las condiciones deficientes en las granjas porcinas, se esperaba que Mattilsynet intensificara sus inspecciones y supervisión. Lamentablemente, no ha sido así. Entre las razones argumentadas en uno de los países más ricos del mundo figura la “falta de fondos”, para poner orden en el asunto. 

Indiferencia política

Más allá de los fallos normativos y judiciales, el ámbito político noruego ha mostrado  una alarmante indiferencia. Tal postura quedó encapsulada por Olaug Bollestad, quien siendo Ministra de Agricultura declaró tras un abrumador reportaje de NRK en 2019 que revelaba las deplorables condiciones de las granjas porcinas, estar “enfadada y decepcionada”. En 2021, después de que otro documental de la NRK titulado “Promesas Incumplidas” revelara un empeoramiento de la situación, manifestó estar “verdaderamente irritada”. En enero de 2023, de regreso en el Parlamento noruego como diputada, dijo estar “increíblemente decepcionada”.

Estos cambios de humor anuales de Bollestad no tuvieron impacto tangible alguno en la situación de las granjas porcinas en Noruega. La retórica repetitiva de la entonces Ministra no hizo más que subrayar la falta de voluntad política para introducir cambios. En lugar de instigar la reforma, el gobierno parece estar en un estado de decepción inerte, permitiendo que las tragedias persistan. El bienestar animal debería ser una cuestión no partidista, y sin embargo apenas araña la superficie en los debates legislativos. La lentitud de las reformas permite la perpetuación de estas tragedias.

Conclusión

Noruega está atrapada en un ciclo paralizante de fracaso normativo, indulgencia judicial y apatía política, cada uno de los cuales refuerza al otro, haciendo que el cambio sistémico sea cada vez más difícil de alcanzar. Como ponen de manifiesto los casos recientes, la consecuencia de esta disfunción no es meramente teórica; se cuenta en vidas animales de sufrimiento absoluto, generación tras generación, siendo evidente la total quiebra de las prácticas agrícolas éticas. 

A nuestro juicio, es hora de que Noruega reevalúe y reconstruya su enfoque del bienestar animal, desde las sentencias judiciales hasta los controles reglamentarios y el compromiso político.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: Fotografía tomada por la Policía de Noruega, y reproducida por NRK 

Categories
Nuestro planeta

El lobby de la carne vende propaganda disfrazada de ciencia

Los retrocesos en la política de la UE sobre la carne, y el congelamiento de iniciativas a favor de la alimentación basada en plantas,  demuestran el poder de los grupos de presión de la industria.

The Guardian publica el 27 de octubre un extenso artículo relacionado con  la denominada Dublin Declaration of Scientists on the Societal Role of Livestock (Declaración de los científicos de Dublín sobre el papel social de la ganadería), denunciando los numerosos vínculos que sus autores tienen con la industria cárnica. Esta declaración, que apoya la producción y el consumo de carne, se ha utilizado para captar a altos funcionarios de la UE e influir en la política en contra de las recomendaciones medioambientales y de salud pública para reducir el consumo de carne. 

Según el reportaje investigativo de The Guardian, la declaración fue redactada principalmente por investigadores y organizaciones con vínculos financieros con los productores de carne. Uno de los autores calificó el veganismo de “trastorno alimentario” y ha dado charlas a un destacado grupo de negacionistas climáticos. La declaración se lanzó en una cumbre organizada y financiada por una agencia agrícola del gobierno irlandés conocida por trabajar en estrecha colaboración con la industria. 

The Guardian revela que la declaración comparte contenidos con un documento de posición preparado para la ONU por grupos de marketing cárnico. La declaración menciona artículos científicos cuestionables publicados en una revista entre cuyos patrocinadores se encuentran asociaciones de la industria cárnica. Las “pruebas” citadas  en el documento son criticadas por expertos independientes por ser selectivas, de mala calidad y por no reconocer los daños bien establecidos de los sistemas ganaderos actuales.

La declaración se asemeja a los conocidos manuales de propaganda de la industria bajo el disfraz de ciencia. Busca restar importancia al papel de la ganadería en el cambio climático, a la vez que propone resistirse a las iniciativas de salud pública y sostenibilidad orientadas a frenar el consumo y la producción de carne. Todo ello a pesar de las abrumadoras pruebas de que reducir el consumo de carne es esencial para alcanzar los objetivos climáticos y de sostenibilidad.

Según The Guardian, el lobby de la carne ya ha utilizado la declaración para influir en altos funcionarios de la UE, como el comisario de Agricultura, el polaco Janusz Wojciechowski. Se la presentaron directamente a él y a su equipo, quienes la calificaron como “la primera ciencia práctica que han visto”. Desde entonces, los reglamentos proyectados por la UE para promover las dietas basadas en plantas y poner fin a los fondos para la comercialización de la carne se han enfrentado a retrasos indefinidos o se han abandonado por completo. 

En opinión de The Guardian, esto pone al descubierto el amplio poder de presión de la industria cárnica, que utiliza la ciencia poco fiable para sofocar el progreso en cuestiones medioambientales acuciantes. Destaca la necesidad de transparencia sobre cómo grupos como éste difunden información errónea para proteger sus intereses en contra del bien público. 

The Guardian destaca que los expertos coinciden casi unánimemente en que los niveles actuales de consumo de carne son insostenibles. La continua oposición a reducir la ganadería daña la biodiversidad, impulsa la deforestación y hace casi imposible la estabilización del clima. También fomenta el consumo excesivo de productos relacionados con las enfermedades cardiacas, el cáncer y la resistencia a los antibióticos.  

La declaración busca defender el mito de que un alto consumo de carne es necesario o incluso saludable, en contra de toda evidencia. Confunde intencionadamente la ciencia para proteger beneficios comerciales por encima de los límites de sostenibilidad planetaria. 

Los expertos consultados por The Guardian sostienen que la política pública debe basarse en investigaciones independientes y revisadas por expertos, no en afirmaciones sesgadas de entidades con claros conflictos de intereses. La reducción de la carne beneficiará a la salud pública y a la sostenibilidad ecológica. Los científicos y los funcionarios públicos tienen la obligación de defender honestamente estos intereses, no de obstruir el progreso para apaciguar a las ricas corporaciones y sus grupos de presión.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

El abrumador consenso de la ciencia rigurosa y basada en datos contradice directamente las afirmaciones de la declaración de Dublín. Numerosos estudios de alta calidad y rigor científico han demostrado de forma concluyente la masiva contribución de la ganadería al cambio climático, el deterioro del medio ambiente y los riesgos para la salud pública. Este cúmulo de investigaciones revisadas y validadas por expertos se contrapone frontalmente a los documentos selectivos y vinculados a la industria que se utilizan para reforzar las conclusiones sesgadas de la declaración. Cuando la ciencia realizada de forma independiente no se ajusta a sus intereses, la industria cárnica y los investigadores aliados recurren a propagar información errónea bajo la apariencia de autoridad académica. En realidad, la ciencia rigurosa no deja lugar a dudas de que los sistemas ganaderos actuales son insostenibles y que es imperativo reducir el consumo de carne.

Asimismo, el inmenso sufrimiento animal que provoca la ganadería industrial ofrece una razón adicional para poner freno a estas prácticas insostenibles. Los animales confinados de forma intensiva soportan unas condiciones de incomodidad y angustia extremas, todo ello para maximizar la eficiencia de la producción y el lucro. La declaración de Dublín ignora por completo esta dimensión ética, al referirse a los animales como simples productos. Cuando la verdadera ciencia no se alinea con sus intereses, la industria cárnica recurre a distorsionar los datos o a pagar a científicos para que oculten las verdades inconvenientes. La declaración parece ser sólo el último ejemplo de priorizar el crecimiento de la industria sobre el bienestar animal, la salud humana y el medio ambiente. 

Según el reportaje de The Guardian, Ana Granados Chapatte, de Animal Task Force, declaró que involucrar a su organización en la declaración de Dublín contribuiría a que ésta “siguiera siendo una iniciativa científica…  aunque Animal Task Force sea del sector privado”. Terminó esta afirmación añadiendo un emoji de una cara guiñando un ojo. El emoji da a entender que Granados no estaba siendo del todo franca y que admitía, en privado, los vínculos de su organización con la industria a pesar de restarles importancia públicamente. Sus palabras  y el guiño dejan en evidencia que el interés real de Granados es servir al sector ganadero dándole un barniz de legitimidad académica. 

Asimismo, The Guardian cita una entrada del blog de la Alianza Mundial de la Carne (GMA) donde su autor, quien no se identifica con su nombre, dice haber asistido a una reunión vía Zoom en la que se promocionaba la declaración de Dublín mientras consumía “un filete bastante grande”. Este alarde ante la cámara, y su posterior mención en el blog, no es solo un acto infantil, sino busca dejar en claro la actitud de GMA ante la crisis climática y el papel que el consumo de carne tiene en ella. Las maniobras de Ana Granados Chapatte y del bloguero anónimo de GMA dejan en evidencia que los verdaderos motivos de la declaración son el interés propio de la industria, y no la ciencia, la sostenibilidad del planeta o la salud humana.

Por Héctor Pizarro, hector@sociedadvegana.com 

Categories
Nutrición

Foro destaca la “evolución natural” de la industria basada en plantas

El sabor agradable de los productos veganos  y la sostenibilidad deberían ser el doble objetivo de las marcas alimentarias.

En el reciente Foro de Alimentación Sostenible 2023 celebrado en Londres, Reino Unido, expertos del sector se reunieron para debatir y elaborar estrategias sobre cómo transformar nuestro actual sistema alimentario en uno más equilibrado, seguro y sostenible. El evento sirvió de sólida plataforma para debatir la mejor manera de alinear la industria alimentaria con los objetivos de sostenibilidad. 

Según Gemma Tadman, Directora de Comunicación Empresarial de ProVeg International, una galardonada organización de concienciación alimentaria comprometida con la sustitución de los alimentos de origen animal, el foro aportó una serie de ideas clave. 

En primer lugar, la transición del sector energético hacia la sostenibilidad sirve de modelo para la industria alimentaria. Al igual que ocurre con la transición energética, cambiar el sistema alimentario debe ser un esfuerzo concertado en el que participen gobiernos, ONG y todas las demás partes interesadas. El Foro destacó que los consumidores están cada vez más preocupados por el impacto medioambiental de sus elecciones alimentarias y están dispuestos a apoyar un sistema alimentario más sostenible. 

En segundo lugar, las reformas de las subvenciones son de vital importancia. Se criticó el actual desequilibrio en la financiación, que favorece a la agricultura animal frente a las alternativas sostenibles. La reorientación de las subvenciones podría tener un impacto significativo en el precio y la disponibilidad de las opciones basadas en plantas, fomentando así una transición más rápida hacia un sistema alimentario sostenible. 

En tercer lugar, el sabor es un factor clave en las dietas sostenibles. Las decisiones de los consumidores no se basan únicamente en la huella medioambiental, sino también en el sabor del producto. Las marcas que se esfuercen por ofrecer tanto sabor como sostenibilidad estarán mejor posicionadas para triunfar en el mercado.

Por último, la industria basada en plantas está experimentando lo que puede llamarse una “evolución natural”. A pesar de los relatos sobre la ralentización de las ventas, los expertos del sector como Tadman creen que esta fase ayudará a eliminar las marcas que no cumplan las expectativas de los consumidores, dejando espacio para que las que sí lo hagan dominen el mercado. 

Tadman también señaló que un futuro más sostenible requerirá la colaboración y la acción de los actores de la industria alimentaria. Esto resuena bien con la misión de ProVeg International de sustituir el 50% de los alimentos de origen animal por alternativas vegetales y cultivadas para 2040. 

Categories
Derechos animales

¿Hundirá el factor económico la despiadada industria ballenera islandesa? La historia del “Capitán Ahab” nórdico

Kristján Loftsson, el anciano propietario de la tristemente célebre empresa islandesa de caza de ballenas Hvalur, sigue encabezando la despiadada masacre de los gentiles gigantes rorcuales comunes, a pesar de las protestas de científicos y ecologistas.

Envalentonada por las lagunas de la prohibición de la caza de ballenas, Islandia sigue desafiante, permitiendo la despiadada caza de rorcuales. Sin embargo, a medida que aumenta la oposición mundial, la economía podría finalmente conseguir lo que años de protestas no han conseguido: acabar con el reinado de terror de 50 años de Kristján Loftsson contra los rorcuales comunes en peligro de extinción frente a las costas de Islandia.

Un artículo firmado por Daniel Boffey para el periódico británico The Guardian, despachado desde la capital islandesa Reikiavik,  dirige la atención hacia Kristján Loftsson, el último cazador de rorcuales comunes de Europa. El artículo ofrece una visión completa del complejo panorama que rodea la caza de ballenas en Islandia, a la vez que plantea cuestiones éticas acuciantes que no pueden pasarse por alto. A continuación, con base en el artículo de The Guardian presentamos nuestra propia perspectiva sobre las prácticas inhumanas que conlleva la caza de ballenas y la urgente necesidad de ponerle fin.

Durante más de medio siglo, Loftsson ha desafiado descaradamente no sólo los acuerdos internacionales sino también el sentimiento público y las medidas reguladoras nacionales. “Que me comparen con el capitán Ahab en Moby-Dick es un honor”, dice Loftsson, de 82 años de edad, en alusión al célebre ballenero de ficción de la novela de Herman Melville de 1851.

Islandia sigue siendo una notable excepción a la prohibición de la caza comercial de ballenas impuesta por la Comisión Ballenera Internacional, uniéndose a las filas de Japón y Noruega. A diferencia de Noruega, que caza rorcuales aliblancos -considerados poblaciones estables-, Islandia se centra en los rorcuales comunes. Esta última especie, actualmente catalogada en peligro de extinción por el WWF, ha sufrido debido a la implacable persecución de Loftsson. El controvertido cazador dirige Hvalur, la única empresa ballenera de Islandia, desde 1974, tras la muerte de su padre. Hvalur persigue insidiosamente al vulnerable rorcual común, el segundo animal más grande del mundo, que desde 2018 también figura en la Lista Roja de la UICN como especie en peligro de extinción.

La despiadada matanza de esta temporada terminó el 30 de septiembre con la muerte de 23 indefensos rorcuales comunes. La licencia actual de Hvalur, que les permite sacrificar brutalmente hasta 161 rorcuales comunes al año, expira en diciembre de este año. Mientras que la ministra de Pesca Svandis Svavarsdottir ha sugerido que ésta podría ser la última temporada ballenera de Islandia, el despiadado Loftsson sigue confiando en que estos atroces asaltos a la naturaleza continuarán. 

Las flagrantes violaciones del bienestar de los rorcuales por parte de Hvalur han sido especialmente atroces esta temporada. En mayo, se informó de que las ballenas tardaban hasta dos agonizantes horas en morir tras ser bárbaramente arponeadas por los cazadores de Hvalur. Después, el 7 de septiembre, un indefenso rorcual fue encontrado vivo y retorciéndose en agonía media hora entera después de haber sido atravesado por un arpón explosivo. Fue necesario un segundo disparo despiadado para acabar con la pobre criatura. 

El conservacionista islandés Arni Finnsson comentó a The Guardian que sin la obstinada sed de sangre de Loftsson, la caza de ballenas en Islandia habría terminado hace mucho tiempo. Las encuestas muestran que sólo el 29% de los islandeses apoyan la continuación de esta industria cruel y poco rentable que empaña la reputación de su país. Sin embargo, el envejecido ballenero no muestra signos de poner fin a su reprobable reinado de terror contra los rorcuales comunes y planea desarrollar “pastillas de carne de ballena” como una especie de depravado suplemento nutricional. 

También cabe señalar que Japón compra el 90% de la carne de ballena que vende la empresa de Loftsson. Esto no sólo es indicativo de que aún existe una importante demanda internacional de un producto éticamente controvertido, sino que también involucra a Japón en la perpetuación de un comercio que tiene importantes consecuencias medioambientales y éticas.

La desfachatez de Kristján Loftsson quedó patente cuando aceptó ser entrevistado por el periodista de The Guardian bajo la condición de que este comiera carne de ballena durante la entrevista. El reportero, con mucho tacto, rechazó la oferta, que consistía en carne cruda o grasa fermentada de ballena.

Tras más de 50 años lucrándose con la espantosa matanza de estos hermosos e inofensivos gigantes, hace tiempo que es hora de que Loftsson consigne su operación ballenera al ignominioso basurero histórico al que pertenece. Islandia debe rechazar la barbarie del cruel pasado de la caza de ballenas, seguir las pruebas científicas y la compasión, y prohibir permanentemente la futura caza de ballenas en sus aguas.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: Imagen compuesta vía Canva. Fotografía de Kristján Loftsson, por Sigga Ella, captura de pantalla de artículo en The Guardian.

Categories
Derechos animales

La perturbadora hipocresía de Instagram: Un paraíso para los contenidos de crueldad animal

Mientras que Instagram aplica rigurosamente prohibiciones a las fotografías que muestran amamantamiento, la plataforma hace la vista gorda ante perturbadores vídeos de crueldad animal.

Las plataformas de meta, en particular Instagram, han sido muy criticadas por su aplicación incoherente de las directrices comunitarias. Aunque estas plataformas no han dudado en prohibir el acceso a usuarios por contenidos aparentemente inocuos -desde fotos de amamantamiento y mujeres en bikini, hasta arte dibujado a mano-, han permitido que vídeos de crueldad animal profundamente perturbadores sigan siendo accesibles a su amplia base de usuarios.

Las opiniones de expertos de grupos de defensa de los derechos de los animales como PETA y Protección Animal Mundial, citadas por Yahoo News Australia, sugieren que ese contenido no sólo es poco ético, sino potencialmente perjudicial para la comunidad en general. La justificación de Meta para no eliminar estos vídeos, que muestran escenas tan horribles como animales jóvenes siendo metidos en frascos, atados, asfixiados e incluso atacados por perros, se centra en su compromiso con el “diálogo libre y abierto”.

Cabe destacar la naturaleza profundamente perturbadora y explícita de los videos cuya publicación está permitida por Instagram. Meta, que censura celosamente imágenes donde se atisben pezones de mujeres, no tiene inconveniente alguno en que sus usuarios publiquen videos de animales siendo ahogados y asfixiados. En un clip especialmente desgarrador, un indefenso bebé mono es atacado por una jauría de perros mientras un humano graba el incidente y se ríe. Estos vídeos no sólo sirven para insensibilizar a los espectadores ante el sufrimiento de los seres sintientes, sino que también proporcionan una plataforma para aquellos que se dedican a la crueldad animal, fomentando indirectamente dicho comportamiento.

Meta reconoce que los vídeos “pueden ser hirientes en algunos contextos”, pero argumenta que no violan las directrices de la comunidad. Esto lleva a plantearse seriamente la postura ética de la plataforma, sobre todo teniendo en cuenta que, según Yahoo News Australia, el propio personal de Meta ha admitido encontrar perturbador el contenido.

La argumentación de Meta no ha sentado bien a muchos usuarios que han compartido sus experiencias de ser vetados o bloqueados por lo que consideran razones triviales. Una modelo de Sídney entrevistada por Yahoo News Australia dijo haber sido bloqueada dos veces en el plazo de un año por publicar contenido ligeramente revelador, a pesar de haber cumplido con las directrices de Instagram. Estos baneos han sido perjudiciales para su carrera, haciéndole perder posibles ingresos y oportunidades.

Además, a la escritora Carly Sophia, de Sídney, le suspendieron la cuenta tras compartir un “dupe de belleza”, una alternativa legal a los cosméticos de alta gama. Se quejó de que Meta parecía dar prioridad a las grandes empresas sobre los creadores de contenidos individuales, lo que provocó importantes pérdidas económicas y trastornos en las comunidades en línea.

Con ello, la aplicación incoherente de las políticas de la plataforma ha tenido un impacto tangible en los usuarios que dependen de Meta para su sustento, como los propietarios de negocios que han perdido cuantiosas sumas en ingresos potenciales debido a prohibiciones inexplicables. Pero quizá lo más preocupante sea la aparente disposición de la plataforma a pasar por alto cuestiones que plantean importantes interrogantes éticos y morales, como la distribución de contenidos de crueldad animal.

Ilustración: imagen compuesta vía Canva.
Fotografía de bebé mono en frasco de vidrio: captura de Yahoo News Australia.

Categories
Derechos animales

Traicionando la confianza mundial: La caza de delfines en las Islas Feroe aumenta a pesar de las reducciones prometidas

Un nuevo informe del Animal Welfare Institute y otras organizaciones cuestiona las tradicionales aseveraciones de que la caza de ballenas en las Islas Feroe es humana y sostenible. El informe utiliza argumentos empíricos para cuestionar las implicaciones éticas y medioambientales de esta práctica.

A pesar de la promesa pública de las Islas Feroe de limitar la caza de delfines a 500 animales al año -promesa realizada en julio de 2022 tras una protesta mundial por la matanza de 1.423 delfines el año anterior-, la región no ha cumplido su compromiso. Los últimos datos muestran que el número total de cetáceos sacrificados este año ha superado incluso la media anual, lo que pone en duda la sinceridad de las intenciones declaradas por el gobierno de limitar la caza. Este incumplimiento no sólo da una mala imagen de la administración feroesa, sino que acentúa las preocupaciones éticas que rodean a esta práctica, reavivando así las críticas y el escepticismo internacionales. El incumplimiento de las cuotas autoimpuestas arroja dudas sobre la credibilidad de las promesas de las Islas Feroe y renueva la preocupación por el bienestar y la sostenibilidad de las poblaciones de ballenas de la región.

Tras la última cacería impulsada por las Islas Feroe el pasado viernes, que provocó la muerte de 42 calderones, el Animal Welfare Institute (AWI) y otras seis organizaciones líderes en bienestar animal y conservación marina han publicado un informe exhaustivo. El documento (PDF de 11 páginas), examina las cacerías de arrastre anuales. Desafía las afirmaciones de que las cacerías son humanas, sostenibles y forman parte de la cultura feroesa.

Esta última cacería eleva el número total de ballenas y delfines matados en las Islas Feroe este año a más de 900, muy por encima de la media anual de 685 ballenas.

El informe, titulado Unraveling the Truth: Whale Killing in the Faroe Islands (“Desentrañando la verdad: la matanza de ballenas en las Islas Feroe”), examina críticamente las principales justificaciones de la caza continuada de calderones tropicales y otros pequeños cetáceos en este territorio autónomo danés situado entre Escocia e Islandia, en el Atlántico Norte. Conocida como grindadráp, esta caza centenaria ha sido ampliamente publicitada y criticada por la comunidad internacional.

Entre 2010 y 2020, se mataron una media de 685 calderones y 114 delfines al año en las Islas Feroe. La carne se distribuye entre los isleños y a veces se vende en tiendas de comestibles y restaurantes locales. Antes de la última cacería, este año ya se habían matado al menos 846 calderones. Además, [en septiembre de 2021 se mataron más de 1.400 delfines de flancos blancos del Atlántico en un solo día](https://www.bbc.com/news/world-europe-58555694), lo que provocó una fuerte condena de la Unión Europea y la indignación de la opinión pública.

La caza implica que una manada de ballenas o un banco de delfines son conducidos por una línea de embarcaciones hacia la costa y hacia zonas de matanza designadas. Una vez que los animales alcanzan aguas poco profundas, se les sujeta con anzuelos de punta redonda clavados en sus espiráculos y se les arrastra hasta la orilla. A continuación, se mata a cada ballena o delfín con un cuchillo o una lanza espinal afilada, que se introduce en la zona del cuello, detrás del espiráculo. Este método puede paralizar al animal, pero no garantiza su muerte inmediata ni su insensibilidad al dolor.

Las principales conclusiones del informe cuestionan las opiniones y prácticas tradicionales:

– Una encuesta de Gallup realizada en abril de 2022 reveló que el 69% del público feroés se opone a la caza de delfines, mientras que sólo el 7% expresó su firme apoyo.

– Una revisión reciente en Frontiers in Veterinary Science concluyó que los métodos utilizados en estas cacerías son moral y éticamente inaceptables, dada la conocida sensibilidad de estos animales.

– Las afirmaciones de que estas cacerías son sostenibles pasan por alto las bajas tasas de reproducción de los calderones y la destrucción de unidades sociales enteras, que contribuyen a la insostenibilidad de la práctica.

– Los métodos de caza modernos, incluido el uso de embarcaciones motorizadas y técnicas de comunicación avanzadas, se han desviado significativamente de los métodos históricos o tradicionales, lo que socava los argumentos a favor de la preservación cultural.

Ilustración: Capturas del informe.

Categories
Derechos animales

Fuga de una granja de visones genera interrogantes sobre el bienestar animal

Una persona no identificada ha liberado a miles de visones de una granja de Pensilvania, EE.UU. Mientras las autoridades se afanan por recapturar a los animales, el incidente sirve de crudo recordatorio de las nefastas condiciones de las granjas de visones.

Hasta 8.000 visones han escapado de una granja del municipio de Rockefeller, en Pensilvania, escribe el periódico The Guardian. Según un informe de la policía estatal de Pensilvania, el incidente fue propiciado por una persona no identificada que abrió un agujero en la valla de la granja en la madrugada del domingo. Las agencias estatales y el personal de la granja han participado en un esfuerzo coordinado para recapturar a los animales, la mayoría de los cuales se cree que han sido atrapados el martes 19 de septiembre.

Aunque el motivo de la fuga masiva sigue sin estar claro, la Fur Commission USA, organismo nacional que representa a los criadores de visones, ha condenado el incidente. “Este acto no es sólo un ataque a una única granja, sino un golpe a las comunidades rurales y al ecosistema circundante. La granja atacada es una actividad legal y certificada que sigue unas directrices estrictas para el trato humanitario de los animales”, afirma la Comisión en un comunicado. Esta declaración se hace eco de su postura sobre un incidente anterior en Ohio, donde calificaron la liberación de hasta 40.000 visones como “un acto devastador de violencia, crueldad animal y vandalismo”.

Lo que pensamos en Sociedad Vegana sobre la hipocresía de la Fur Commission USA

Las declaraciones de la Fur Commission USA exudan un aire de preocupación por el bienestar animal que es incompatible con la industria que representa. Contrastemos sus afirmaciones con la realidad de la industria de la piel de visón. Tras la careta del “trato humanitario de los animales” se esconde una realidad espantosa. Los visones son criaturas semiacuáticas, naturalmente adaptadas a una vida de libre movimiento, natación e interacción social. Sin embargo, en las granjas peleteras se les condena a estrechas e inmundas jaulas de alambre donde se les priva de sus necesidades básicas de comportamiento.

Los métodos de sacrificio también son atroces, y están diseñados para preservar la calidad de la piel en lugar de minimizar el sufrimiento de los animales. El gaseado y la electrocución anal son técnicas habituales, ninguna de las cuales garantiza una muerte rápida o indolora. Es una flagrante contradicción que la Fur Commission USA exprese su consternación por la “crueldad animal” cuando la industria que defienden está plagada de prácticas que son el epítome de la crueldad.

La industria de la piel de visón es un ejemplo flagrante de irresponsabilidad ética, que reduce a seres sensibles a meras mercancías al servicio de la moda y el lujo. Aunque la Fur Commission USA habla de “violencia, crueldad animal y vandalismo”, su preocupación en realidad es motivada por las pérdidas económicas y la imagen pública, más que las implicaciones éticas de confinar y matar animales para obtener un beneficio estético. Esta dualidad en sus declaraciones expone una brecha significativa entre sus pretendidos valores y el sufrimiento tangible que perpetúa su industria. En otras palabras, un nuevo ejemplo de hipocresía corporativa; las cosas por su nombre.

Por Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Derechos animales Nuestro planeta Nutrición Veganismo

Por qué apoyamos el Plant Based Treaty: Un compromiso con el bienestar animal y la salud planetaria

Estamos comprometidos con un futuro mejor para los animales y las personas apoyando el Plant Based Treaty. Descubra cómo esta iniciativa internacional se alinea con nuestros pilares de bienestar animal, salud humana y sostenibilidad.

En Sociedad Vegana apoyamos incondicionalmente la misión y los objetivos del Plant Based Treaty (Tratado Basado en Plantas). Como plataforma dedicada a la promoción del veganismo y el trato ético de los animales, nuestro trabajo coincide plenamente con los objetivos de esta importante iniciativa. Al dar nuestro apoyo, pretendemos amplificar la llamada a la acción del Tratado dentro de las comunidades hispanohablantes de todo el mundo, abogando por la transformación radical e imperativa de los sistemas alimentarios.

En un mundo que se enfrenta a un cambio climático sin precedentes, nos corresponde replantearnos nuestras prácticas habituales. La agricultura animal, una de las principales responsables de la degradación medioambiental, necesita atención urgente. El Plant Based Treaty no sólo reconoce este problema acuciante, sino que establece un marco de acción claro basado en tres principios clave: Abandonar, Redirigir y Restaurar.

Abandonar: Respaldamos el llamamiento del Tratado para detener el cambio en el uso de la tierra, la degradación de los ecosistemas y la deforestación para la producción ganadera. Conservar los recursos vitales de la tierra y los hábitats naturales es un requisito previo para un futuro sostenible.

Redirigir: Sociedad Vegana apoya una transición activa de los sistemas alimentarios basados en animales a sistemas basados en plantas. Nos comprometemos a seguir utilizando nuestra plataforma para educar y animar a las comunidades de habla hispana a adoptar una dieta basada en plantas, contribuyendo así a los esfuerzos globales por un planeta más sano y sostenible.

Restaurar: Apoyamos que el Tratado se centre en la restauración activa de los ecosistemas clave, en particular la repoblación de los entornos naturales y la restauración de los bosques. Como parte de nuestra labor de sensibilización, seguiremos destacando la interconexión entre el veganismo y la restauración medioambiental.

Creemos que el Plant Based Treaty proporciona una hoja de ruta factible que complementa el Acuerdo de París de la CMNUCC al situar los sistemas alimentarios en el centro de los planes de acción climática. Al respaldar este Tratado, Sociedad Vegana pretende servir de conducto para la difusión de sus principios, promoviendo un estilo de vida basado en plantas como una opción viable, ética y saludable.

Esperamos contribuir al éxito del Plant Based Treaty e instamos a los gobiernos nacionales y a otras organizaciones a que le presten la atención y el compromiso que merece.

Apoye hoy el Plant Based Treaty: Defienda un futuro sostenible

Únase a nosotros en esta jornada transformadora hacia un mundo más sostenible y compasivo. Su voz importa y juntos podemos lograr un impacto indeleble. Si le motiva nuestro compromiso de crear un futuro mejor a través de una vida basada en plantas, le invitamos a respaldar oficialmente el Plant Based Treaty. Sólo le llevará un momento sumar su voz a esta importante iniciativa internacional. Apoye el Tratado aquí.

Categories
Derechos animales

Cuando la comodidad se impone a la ética: El controvertido mundo de la eutanasia animal

Según un informe del Instituto para el Bienestar Animal, la “despoblación” de animales de granja es una práctica controvertida y a menudo inhumana que ha sido objeto de escrutinio. A diferencia de la eutanasia, cuyo objetivo es proporcionar una “buena muerte”, los métodos de despoblación suelen causar un sufrimiento extremo y prolongado. La práctica suele utilizarse durante brotes de enfermedades, pero también se ha recurrido a ella debido a interrupciones de la cadena de suministro, como se vio durante la pandemia de COVID-19. Especialmente alarmante es el uso de un método conocido como Ventilation Shutdown Plus (VSD+), que provoca muertes por insolación que pueden durar horas agonizantes.

Estas son las principales conclusiones del informe

Sacrificio no “humanitario”: Uno de los métodos más controvertidos es el Ventilation Shutdown Plus (VSD+), descrito por causar un sufrimiento prolongado y extremo a los animales. Este método no está reconocido como aceptable por organizaciones internacionales de sanidad animal como la Organización Mundial de Sanidad Animal.

La Liga Humana describe el procedimiento Ventilation Shutdown Plus (VSD+) de la siguiente manera: “El calor sube rápidamente en un cobertizo sin ventanas ni aire. Sin ventilación corriente, no hay alivio para las crecientes temperaturas, especialmente cuando aire caliente y húmedo es bombeado desde el exterior. Para los pollos atrapados dentro, cada vez es más difícil respirar. Finalmente, tras soportar horas de sufrimiento, las aves se asfixian y mueren en agonía. Este escenario es real, y los resultados son intencionados. El Ventilation Shutdown Plus (VSD+) es un método brutal de dar muerte a toda una bandada -o rebaño- de animales de una sola vez”.

Métodos alternativos: El informe señala que “existen alternativas más humanas, como el gaseado con dióxido de carbono y con gases inertes, pero no se utilizan de forma generalizada, lo que sugiere que se prioriza el coste o la comodidad sobre la ética”. En esta página podrá informarse sobre el método del gaseado con CO2.

Consideraciones económicas por encima de las éticas: El USDA y otras agencias reguladoras suelen dar prioridad a los intereses económicos sobre el bienestar animal. La práctica habitual del “sacrificio sanitario” implica el sacrificio de millones de animales no infectados para evitar la propagación de la enfermedad.

Cuestiones relacionadas con la cadena de suministro y la conveniencia: En la pandemia de COVID-19 se produjo el sacrificio masivo de animales sanos debido a alteraciones provocadas por el hombre en la cadena de suministro. Los métodos elegidos para la despoblación fueron a menudo más expeditivos que humanos.

Apoyo institucional: La Asociación Americana de Medicina Veterinaria (AVMA) y el USDA han avalado oficialmente métodos como el VSD+ a pesar de las importantes preocupaciones éticas y de bienestar, lo que plantea dudas sobre la responsabilidad institucional.

Falta de transparencia: El uso de métodos de despoblación controvertidos a menudo sólo se hace público a través de solicitudes de la Ley de Libertad de Información, lo que demuestra una preocupante falta de transparencia.

Necesidad cuestionable: Muchos de los animales sometidos a despoblación no están enfermos ni suponen una amenaza inmediata, lo que plantea dudas sobre la necesidad de medidas tan extremas.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

Un estilo de vida vegano contribuye directamente a reducir el sufrimiento de los animales de varias formas, sobre todo al disminuir la demanda de productos de origen animal. Al hacerse vegano, usted no sólo se niega a apoyar el trato inhumano de los animales – como los métodos de sacrificio descritos en el artículo del Animal Welfare Institute – sino que también promueve activamente alternativas más éticas, sostenibles y humanas. Si más personas adoptaran un estilo de vida vegano, la escala de la agricultura animal disminuiría, reduciendo los incidentes de sacrificios masivos y las malas condiciones de vida de los animales de granja.

Aunque la dimensión ética es razón más que suficiente para adoptar un estilo de vida vegano, también es dable considerar la salud humana. Una dieta vegana bien planificada puede ser extremadamente beneficiosa. Numerosos estudios sugieren que una dieta basada en plantas se asocia a un menor riesgo de enfermedades cardiacas, hipertensión, diabetes de tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. Las dietas basadas en plantas suelen ser ricas en fibra, vitaminas y fitonutrientes, y tienden a ser más bajas en calorías y grasas saturadas. La Asociación Dietética Americana y la Asociación Dietética Británica han declarado que “las dietas vegetarianas adecuadamente planificadas, incluidas las veganas, son adecuadas para todas las etapas de la vida y para los deportistas”.

Por ello, un estilo de vida vegano sirve a un doble propósito: es tanto una elección ética que reduce el sufrimiento de los animales como una elección consciente de la salud que puede conducir a un mayor bienestar. La convergencia de los beneficios éticos y para la salud constituye un argumento convincente para considerar la transición a un estilo de vida vegano y contribuir a un mundo más compasivo y saludable.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Nutrición Veganismo

El gran debate de las proteínas: por qué las proteínas vegetales son superiores para la salud y la fuerza humana

Un nuevo y convincente vídeo de YouTube aborda el acalorado debate sobre las fuentes de proteínas animales frente a las vegetales.

En un nuevo vídeo, Chris Macaskill, de Plant Chompers, ofrece una visión en profundidad del acalorado debate sobre las fuentes de proteínas animales frente a las vegetales. Si está pensando en comer más sano y minimizar al mismo tiempo su impacto medioambiental, es probable que este análisis científico le resulte esclarecedor. He aquí las razones clave por las que la proteína de origen vegetal parece superior, según explica Macaskill en su vídeo:

1. Salud a largo plazo. Una extensa revisión de más de 800 estudios realizada por científicos internacionales concluyó que la carne procesada es un carcinógeno probado. También catalogaron la carne roja como probablemente cancerígena. Su informe cita pruebas contundentes de que el hierro hemo abundante en la carne favorece la aparición del cáncer. Por el contrario, grandes estudios demuestran claramente que sustituir la carne roja por proteínas vegetales como los frutos secos, las legumbres y la soja reduce el riesgo de mortalidad por enfermedades cardiacas. La carne también carece de la fibra protectora, los antioxidantes y los fitoquímicos beneficiosos que se encuentran de forma natural en las plantas.

2. Desarrollo muscular. Una prueba bien documentada hizo que levantadores de pesas tomaran suplementos de proteína de soja y otros suero de leche, mientras igualaban otros parámetros como el total de calorías y el entrenamiento. A pesar de las pretensiones de las comunidades culturistas de que las fuentes animales son mejores para el músculo, el grupo basado en plantas ganó una masa muscular y una fuerza equivalentes a las de los consumidores de carne. La conclusión fue que con una ingesta total de proteínas adecuada, la fuente real no importa para los individuos sanos. Muchos atletas y entrenadores se están adaptando ahora a las proteínas en polvo de origen vegetal e informan de los mismos beneficios sin la hinchazón o la intolerancia que a veces se observa con las proteínas de origen lácteo.

3. Necesidad proteica. Contrariamente al bombo publicitario sobre la deficiencia generalizada, las investigaciones demuestran que la mayoría de las personas ya obtienen suficientes proteínas de su dieta. Aunque una mayor ingesta ayuda a desarrollar los músculos en individuos muy activos, los estudios muestran que en el caso de las personas mayores vulnerables, sólo el ejercicio de resistencia mejoró la fuerza y la función física – la proteína extra no ofreció beneficios añadidos. Para los adultos sedentarios y los niños, el exceso de suplementos proteicos en lugar de una nutrición general a partir de alimentos vegetales integrales podría ser perjudicial.

4. La industria cárnica y su manipulación de la opinión pública. Dado que la industria cárnica invierte mucho en relaciones públicas y grupos de presión, deberíamos escudriñar quién financia y promueve los estudios que alegan la superioridad de la proteína animal. Un análisis cuidadoso revela cómo muchos artículos populares sobre nutrición exageran las supuestas deficiencias proteicas para promover agendas específicas. Cualquier afirmación en torno a la nutrición debe estar respaldada por una investigación rigurosa e imparcial.

Macaskill concluye que, para la mayoría de las personas, las fuentes vegetales de alimentos integrales ofrecen fácilmente proteínas más que suficientes. Existen razones de peso para reducir en gran medida o eliminar el consumo de carne: la ética, la compasión por los animales, la sostenibilidad medioambiental, la utilización de los recursos y, sobre todo, la salud a largo plazo. Tanto el bienestar animal como la salud pública se beneficiarían de las fuentes vegetales como forma principal de satisfacer las necesidades proteicas. Nuestras elecciones alimentarias repercuten no sólo en la salud humana, sino en el bienestar del planeta.

Chris Macaskill, creador de Plant Chompers, y presentado a menudo en Plant Based News, aporta rigor científico y honestidad intelectual a sus vídeos en los que explora las pruebas en torno al veganismo y la alimentación basada en plantas. Licenciado en Bioquímica por la Universidad de Minnesota, Chris adopta un enfoque mesurado en sus análisis, evaluando cuidadosamente los estudios y comprobando las fuentes de referencia. A diferencia de muchas personalidades de YouTube, evita el sensacionalismo y revela sus propios sesgos por adelantado. El compromiso de Chris con los hechos por encima de las exageraciones facilita la credibilidad de sus contenidos. Cuando un tema complejo como el de las proteínas es propenso a la desinformación por todos los flancos, la equilibrada perspectiva científica de Chris ofrece a los espectadores una visión digna de confianza. Su sólida base científica brilla en las sesudas investigaciones presentadas en el canal Plant Chompers.

Entonces, ¿hacia dónde nos dirigimos? Tras revisar las pruebas, tal y como las presenta, por ejemplo, Chris Macaskill, las plantas merecen una clara preferencia como nuestras fuentes de proteínas. Las lentejas, porotos, los frutos secos y los cereales integrales deberían constituir el núcleo de nuestra ingesta de proteínas. Es importante informarnos sobre nutrición y, para el caso de los veganos,  tomar  suplementos de B12. Lo cierto es que estudio tras otro demuestran los beneficios para la salud, el rendimiento y la sostenibilidad de las fuentes de proteínas vegetales de calidad. Nuestros cuerpos, el planeta y, por cierto, los animales, nos lo agradecerán.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana
hector@sociedadvegana.com

Ilustración: fotograma, Chris Macaskill en YouTube

Categories
Derechos animales

Grupo de defensa de los animales expone al productor Holden Farms por crueldad sistemática contra cerdos

Aparte de dar palizas a madres preñadas, Holden Farms alimenta a las cerdas con intestinos y heces de sus propias crías.

Durante una investigación exhaustiva de dos años de duración, el grupo de defensa de los animales, Animal Outlook, detectó y documentó numerosos casos de crueldad animal en las instalaciones de cría de cerdos de Holden Farms en Utica, Estados Unidos. Los hallazgos detallados están disponibles en esta página.

Posteriormente, en septiembre de 2021, el Animal Legal Defense Fund inició una demanda contra Holden Farms en virtud de la Ley de Reclamaciones Falsas. La demanda, alega que la granja engañó al gobierno cuando solicitó un préstamo de 2,57 millones de dólares, y una posterior solicitud de condonación del mismo, afirmando que no había violaciones de la ley. Esta demanda se mantuvo en secreto por el Departamento de Justicia de EE.UU. hasta hace poco, escribe MSNBC.

Las grabaciones de la investigación han revelado supuestamente que las cerdas madre recibían patadas y palizas de forma rutinaria, y que también se veía a trabajadores de la granja atormentando a los cerdos. En particular, se grabó a dos trabajadores arrojándose un lechón entre ellos.

Además, la investigación de Animal Outlook puso de relieve una práctica inquietante conocida como “retroalimentación”. El grupo observó a trabajadores alimentando a cerdas madre con una mezcla de órganos de lechones fallecidos, fluidos corporales y heces. Esta práctica, que no es infrecuente en la industria porcina, infringe supuestamente la normativa de Minnesota contra la alimentación con desechos, que puede consultarse en este sitio.

Algunos expertos agrícolas, pagados por la industria porcina, creen que la “retroalimentación” (o “exposición oral controlada a antígenos”) es beneficiosa. Básicamente, sugieren que puede mitigar la propagación de enfermedades en las granjas y reforzar las defensas inmunitarias del cerdo. La práctica de la “retroalimentación” en la cría de cerdos, consistente en hacer que cerdos sanos ingieran desechos biológicos procedentes de cerdos infectados para aumentar su inmunidad, ha suscitado numerosas críticas. A muchos defensores del bienestar animal les preocupa la ética de exponer deliberadamente a los animales a agentes patógenos, lo que podría causarles angustia y sufrimiento. Desde el punto de vista sanitario, si no se ejecuta correctamente, la retroalimentación podría propagar inadvertidamente la enfermedad en lugar de contenerla, especialmente si las enfermedades mutan o si hay una introducción accidental de un nuevo patógeno. Además, la práctica puede plantear riesgos para la seguridad alimentaria si los animales que participaron en un programa de retroalimentación portan residuos de enfermedades al ser sacrificados y entran en la cadena alimentaria humana. Los problemas legales surgen en jurisdicciones donde está prohibido alimentar a otros animales con residuos animales. Además, la retroalimentación puede empañar la percepción que el público tiene de la ganadería, afectando a la reputación y la confianza del mercado.

Las autoridades del estado de Minnesota advierten de los peligros de los residuos de alimentos que contienen carne, que podrían ser portadores potenciales de enfermedades.

Durante la investigación, los representantes de Animal Outlook observaron múltiples incidentes de lechones que caían por los huecos del suelo, provocando su trágica muerte en fosas llenas de desperdicios y lechones en descomposición.

La demanda acusa a Holden Farms de continuas violaciones de la Ley Federal de Protección de la Salud Porcina, de las leyes contra la crueldad de Minnesota y de la normativa estatal contra la alimentación con desperdicios.

En respuesta a la demanda, Holden Farms comunicó a través de WCCO que están examinando las alegaciones. El abogado Matthew Berger, que representa a Holden Farms, subrayó que la parte acusadora, un grupo de activistas por los derechos de los animales, está desplegando una estrategia legal que busca “atacar a la comunidad ganadera”.

Cabe destacar que Holden Farms, originaria de Northfield, Minnesota, es el 16º mayor productor de carne de cerdo de Estados Unidos.

Fotografías (c) Animal Outlook

Categories
Nutrición

La superioridad de la leche de soja en el debate entre lácteos y soja

Aparte de los enormes beneficios para la salud humana, para producir un solo litro de leche de vaca se necesitan 628 litros de agua. En cambio, la leche de soja sólo necesita 28 litros.

¿Está pensando en cambiar la leche de vaca por la de soja? Explore las razones de peso para adoptar un estilo de vida sin lácteos y descubra por qué la leche de soja es la mejor opción en comparación con la leche de vaca.

“La leche de soja está rodeada de muchos conceptos erróneos, sobre todo en lo que se refiere a sus beneficios para la salud”, afirma Kate Fowler, de Vegan Food and Living. “Nuestro objetivo aquí es desmitificar estas ideas preconcebidas comparando esta bebida de origen vegetal con la leche láctea tradicional”.

Aunque no es un producto lácteo, Fowler señala: “La leche de soja es una alternativa fantástica para quienes no pueden o prefieren no consumir leche láctea. Los estudios demuestran que sólo una o dos raciones diarias de leche de soja pueden ofrecer un valor nutricional equivalente al de la leche de vaca, lo que la convierte en una opción segura para el consumo diario.”

La leche de origen vegetal puede parecer una tendencia reciente, pero Fowler explica que “la leche de soja tiene una larga historia, y su primer uso documentado se remonta al siglo XVII.”

A continuación, Fowler escribe sobre los beneficios de la leche de soja desde 7 perspectivas.

Nutrición

Según Fowler, “la leche de vaca y la de soja comparten una cantidad similar de proteínas completas: aproximadamente 3,5 g por 100 g”. Sin embargo, señala, “la leche de soja contiene muchas menos grasas saturadas y cero colesterol. Además, ofrece fibra, un elemento esencial para una digestión saludable del que carecen los lácteos.”

Fowler añade: “La mayoría de las marcas enriquecen su leche de soja con vitamina B12, calcio y yodo, lo que la convierte en una conveniente fuente de nutrientes, especialmente para los veganos.”

Antibióticos

Hablando de la ganadería lechera, Fowler revela: “La alta prevalencia de mastitis, una dolorosa infección en las ubres de las vacas, hace inevitable el uso de antibióticos. Los residuos pueden acabar en la leche, fomentando potencialmente la resistencia a los antibióticos”. En cambio, “la leche de soja está completamente libre de antibióticos”.

Intolerancia a la lactosa y alergias

“Una parte significativa de la población adulta mundial es intolerante a la lactosa”, advierte Fowler. “El consumo de lácteos puede desencadenar síntomas como hinchazón, calambres estomacales y diarrea, a menudo sin que el individuo se dé cuenta de que la lactosa es la culpable.” Y explica: “Como la leche vegetal carece de lactosa, un cambio a la leche de soja puede aliviar estos problemas casi de inmediato.”

Cáncer

Fowler reconoce que “cada vez preocupa más el papel de los lácteos en la promoción del cáncer” y añade que “en cambio, la leche de soja, de la que antes se creía erróneamente que causaba cáncer por su contenido en fitoestrógenos, ahora se sabe que tiene un efecto protector contra varias formas de cáncer.”

Emisiones causantes del cambio climático

Compartiendo un estudio de la Universidad de Oxford, Fowler señala que “la leche de vaca tiene más de tres veces las emisiones de la leche de soja debido a la producción de metano y los requisitos de uso de la tierra.”

Uso de la tierra y deforestación

Fowler explica cómo, “según el mismo estudio de Oxford, la leche de vaca requiere más de 27 metros cuadrados de tierra para producir 100g de proteína, mientras que la soja necesita poco más de dos metros cuadrados.” Y continúa: “Este uso desproporcionado de la tierra por los productos animales impulsa la deforestación, afectando a las poblaciones de animales salvajes y a la biodiversidad.”

Uso del agua

Fowler cita un estudio mundial que señala que “se necesitan 628 litros de agua para producir un solo litro de leche de vaca. En marcado contraste, la leche de soja sólo requiere 28 litros. Dada la creciente escasez mundial de agua, esta diferencia es crucial”.

Además de las observaciones de Fowler, nos gustaría añadir que la leche de soja no es la única en la escena de las leches vegetales. Es importante señalar que la leche de soja es sólo una de las muchas alternativas disponibles. La leche de almendras, la leche de avena, la leche de arroz y muchas otras también ofrecen excelentes perfiles nutricionales y comparten muchos de los mismos beneficios que hemos comentado aquí, como ser ecológicas, una opción viable para quienes tienen intolerancia a la lactosa y, lo que es más importante, no implican sufrimiento animal. Al igual que con cualquier otro alimento, siempre es una buena idea variar las opciones y disfrutar de la amplia variedad de leches vegetales disponibles, sabiendo al mismo tiempo que se está tomando una decisión que no daña a los animales.

Categories
Derechos animales

Más allá de los videos virales: las diferencias culturales en el trato a los animales

Nuestra entrada de blog “Explotando la inocencia a cambio de likes: YouTube y la necesidad de una opción para denunciar el maltrato animal” motivó una indignada reacción de uno de nuestros lectores, quien se preguntaba por qué habíamos elegido China en particular, como ejemplo de lo que denominó “crueldad percibida hacia los animales”. Con esto, el lector se refería a nuestra mención del empaquetamiento de crías de cerdo en unas instalaciones chinas, para ser despachadas y vendidas como mascotas.

Aunque estamos de acuerdo en que los videos de YouTube son una representación selectiva de la realidad, y pueden no reflejar actitudes o comportamientos sociales más generales, es un hecho que los contextos culturales tienen efectivamente un papel en la modelación de las interacciones de los humanos con los animales.

Creemos, por lo tanto, que los factores culturales influyen en las percepciones y acciones en materia de bienestar animal. En todo el mundo, las actitudes hacia los animales pueden variar significativamente, influidas en gran medida por una mezcla de normas sociales, creencias religiosas, circunstancias económicas y prácticas tradicionales.

Observando algunos de los videos virales, a menudo encontramos un patrón recurrente. Ciertas interacciones, sobre todo las que aparecen en filmaciones procedentes de Asia, especialmente de países como China y Japón, parecen mostrar ocasionalmente un nivel diferente de preocupación o, mejor dicho, indiferencia, por el bienestar animal. Por ejemplo, el video que mencionamos, sobre el embalaje de crías de cerdo en cajas de cartón para su comercialización como mascotas, donde la angustia de los animales implicados es claramente evidente, resulta perturbador para muchos – excepto para quienes lo publicaron.

En este contexto, es dable mencionar otro ejemplo de prácticas culturales que repercuten en el bienestar animal, y potencialmente en la salud humana: los “mercados húmedos” típicos de diversas partes de Asia. Estos mercados, arraigados en la tradición, son lugares donde se vende para el consumo una gran variedad de animales vivos, tanto salvajes como criados en granjas. Las condiciones de estos mercados son realmente desconcertantes para cualquier observador externo, al mezclarse imágenes de extremo sufrimiento y confinamiento animal con olores propios del flujo de sangre, orina, heces y agua en unas condiciones estrechas, e insalubres por definición. Aunque estos mercados forman parte de tradiciones culturales ancestrales, es evidente, y está demostrado, que también conllevan importantes riesgos para la salud pública. Se ha implicado a estos mercados como focos de enfermedades zoonóticas, es decir, aquellas que pueden saltar de los animales a los seres humanos. Se estima, por ejemplo, que la pandemia de Covid-19 se originó en un mercado húmedo de Wuhan, China.

Lo anterior pone de relieve la urgente necesidad de un diálogo global honesto sobre la intersección del bienestar animal, las prácticas culturales y la salud pública, dirigida a crear soluciones que, necesariamente, moderen ciertas tradiciones culturales y al mismo tiempo den prioridad al bienestar animal y a la seguridad sanitaria mundial.

Teniendo presente el imperativo de ser prudentes al hablar de culturas, queremos recalcar que estas observaciones no pretenden ser generalizaciones sobre ninguna cultura o nacionalidad en particular. En efecto, en Sociedad Vegana tenemos un enfoque amplio e imparcial en nuestra cobertura. Afirmamos inequívocamente que ninguna cultura, tradición o nacionalidad está exenta de nuestro escrutinio cuando se trata del bienestar animal. La inmensa mayoría de nuestro contenido hasta la fecha ha puesto de relieve la sórdida realidad de la cría, explotación, transporte y sacrificio de animales en países occidentales como el Reino Unido y España, así como tradiciones culturales brutales como el rodeo chileno o las corridas de toros que prevalecen en España, México y Colombia.

Además, no hemos dudado en denunciar las llamadas “tradiciones gastronómicas” que implican una crueldad sistemática con los animales, como la alimentación forzada de gansos para el foie gras de Francia, o la salmonicultura escocesa. También hemos criticado abiertamente a gobiernos, como el de Noruega, cuando han mostrado negligencia e incompetencia en la protección de los animales, o a otros, como el de Estados Unidos, que ha capitulado ante las instrucciones que recibe del poderoso lobby de la industria cárnica.

Creemos firmemente que la lucha contra la crueldad hacia los animales es universal y trasciende fronteras y contextos culturales. Nuestra misión es arrojar luz sobre todas las formas de maltrato animal, independientemente de dónde se produzcan o de quiénes sean sus autores. La crueldad contra los animales no tiene nacionalidad; es un problema global que requiere atención, concienciación y acción globales.

Para concluir, si bien es cierto que los contextos culturales pueden influir en nuestras interacciones con los animales, la empatía y la preocupación por el bienestar animal no son exclusivas de ninguna cultura o región. El cambio es posible; una dieta basada en plantas es beneficiosa para la salud humana y la sostenibilidad del planeta. Es nuestra responsabilidad colectiva como ciudadanos del mundo promover la bondad y el respeto hacia todos los seres vivos, independientemente de nuestros orígenes culturales.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: Canva

Categories
Derechos animales

Explotando la inocencia a cambio de likes: YouTube y la necesidad de una opción para denunciar el maltrato animal

La inquietante proliferación de montajes de enternecedores vídeos de interacciones entre animales lleva a preguntarse: ¿cómo es que quien grabó el vídeo estaba en el “lugar adecuado en el momento preciso”?

Las plataformas de video como YouTube y TikTok se han convertido para mucha gente en fuentes de contenido conmovedor, a menudo con simpáticas escenas de animales y rescates heroicos. Sin embargo, no todo lo que parece inocente y alentador en la pantalla es lo que parece. Entre estos millones de vídeos felices, ha surgido una tendencia inquietante: la escenificación de la “ternura animal”.

Con frecuencia cada vez mayor, algunos usuarios suben a Internet vídeos que muestran a animales en situaciones aparentemente espontáneas que resultan adorables, o incluso heroicas. Consideremos un vídeo en el que aparece un golden retriever rescatando a un gatito de un arroyo peligroso colocando un tablón, o unos buenos samaritanos liberando a un perro pegado al suelo con un fuerte adhesivo. Sin embargo, si lo examinamos más detenidamente, surgen algunas preguntas importantes: ¿cómo es que la persona que grababa estaba en el “lugar adecuado en el momento adecuado”? Si la persona que filmaba al gatito estaba lo bastante cerca para captar la escena, ¿por qué no intervino directamente para ponerlo a salvo, sino que esperó a la oportuna intervención del golden retriever con un tablón? Esto sugiere que la persona de la cámara sabía lo que iba a ocurrir, lo que constituye una prueba fehaciente de que se trataba de una situación escenificada. ¿O cómo es que un perro queda pegado al suelo con adhesivo? A veces, incluso hay diferentes ángulos de la misma toma, lo que sugiere que varias personas estaban filmando al mismo tiempo. ¿Son estas situaciones tan espontáneas como parecen, o están orquestadas deliberadamente para conseguir visitas, “me gusta”, suscripciones y dinero?

La desafortunada verdad es que muchas de estas situaciones no son actos aleatorios de bondad o instinto animal, sino montajes artificiales que explotan la angustia animal. Estas situaciones manipuladas son, en esencia, una forma de crueldad animal. Los animales no pueden consentir en participar en estas situaciones y a menudo se les somete a entornos antinaturales o estresantes que les causan confusión, ansiedad y miedo.

La explotación no se detiene en la escenificación de la ternura. También son frecuentes los casos de crueldad directa, celebrados como si fueran simpáticos o divertidos. Un ejemplo desolador es el de una planta de embalaje de China, donde se muestra a crías de cerdo introducidas de una en una en cajas de cartón, listas para ser despachadas a los compradores. A pesar de pánico patente que demuestran estos cerditos, el procedimiento es presentado como entrañable: son mascotas. Uno solo puede imaginarse la angustia que experimentan las crías durante el procedimiento de transporte.

Paralelamente, hay auténticos vídeos en Internet que muestran a héroes de la vida real arriesgando su seguridad para salvar a animales de incendios devastadores o de morir ahogados. La diferencia entre estos actos reales y desinteresados y los videos escenificados es motivo de reflexión.

Como consumidores de contenidos online, es nuestra responsabilidad discernir y cuestionar la autenticidad de los vídeos que consumimos, denunciar los contenidos sospechosos y evitar compartir vídeos que parezcan escenificados o explotadores. Esta responsabilidad es aún más crucial si tenemos en cuenta que la acumulación de “me gusta”, “visualizaciones” y “comentarios” incentiva a los creadores a seguir produciendo vídeos similares, perpetuando un ciclo de explotación animal. Nuestra fascinación por la ternura animal debería apoyar su bienestar en lugar de contribuir inconscientemente a su sufrimiento.

Esto nos lleva al papel de las plataformas como YouTube. Aunque YouTube ofrece un mecanismo para que los usuarios denuncien los vídeos que infringen sus directrices, ninguna de las categorías actuales, como “contenido sexual”, “contenido violento o repulsivo” o “contenido odioso o abusivo”, cubre explícitamente el maltrato animal. Instamos a YouTube y a otras plataformas similares a que revisen y amplíen sus opciones de denuncia de contenidos para incluir categorías explícitas de posible maltrato o crueldad animal.

Al fin y al cabo, estas plataformas deben parte de su popularidad a los vídeos de animales adorables. Por tanto, parece apropiado que tomen la iniciativa en la protección de esos mismos animales frente a la explotación y el daño. Nuestro llamamiento a YouTube es claro: Por favor, añadan una opción para denunciar el posible maltrato animal. Si lo hacen, sentarán un precedente para que otras plataformas lo sigan, creando un entorno digital más seguro para todos los seres.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: fotogramas, YouTube

Categories
Derechos animales

La legislación israelí no ha logrado mitigar las inhumanas embarcaciones de ganado vivo

A pesar de una reducción del 8%, las violaciones al bienestar animal en la importación de corderos y terneros vivos a Israel siguen siendo un problema.

El Ministerio de Agricultura de Israel ha divulgado recientemente datos que evidencian un problema constante y sostenido de violaciones al bienestar animal en el transporte de corderos y terneros vivos al país. A lo largo del primer semestre del año, Israel ha importado 502.493 corderos y terneros en vivo, de los cuales 69.871 han sido trasladados a la Autoridad Palestina. Aunque estas cifras reflejan una reducción del 8% en comparación con el mismo periodo del año anterior, las preocupaciones de los grupos de defensa de los animales no disminuyen.

La organización de derechos de los animales, Animals Now, enfatiza la continuación de estos envíos bajo condiciones absolutamente inadecuadas. Los animales son expuestos a enfermedades, a condiciones de viaje severas y a sufrimiento innecesario, a lo que se suman riesgos directos para la salud pública. La entidad ha venido denunciando las terribles condiciones que los animales soportan durante su travesía, escribe The Times of Israel.

En 2018 se hicieron intentos para legislar contra estas embarcaciones inhumanas, liderados por el legislador de Likud, Miki Zohar, intento que se vio frustrado al celebrarse elecciones anticipadas. Intentos posteriores para aprobar proyectos de ley similares han sido infructuosos, dando lugar a la continuidad de las importaciones de animales vivos.

Un informe del Contralor del Estado de Israel, publicado en mayo de 2020, corroboró varios testimonios acerca de las condiciones inhumanas de estas embarcaciones, generando alarma pública acerca del bienestar de los animales. El documento detalló condiciones adversas como ventilación inadecuada, temperaturas y humedad extremas, falta de alimentos y agua, y animales forzados a vivir entre sus propios desechos fisiológicos.

El Contralor del Estado criticó además la falta de seguimiento a las denuncias de violación al bienestar animal, así como el fracaso para mejorar las condiciones y garantizar el cumplimiento de las regulaciones. Hizo un llamado a una respuesta más eficaz para tratar la potencial propagación de enfermedades zoonóticas.

En una revisión del Comité de Auditoría del Estado de la Knesset, el presidente Mickey Levy expresó su asombro ante estos hallazgos, instando al director general del Ministerio de Agricultura a reunirse con los representantes del Contralor del Estado para atender los serios incumplimientos.

A pesar de las preocupaciones, representantes de los principales importadores de ganado de Israel, incluyendo a Hatem Dabah de la Compañía Dabah, insisten en que sus barcos cumplen con todos los requisitos reglamentarios. Sin embargo, Lior Harish de la Barra de Abogados discrepa, argumentando que el sufrimiento de los animales en estos envíos constituye una violación a la legislación de bienestar animal.

Las preocupaciones constantes sobre el bienestar animal subrayan la necesidad urgente de medidas legislativas y de mejorar las regulaciones para el cuidado de los animales.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

La información proveniente de Israel, como el trágicamente célebre caso del buque Elbeik, de 2021 (ver artículos de referencia), demuestran una vez más la incompetencia humana cuando se trata de proteger el bienestar animal. En lugar de prevenir sufrimientos, estos procedimientos comerciales han infligido un inmenso dolor a animales inocentes, al no existir una legislación apropiada.

El caso del Elbeik en España alcanzó ribetes grotescos dado el pasmoso nivel de ineptitud e indolencia administrativa. Un error en los certificados de origen de los animales llevó a un viaje de tres meses que resultó en el sufrimiento sostenido y, finalmente, la muerte, de miles de animales. Las autoridades españolas intentaron desviar la culpa hacia Turquía, país comprador de los animales vivos, y ocultar así su propia mediocridad.

Estos incidentes subrayan la urgencia de una acción legislativa y una mejora en las regulaciones de bienestar animal. Las condiciones inhumanas durante estos transportes demuestran que la garantía del bienestar animal en viajes de larga distancia es prácticamente inexistente. Los organismos responsables deben considerar estos casos como una llamada a la acción para abordar y rectificar estos graves problemas.

Ilustración: imagen compuesta con base en capturas de pantallas del periódico The Times of Israel.

Categories
Derechos animales

Recordando el pasado, cuestionando el presente: La esclavitud humana y la explotación animal

En el siglo XIX, ser dueño de seres humanos era considerado un modelo de negocio legítimo y generador de riqueza, a pesar del terrible sufrimiento que infligía a aquellos que estaban esclavizados. Nuestra actual práctica de la agricultura animal será vista con el mismo horror e incredulidad en el futuro.

En la era moderna, la práctica de la esclavitud, en la que un ser humano es dueño de otro, se considera con razón detestable y ha sido prohibida en todas las sociedades civilizadas. Hace unos días vi por segunda vez la película “Django sin cadenas”, cuyas escenas resaltan las grotescas injusticias que antaño no sólo se aceptaban, sino que incluso se celebraban como signo de prosperidad y posición social. Sin embargo, ¿qué pasaría si pudiéramos contemplar nuestras normas sociales actuales desde la perspectiva de un futuro lejano? Más concretamente, ¿podría llegar un momento en que nuestro trato actual a los animales se considerara igual de chocante y repugnante?

En el siglo XIX, la apropiación de seres humanos se consideraba un modelo de negocio legítimo, creador de empleo y generador de riqueza, a pesar del terrible sufrimiento infligido a quienes eran esclavizados. Hoy en día, la mayoría de nosotros repasamos ese periodo con horror e incredulidad, preguntándonos cómo una sociedad completa pudo aprobar una explotación tan brutal.

Del mismo modo, nuestras prácticas actuales de agricultura animal serán vistas algún día con el mismo tipo de horrorizada incredulidad. Consideremos, por ejemplo, la industria láctea. Este acaudalado sector se basa en un sistema de impregnación forzada y continua de las vacas, la separación de los terneros de sus madres poco después de nacer y el ordeño incesante de las desconsoladas madres. Cuando la producción de leche de las vacas disminuye, son enviadas al matadero, sus cuerpos convertidos en productos cárnicos baratos.

Esta dura realidad se enmascara con imágenes idílicas de vacas contentas pastando en prados verdes, proporcionándonos felizmente su leche. Pero al igual que los propietarios de las plantaciones del pasado, que pintaban un cuadro de esclavos “felices”, esta representación se contradice con la cruda realidad.

En estos momentos, puede resultar difícil para muchas personas establecer paralelismos entre la esclavitud humana y la explotación de los animales. Al fin y al cabo, los animales son vistos como “seres inferiores”, y utilizarlos para nuestras necesidades y deseos se percibe como algo natural y esencial. Antaño también se consideraba natural y esencial que ciertas personas fueran dueñas de otras.

Considero importante tener presente que la ética evoluciona. En el futuro, la idea de explotar seres sintientes para nuestro uso (estético, gastronómico o recreativo), independientemente de su especie, se considerará profundamente errónea. Al igual que ahora reconocemos la dignidad y el valor inherentes de todos los seres humanos, llegará un momento en que extenderemos esa noción ética a toda vida sintiente.

Este concepto puede parecer radical o incluso absurdo ahora, pero también lo era la idea de abolir la esclavitud humana en el siglo XVIII. Era una institución profundamente arraigada y legítima. Se necesitaron visionarios, rebeldes y humanitarios para desafiar el statu quo y marcar el comienzo de una nueva era de libertad y justicia.

Hoy nos encontramos a las puertas de otro cambio ético monumental. Un movimiento creciente de individuos en todo el mundo está reconociendo la sensibilidad de los animales y abogando por sus derechos. Como hemos aprendido de la historia, el cambio no sólo es posible, sino inevitable.

Les invito a proyectarnos en el futuro, donde los humanos podrán contemplar los capítulos de nuestra historia con una mezcla de incredulidad y vergüenza – de que hubo un tiempo en el que permitimos que se infligiera tal crueldad a otros seres sensibles por la mera conveniencia de satisfacer nuestras papilas gustativas o mantener tradiciones ancestrales.

Sin embargo, este futuro sólo puede hacerse realidad a través de nuestras acciones de hoy. Cada uno de nosotros tiene el poder de ayudar a dar forma a esta nueva era de compasión, empatía y justicia para todos los seres. La pregunta es, ¿somos lo suficientemente valientes para dar ese paso? Porque si algo nos ha enseñado la historia es que lo imposible puede convertirse en la nueva normalidad.

Por Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: fotograma, Django sin cadenas (c) Columbia Pictures. Impregnación forzada de vacas, fotograma, YouTube

Categories
Derechos animales Nutrición

Una perspectiva sobre la innovación y la competencia: Carta abierta al Ministro de Agricultura de Chile

Sr. Esteban Valenzuela, Ministro de Agricultura:

Le escribo para referirme a las declaraciones hechas por usted a los medios de comunicación chilenos en el marco del litigio en curso entre NotCo y la Asociación Gremial de Productores de Leche, Aproval.

Como observador de la evolución del sector alimentario, considero fundamental considerar este caso en el contexto más amplio de los cambios en las preferencias de los consumidores, junto a imperativos éticos y medioambientales. Vivimos en una era de cambio e innovación, donde empresas como NotCo buscan satisfacer las nuevas demandas de los consumidores y contribuir a la sostenibilidad medioambiental. Desarrollan alternativas de origen vegetal que satisfacen no sólo a las personas con problemas dietéticos, sino también a los consumidores, cada vez más sensibilizados en materia medioambiental. Sugerir que “deberían hacer algo más creativo” en su elección de nombres, como usted ha declarado, parece infravalorar sus esfuerzos innovadores.

En cuanto a su sugerencia de llamar a la leche vegetal “jugo cremoso de soja”, quisiera comunicarle, Sr. Ministro, que el término “leche”, en el contexto de la leche de origen vegetal, lleva décadas, incluso siglos, siendo aceptado en todo el mundo, y los consumidores entienden la diferencia entre la leche de origen animal y sus alternativas de origen vegetal. La “leche de almendras” se conoce en Europa desde la Edad Media, en tanto que el primer producto comercial conocido como “leche de avena” fue lanzado en Estados Unidos en la década de 1940.

Por ello, y aunque entiendo la motivación subyacente que le lleva a referirse a las leches vegetales como “jugo cremoso de soja”, es prudente aceptar que el término “leche” se ha utilizado universalmente para referirse a un líquido nutritivo cremoso ya sea de origen animal o vegetal.

Es más, si aplicáramos su lógica y optáramos por la denominación de “jugo cremoso de soja”, también deberíamos estar preparados para ser igualmente rigurosos, y referirnos a la leche de vaca como “secreciones mamarias de bovinos”. Creo que este término descriptivo, aunque técnicamente exacto, no sería del agrado de la industria láctea, del mismo modo que decir “jugo de plantas” no es justo para las leches vegetales. El debate debería centrarse menos en la semántica y más en la calidad, la nutrición, la sostenibilidad y la ética de estos productos.

Como señalaba, aunque puedo entender que la naturaleza de su cargo incluya la protección de las industrias establecidas, probablemente estará de acuerdo en que el gobierno no debería suprimir la innovación que es crucial para el crecimiento y la competitividad global de nuestra nación. La competencia debe inspirar la mejora de los productos y servicios, no coartar las alternativas.

Para quienes, como usted, defienden la industria láctea tradicional, debería haber espacio para un equilibrio entre los antiguos paradigmas y la innovación. Fomentar una perspectiva más integradora de la competencia podría conducir a soluciones creativas que beneficien a todas las partes interesadas, incluidas las empresas emergentes de tecnología alimentaria y, lo que es más importante, a los consumidores.

Reflexionando sobre sus comentarios, y para enfatizar mi punto de vista, es dable abordar una realidad terminológica similar: “harina de pescado”. Este término incorpora “harina”, concepto principalmente asociado a la molienda de trigo y otros cereales, pero también al procesamiento de pescado. Considero importante reconocer que el lenguaje evoluciona con los cambios sociales y tecnológicos, incluidos los cambios en los métodos de producción de alimentos. La sola idea de una demanda de productores de harina de trigo contra los productores de harina de pescado, disputándoles el nombre genérico, resulta descabellada. Por cierto: ¿qué pasa con la “leche humectante”? ¿Es la industria cosmética la siguiente en sus prioridades ministeriales? Y ni hablar de la Vía Láctea. Abordar estas cuestiones requiere una comprensión coherente y abierta de cómo el lenguaje refleja nuestro cambiante panorama alimentario.

El debate incluso va más allá de ofrecer más opciones a los consumidores; reconoce el importante daño medioambiental de la ganadería tradicional y la necesidad urgente de instaurar prácticas más sostenibles. El objetivo de su gobierno no debería ser salvaguardar intereses creados a costa de suprimir la innovación. Se trata de que nuestro país progrese colectivamente hacia un futuro más sostenible y, me atrevo a decir, compasivo.

El veganismo es una filosofía cuya ética emana del reconocimiento de los derechos de los animales, siendo el principal de ellos el derecho a no ser explotados. Al proponer una transición total de la producción de leche de origen animal a la de origen vegetal, tal perspectiva se combina con la sostenibilidad para el planeta y una mejor salud humana. El sufrimiento que soportan las vacas y otros animales destinados a la producción láctea en los sistemas de ganadería industrial es inmenso y profundamente desolador. En segundo lugar está la sostenibilidad, donde las investigaciones ponen constantemente de relieve el grave impacto medioambiental de la agricultura animal, que incluye a la industria láctea. Estas operaciones contribuyen sustancialmente a las emisiones de gases de efecto invernadero, la deforestación y la contaminación de acuíferos, entre otros problemas medioambientales. Además, al considerar la salud humana, es un hecho científico que las dietas basadas en plantas reducen el riesgo de enfermedades cardiacas, diabetes y ciertos tipos de cáncer. Las leches de origen vegetal ofrecen una alternativa nutritiva y bienvenida para las personas con intolerancia a la lactosa o alergias a la leche, y abastecen a un número creciente de consumidores que eligen dietas basadas en plantas por diversas razones. Así pues, abogar por el fin de la industria de la leche animal no es un rechazo a lo que usted denomina tradiciones milenarias, sino un llamamiento en favor de un futuro más respetuoso, saludable y sostenible.

Las preocupaciones sanitarias no acaban ahí: Es sabido que la leche de origen animal, sobre todo la de vaca, puede contener trazas de hormonas, antibióticos y células somáticas, comúnmente denominadas “pus”. Aunque toda la leche, incluida la leche materna humana, contiene de forma natural hormonas como el estrógeno y la progesterona, la intensidad con la que se ordeña a las vacas durante embarazos cíclicos hace que su leche tenga niveles hormonales más elevados, lo que podría afectar al equilibrio biológico del consumidor. La industria láctea combate estas infecciones con antibióticos, lo que también es motivo de preocupación por la posible presencia de residuos de antibióticos en la leche que consumimos y su posible contribución a la resistencia a los mismos. En cuanto a las células somáticas, éstas comprenden una mezcla de células inmunitarias, células de la piel y bacterias, y aumentan en respuesta a infecciones como la mastitis, lo que convierte su presencia en una incómoda realidad de la ganadería lechera. Al respecto, el Colegio Médico Veterinario de Chile escribe en su sitio web que “El recuento de células somáticas (RCS) es uno de los indicadores de la calidad de la leche. Cuando este índice se incrementa, lo hace en respuesta a bacterias patógenas como Staphylococcus aureus, causante de mastitis. Una vaca totalmente sana muestra recuentos de aproximadamente 50.000 células/ml de leche, variando este número entre 5.000 y 200.000, aunque el número de células puede cambiar según el estadio de lactación, y aumenta según la vaca se hace más vieja”. En otras palabras, un litro de leche proveniente de una vaca sana tiene 50 millones de células somáticas.

Estas cuestiones subrayan los beneficios de las leches vegetales, que están libres de pus, hormonas y antibióticos.

Confío en que estas perspectivas contribuyan a sus conocimientos como autoridad de gobierno y a una reevaluación de su postura en esta materia.

Atentamente,

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: Fotograma, video ‘Exponiendo a la Industria Láctea’ (35 segundos de duración) de Animal Save Movement. Fotografía de NotMilk (c) NotCo. Fotografía de Esteban Valenzuela (c) Ministerio de Agricultura de Chile.

Categories
Derechos animales

Victoria inesperada para los derechos de los animales: La Corte Suprema de EE.UU. apoya norma de bienestar animal

En un giro calificado de sorprendente por observadores, la Corte Suprema de Estados Unidos ha respaldado una norma de bienestar animal, votada por los ciudadanos, venciendo a los cabilderos corporativos que se oponían a ella.

La decisión llega en medio de una creciente tensión entre la industria cárnica y un amplio espectro de consumidores, defensores de los animales, granjeros, chefs, minoristas y otros que exigen un cambio en las prácticas de crueldad animal. Este triunfo destaca la relevancia del activismo de base y reafirma el papel de la democracia en la protección del bienestar animal.

Jim Hightower, columnista de OtherWords y destacado comentarista de radio y orador público, ha escrito un artículo de opinión, que hemos traducido y reproducimos en Sociedad Vegana con su autorización:

Resulta curioso que una industria opte por atacar a sus propios consumidores como estrategia de marketing

No obstante, eso es exactamente lo que está haciendo la industria cárnica dominante — presidida por gigantes como Tyson, Smithfield, JBS y Hormel, que controlan casi el 70 por ciento del mercado porcino en Estados Unidos.

‘Solo calla y cómete tu tocino’, gruñe la industria.

Este berrinche corporativo se dirige al creciente movimiento de consumidores, defensores de los derechos de los animales, granjeros, chefs, minoristas y otros que están indignados y repugnados ante la forma en que ‘Big Pork’ lucra a expensas de la crueldad hacia los animales.

‘¡Este asunto no les compete!’ exclaman enfurecidos los ejecutivos, cabilderos, abogados y políticos a sueldo que administran este sistema tortuoso.

Pero organizaciones valientes como Human Society han logrado adentrarse en las fábricas industriales de animales, filmando escenas horrendas de miles de cerdas preñadas encerradas durante 16 semanas en jaulas de gestación tan pequeñas que los animales no pueden siquiera darse la vuelta. En 2018, estas impactantes revelaciones llevaron al 60 por ciento de los votantes de California a aprobar una iniciativa que prohíbe el uso de estas crueles jaulas.

Añadiendo estupidez plutocrática a su codicia, los magnates porcinos luego demandaron al pueblo de California. Sí, estos acaparadores de la industria del cerdo se atrevieron a decir que la democracia no debe entrometerse en las ‘prácticas comerciales correctas’.

Poco importa que muy pocos de nosotros, los ciudadanos comunes no corporativos, consideremos que el sufrimiento animal sea una práctica correcta. Incluso la Corte Suprema, a menudo indulgente con las corporaciones, se sorprendió ante las pretensiones de la industria de tener el poder absoluto para dictar el menú al público.

Este mayo, en una extraña decisión tomada por dos jueces progresistas y tres corporativistas, el Tribunal dictaminó que ‘las elecciones de política como estas generalmente corresponden al pueblo’. Bueno, sí — ¡y a los animales!

Este es un claro ejemplo de cómo el activismo de base puede tener un impacto significativo. Para seguir participando e informándose, visite humanesociety.org.

Por Jim Hightower

Ilustración: Jim Hightower, en OtherWords. Fotografía de cerdas en jaulas de gestación vía Wikimedia Commons. Imagen compuesta vía Canva.

Categories
Derechos animales Nutrición

De la controversia legal al despertar ético: Un fallo judicial contra NotCo en Chile pone de manifiesto el lado oscuro de la industria láctea

En una sentencia judicial dictada la semana pasada, la industria láctea chilena triunfó contra NotCo por su uso del término “Not Milk”. Curiosamente, esta maniobra legal involuntariamente ha puesto en el centro de atención no sólo la marca NotCo, sino también las propias prácticas del sector.

En una sentencia histórica publicada el viernes 26 de mayo de 2023, el Primer Juzgado Civil de Valdivia, Chile, falló en contra de NotCo, empresa de tecnología alimentaria, en un caso presentado por la Asociación de Productores de Leche, Aproval. El tribunal declaró que NotCo incurrió en “competencia desleal” al utilizar el término “Not Milk” para su bebida a base de plantas.

Vista la causa, el tribunal determinó que NotCo había aprovechado injustamente estrategias publicitarias, posicionando su producto como un “sustituto de la leche”, al tiempo que presentaba la leche de bovino como “perjudicial para la salud y dañina para el medio ambiente”. Como resultado, se prohibió a NotCo utilizar el término “Not Milk” y se le condenó a pagar las costas judiciales del caso.

Aunque coincidimos en la necesidad de garantizar una competencia leal y defender principios comerciales éticos, la sentencia plantea algunas cuestiones y puntos de controversia importantes.

La palabra “leche” y su carácter no exclusivo

En muchas culturas, la palabra “leche” no ha sido exclusiva de los productos lácteos. Los consumidores están familiarizados desde hace tiempo con términos como “leche de coco”, “leche de almendras”, “leche de soja” o “leche de avena”. La sentencia parece ignorar este contexto lingüístico y cultural moderno, y más aún contemporáneo, en el que “leche” no se asocia estrictamente a las secreciones mamarias de mamíferos.

Por su parte, el diccionario de la Real Academia de la Lengua Española tiene diversas definiciones de la palabra “leche”, incluyendo las siguientes:

1. f. Líquido blanco que segregan las mamas de las hembras de los mamíferos para alimento de sus crías.

2. f. leche de algunos animales que se emplea como alimento de las personas.

3. f. Jugo blanco obtenido de algunas plantas, frutos o semillas. Leche de coco, de almendras.

4. f. Cosmético de consistencia espesa, generalmente de color blanco. Leche hidratante.

Hay varios otros ejemplos, entre ellos, el uso de palabras como “mantequilla” e incluso “harina”, que establecen un precedente para un uso extendido de la terminología alimentaria. “Mantequilla” se utiliza para “mantequilla de maní” o “mantequilla de almendras”, mientras que “harina” se extiende más allá del trigo para incluir “harina de maíz”, “harina de arroz” y “harina de almendras”. Este precedente indica que los términos tradicionalmente asociados a los productos de origen animal se aceptan desde hace tiempo para las alternativas de origen vegetal, en muchas culturas y países. En sentido inverso, también existe el precedente de la “harina de pescado”.

Perspectivas contrastadas: El fallo restrictivo del tribunal chileno frente a la acogida de la leche de origen vegetal por parte de la FDA

Mientras que la sentencia del tribunal chileno contra NotCo supone un paso atrás en varios niveles, es alentador ver que otros países – incluso aquellos donde la industria láctea constituye un formidable grupo de presión política – están cambiando su enfoque para reflejar mejor la evolución de las preferencias de los consumidores y el creciente cúmulo de evidencia científica.

Tomemos como ejemplo Estados Unidos, donde la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) publicó en febrero pasado un borrador de directrices que permiten que las bebidas de avena, soja, almendra y otras de origen vegetal sigan utilizando el término “leche”. Según la FDA, los consumidores entienden la diferencia entre estas alternativas a la leche de origen vegetal y la leche de animales. El término “leche”, como señalan, está ahora “fuertemente arraigado en el vocabulario de los consumidores cuando describen y hablan de alternativas de origen vegetal”.

Este enfoque no sólo respeta la inteligencia del consumidor, sino que también reconoce la dinámica cambiante de la industria alimentaria. Las directrices de la FDA, que también recomiendan a los fabricantes que etiqueten voluntariamente la diferencia nutricional entre sus productos y la leche de origen animal, buscan sortear el “aumento significativo” de alternativas lácteas de origen vegetal en el mercado y garantizar que los consumidores dispongan de la “información que necesitan para tomar decisiones nutricionales y de compra con conocimiento de causa”.

Lo anterior evidencia una forma de avanzar que da cabida a la innovación, reconociendo la importancia de la elección y la transparencia para los consumidores. Pone de relieve que mientras algunos pueden aferrarse a viejos paradigmas, otros están dispuestos a adaptarse y dar cabida al futuro de la alimentación.

Consideraciones lingüísticas y el precedente legal que podría establecerse

Teniendo en cuenta que la sentencia se dictó en Chile, es crucial prestar atención a la dimensión lingüística del caso. El lenguaje utilizado para la denominación del producto, “Not Milk”, es el inglés, en lugar del español (“No Leche”), lo que crea ambigüedad en cuanto a qué convenciones lingüísticas son válidas para el fallo. Al reconocer este contexto lingüístico, podemos comprender mejor los entresijos de la sentencia y su posible impacto.

Además, la sentencia sienta un precedente amenazante. Dado que la línea de productos de NotCo incluye “Not Cheese”, esta decisión podría potencialmente abrir las puertas a nuevas acciones restrictivas en Chile contra los nombres de los alimentos de origen vegetal, en este caso el queso, amenazando con limitar la innovación y la capacidad de elección de los consumidores.

A la luz de estas consideraciones, parece prudente que NotCo recurra esta sentencia. Más que un caso corporativo, esta situación exige una reevaluación más profunda de los límites del lenguaje y la innovación dentro de la industria alimentaria. Pone de relieve una comprensión equilibrada de los términos tradicionales y sus connotaciones en evolución, respetando tanto el uso histórico como la necesidad de flexibilidad lingüística para dar cabida a la innovación.

La sentencia, aunque supuestamente busca defender la competencia leal y los principios comerciales éticos, puede frenar inadvertidamente el avance de la industria alimentaria. Así pues, resulta crucial que se entable un diálogo justo y abierto sobre estos temas, que respete la inteligencia del consumidor y los contextos culturales, históricos y lingüísticos de la terminología alimentaria.

Detrás del velo mercadotécnico de los lácteos: la pavorosa realidad de la producción lechera y la necesidad de un cambio radical

Esta sentencia hace oportuno reflexionar críticamente sobre la industria láctea, algo que a menudo se pasa por alto en el debate público. La producción láctea se ha identificado cada vez más como una práctica ecológicamente insostenible que, además, provoca un sufrimiento sistemático a gran escala, a generación tras generación de animales. Los productos lácteos proceden de una industria que sólo puede calificarse de aborrecible. Explota y maltrata sistemáticamente los aparatos reproductivos de las madres y sus crías, sometiéndolas a años de abusos continuos. Estos seres sensibles no son considerados individuos sino meras unidades de producción. La propia terminología de la industria describe de forma escalofriante a las vacas lecheras como “gastadas” tras unos seis años de ordeño incesante, momento en el que son enviadas al matadero. Del mismo modo, sus terneros, considerados como subproductos, suelen correr una suerte similar a una tierna edad.

La cruda realidad de este ciclo de vida y muerte en las granjas industriales, oculto tras un velo publicitario y comercial, es profundamente preocupante. La industria, en su implacable búsqueda de lucro, ha perdido de vista las consideraciones éticas y el respeto básico por la vida e, incluso, por la salud humana.

Desafiar sistemas tan profundamente arraigados no es tarea fácil, pero es necesario. En Sociedad Vegana buscamos estimular un diálogo más amplio sobre la sostenibilidad y la ética de la industria láctea; arrojar luz a espacios oscurecidos, motivar conversaciones y, con suerte, impulsar un cambio hacia sistemas alimentarios más compasivos y sostenibles. Así también intentamos dar voz a quienes no la tienen: los animales inocentes. Estamos convencidos de que si los consumidores toman consciencia de la realidad de la industria láctea, se aceleraría su desaparición y sustitución por alternativas humanas y sostenibles. A esto se suma un cambio cultural, impulsado principalmente por las generaciones más jóvenes, que sitúan el bienestar de los animales, la salud personal y la crisis climática al frente de sus elecciones como consumidores.

Silenciar la verdad: la sentencia judicial punitiva contra NotCo pone de manifiesto una paradoja a la hora de priorizar la transparencia

En un matiz que nos deja algo perplejos, NotCo, que dijo la verdad sobre las serias preocupaciones sanitarias y medioambientales relacionadas con los lácteos, se encuentra en el punto de la mira de una sentencia judicial punitiva. Es una situación curiosa, por decirlo de alguna manera, en la que una empresa es penalizada no por desinformar, sino por arrojar luz sobre problemáticas reales que a menudo se pasan por alto en la engañosa fachada publicitaria de la industria láctea. Cabe preguntarse si estamos entrando en una era en la que decir la verdad, en lugar de celebrarse, se considera ‘competencia desleal’.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: Fotogramas, video ‘Exponiendo a la Industria Láctea’ (35 segundos de duración) de Animal Save Movement. Fotografía de NotMilk (c) NotCo.

Nota: este artículo fue modificado el 30 de mayo de 2023. La frase “Cabe preguntarse si estamos entrando en una era en la que decir la verdad, en lugar de celebrarse, se considera un delito punible”, ha sido sustituida por “Cabe preguntarse si estamos entrando en una era en la que decir la verdad, en lugar de celebrarse, se considera ‘competencia desleal’ “.

Con ello, el texto es consistente con el tema de fondo y con la lógica del Primer Juzgado Civil de Valdivia, Chile.

Categories
Derechos animales

Gobierno del Reino Unido acusado de traicionar a los animales al desentenderse de promesa electoral

La decisión ha sido condenada por el grupo Humane Society International UK, que ha calificado el anuncio del gobierno como una ‘traición asombrosa tanto a los animales como a la confianza pública’.

La Conservative Animal Welfare Foundation (CAWR) ha manifestado su decepción ante la declaración del gobierno que confirma la discontinuación del ‘Kept Animals Bill’. Este proyecto de ley fue respaldado originalmente por Rishi Sunak en su manifiesto para asumir el cargo de Primer Ministro.”

Se trata de un giro inesperado en las políticas de bienestar animal del gobierno conservador de Rishi Sunak. La CAWR ha manifestado su decepción ante la declaración del gobierno que confirma la discontinuación del “Kept Animals Bill”. En su lugar, se ha nombrado a cinco miembros para formar el primer Comité de Sensibilidad Animal. Además, el gobierno británico ha iniciado consultas sobre estrategias de aplicación para delitos a la salud y el bienestar animal en el Reino Unido, con planes para introducir castigos más severos, como multas.

La CAWR ha argumentado que la discontinuación del “Kept Animals Bill” representa una oportunidad perdida para mejorar aún más el bienestar y la protección de los animales en todo el Reino Unido. El proyecto de ley incluía disposiciones importantes como el fin de las exportaciones de animales vivos, y medidas adicionales como la lucha contra el contrabando de cachorros.

“Este gobierno fue elegido por casi 14 millones de personas en una plataforma que prometía trabajar por los animales. Más recientemente, el propio Primer Ministro Rishi Sunak  prometíó en 2022 durante su campaña para asumir la jefatura del gobierno que respetaría el proyecto y que le daría el debido curso”, enfatiza la CAWR.

El recién formado Comité de Sensibilidad Animal tiene como objetivo apoyar al parlamento en la evaluación de la eficacia con la que la toma de decisiones políticas en todo el gobierno considera el bienestar animal. Además, el gobierno está lanzando una consulta pública de ocho semanas sobre la introducción de notificaciones de penalización para reforzar la aplicación de delitos de salud y bienestar animal. Esto podría resultar en multas de hasta £5,000 (US$6,176) para aquellos que cometan delitos como la importación de productos animales ilegales.

Junto a estas medidas, los ministros también están respaldando proyectos de ley de miembros privados que actualmente están en el parlamento. Estos incluyen la prohibición de la importación de aletas de tiburón separadas, la prohibición de la importación de trofeos de caza y la prohibición de la publicidad y venta de actividades de bienestar animal con estándares “inaceptablemente bajos” en el extranjero.

En 2021, el ministro británico de Medio Ambiente, George Eustice, declaró: “Somos una nación amante de los animales y fuimos el primer país del mundo en aprobar leyes de bienestar animal. Como nación independiente, ahora podemos ir más lejos que nunca para aprovechar nuestro excelente historial”.

Esa ambición ha sido ahora olvidada.

Categories
Derechos animales

La prohibición del foie gras en California se mantiene tras negativa del Tribunal Supremo

La más alta instancia judicial estadounidense decidió que no ha lugar una apelación que intentó revertir una prohibición al foie gras en el Estado de California.

Este lunes el Tribunal Supremo de los Estados Unidos decidió no dar curso a una apelación que cuestionaba la prohibición, con una data de 11 años, del foie gras en California.

La apelación, presentada por granjeros de patos y gansos, argumentaba que la prohibición no está amparada en la ley federal. Sin emitir comentarios, el tribunal optó por mantener una sentencia anterior del Tribunal de Apelaciones de los Estados Unidos que refrendó la prohibición. Cabe mencionar que es la tercera vez que los granjeros presentan un recurso similar ante el Tribunal Supremo.

Durante décadas, el foie gras -hígado graso de patos y gansos alimentados a la fuerza- ha estado en el centro de un intenso debate tanto en el ámbito político como legal. Con sólidos argumentos y documentación, los grupos de defensa de los derechos de los animales denuncian que el proceso de elaboración del foie gras es cruel. Por su parte, y mostrando cierto desdén, los agricultores dijeron que “se preocupan por sus animales tanto como cualquier político de California”, escribe USA Today.

La publicación agrega que en otras regiones del país, las prohibiciones del foie gras han enfrentado dificultades. Por ejemplo, Chicago prohibió su venta en 2006, pero derogó la medida dos años más tarde. En Nueva York, se aprobó una prohibición en 2019, pero desde entonces se encuentra enredada en procesos judiciales y todavía no ha entrado en vigor. Los activistas del bienestar animal señalan que es probable que otras jurisdicciones estén siguiendo de cerca lo que sucede con los casos en Nueva York y California.

A principios de este mes, el Tribunal Supremo se ocupó de un asunto similar al respaldar la prohibición de California de los productos de cerdo, a menos que el cerdo sacrificado haya nacido de una cerda confinada en un espacio de, al menos, 2,2 m2. En ese caso, la industria porcina alegó que la prohibición de California tendría un gran impacto más allá de sus fronteras, afectando a los granjeros en lugares como Iowa y Minnesota. Sin embargo, el 11 de mayo, una mayoría de 5-4 permitió admitió como ajustada a Derecho la prohibición californiana.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

El foie gras, que literalmente significa “hígado graso”, es un producto que genera una considerable controversia debido a los métodos con los que se produce. Su elaboración implica la alimentación forzada de patos y gansos para agrandar sus hígados más allá de su tamaño natural, un proceso conocido como “gavage”. La alimentación forzada, que implica introducir un tubo por la garganta de las aves para administrarles grandes cantidades de alimento, ha sido criticada por el sufrimiento y daño que les causa.

El método de alimentación es inherentemente cruel y causa una serie de problemas de salud en las aves, incluyendo dificultad para respirar, movilidad reducida y daño hepático. A ello se suma la falta de libertad de movimiento y las condiciones de vida en las granjas de producción de foie gras.

La decisión del Tribunal Supremo de no admitir la apelación de los productores de foie gras representa un hito significativo en la lucha por el bienestar animal. Esta resolución subraya la importancia de considerar la ética en nuestras prácticas alimentarias y refuerza la idea de que los animales, como seres capaces de sentir, deben ser tratados con el máximo respeto y cuidado.

Este veredicto se alinea con una creciente conciencia y sensibilidad en nuestra sociedad respecto a la crueldad animal. Resalta la necesidad de una mayor transparencia en las prácticas alimentarias y la importancia de hacer responsables a las industrias que no cumplen con los estándares de bienestar animal.

Es importante generar conciencia sobre las condiciones en que se produce el foie gras, y la decisión del tribunal es un reconocimiento indirecto al trabajo de las organizaciones animalistas, que incansablemente denuncian estas prácticas. Aunque aún queda mucho camino por recorrer en la lucha por los derechos de los animales, este es un paso significativo en la dirección correcta.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: fotograma, YouTube

Lecturas recomendadas:

Categories
Derechos animales

Más allá de las granjas industriales: Peter Singer sobre los derechos de los animales

El filósofo y escritor Peter Singer argumenta que las protecciones que se están dando a los animales deberían extenderse a los ecosistemas, ríos y otros entornos naturales.

Peter Singer, filósofo reconocido y autor del libro ‘Liberación Animal’, que fue fundamental para impulsar el movimiento por los derechos de los animales hace casi medio siglo, conversó con Yale Environment 360. En esta conversación, Singer profundizó en cómo nuestra comprensión del dolor animal ha evolucionado y cómo hemos llegado a entender que otras especies no son tan diferentes a los humanos como se pensaba anteriormente.

Singer, conocido por su trabajo pionero que expuso las duras condiciones de vida de los animales en granjas industriales, sostiene que tenemos una obligación ética de evitar causar dolor a los animales. Ahora sabemos que los animales pueden experimentar tanto alegría como sufrimiento. Singer, quien es vegano, también destaca las razones ambientales para optar por una dieta basada en plantas, ya que su producción genera menos carbono que la carne.

En su conversación con el periodista Richard Schiffman, el filósofo argumenta que las protecciones que en grado creciente se otorgan a los animales deberían extenderse a los ecosistemas, ríos y otros entornos naturales. Según Singer, la demanda ética de proteger la naturaleza está creciendo, aunque lentamente. Confía en que el mundo llegará a ese punto de conciencia, aunque no puede predecir cuándo.

En la entrevista, Singer reflexiona sobre cómo los avances científicos han contribuido a desmoronar las fronteras entre los humanos y otras criaturas. Afirma que, sabiendo que los animales pueden experimentar alegría y sufrimiento, estamos éticamente obligados a evitar causarles dolor. A pesar de ello, la cría industrial de ganado está en aumento en todo el mundo, y los animales salvajes están cada vez más amenazados.

Singer también habla sobre su interés en la ética, que se desarrolló cuando comenzó a explorar las implicaciones éticas de lo que descubrió sobre la cría industrial y el trato a los animales. Eso es lo que realmente lo llevó a este campo y lo inspiró a escribir ‘Liberación Animal’.

Singer también reflexiona sobre la producción de carne en un momento en que las condiciones en las que se criaba el ganado no eran bien conocidas. Al ser consultado si las prácticas de cría industrial han cambiado mucho desde que escribió el libro, Singer señala que Europa y el Reino Unido han prohibido algunas de las peores formas de confinamiento para los pollos, donde no pueden ni siquiera extender sus alas, así como California y varios otros estados de EE.UU. El confinamiento de terneros en minúsculos cubículos donde ni siquiera pueden darse la vuelta, también está prohibido en algunos lugares. Confinar a las cerdas reproductoras en pequeñas jaulas también ha sido prohibido en Europa y en otros lugares. Pero en gran parte de los EE.UU., las condiciones no han cambiado mucho, y en algunos aspectos han empeorado.

Singer también habla sobre el abuso de los animales de laboratorio. Esa situación ha cambiado mucho desde que escribió el libro, aunque no tanto como inicialmente creía cuando se dispuso a revisar el libro. Desafortunadamente, todavía se inflige mucho dolor y sufrimiento a los animales, a cambio de obtener un beneficio mínimo o ningún beneficio en absoluto para los humanos.

Singer también habla sobre la importancia de los argumentos basados en el cambio climático, que la agricultura animal es más intensiva en energía y es una gran contribuyente al calentamiento global. Singer sostiene que las personas deberían ser conscientes de ello. Hay quienes dicen: “No como productos de granjas industriales, pero como carne de res alimentada con pasto”. Es cierto que al ser alimentadas con pasto estas reses tienen un mejor pasar que las reses criadas en megagranjas. Sin embargo, las emisiones de gases de efecto invernadero siguen siendo muy altas, por lo que debido al cambio climático Singer no diría que está bien comer carne de res alimentada con pasto, simplemente argumentando que los animales tienen una buena vida. Necesitamos pensar en el efecto en el planeta también, señala el filósofo.

Singer también se refirió a la destrucción del hábitat de la vida silvestre, llevándolos a la extinción, y pregunta si eso no es una violación igual o mayor. Singer dice que los argumentos a favor de la biodiversidad y contra la extinción son otra categoría de argumento porque no se centran en los animales individuales sino en las especies. Necesitamos un argumento diferente para preservar la biodiversidad y prevenir la extinción. Por supuesto, existen tales argumentos. Y como dice, los ambientalistas están dedicados a tal cometido.

Ilustración: Fotograma, canal de la Fundación BBVA en YouTube.

Categories
Derechos animales

La cría de pulpos en granjas industriales: un desafío ético y ambiental

Nueva Pescanova, una empresa española, está en proceso de establecer la primera granja industrial de pulpos del mundo, una iniciativa que ha generado preocupación global.

Nueva Pescanova, una empresa española, planea establecer la primera granja industrial de pulpos del mundo en Las Palmas de Gran Canaria. Esta iniciativa ha generado preocupación debido a las implicaciones éticas, ambientales y de bienestar animal que conlleva. La creciente demanda de pulpo ha devastado las poblaciones silvestres, llevando a la industria a buscar formas de criar pulpos en cautividad, una práctica que carece de suficiente respaldo científico y legislación adecuada.

La empresa pretende comenzar a operar en 2023 y ha declarado una “producción” anual estimada de 3.000 toneladas de “carne” de pulpo, lo que se traduce en el sacrificio de al menos 300.000 pulpos en cautividad cada año. Los pulpos son carnívoros, por lo que Nueva Pescanova está desarrollando alimentos basados en harina y aceite de pescado, lo que ejercería una presión insostenible sobre los peces y las especies silvestres que dependen de ellos.

Además, los pulpos tienen un índice de conversión de alimentos de 3 a 1, lo que significa que se necesitan 3 kg de comida para obtener 1 kg de carne de pulpo. Esta no es una utilización justificable de los escasos recursos alimentarios del mundo. Actualmente, no existen leyes en la UE ni en ningún otro lugar que regulen el bienestar y la cría de los pulpos, dejándolos desprotegidos frente al sufrimiento y los métodos de sacrificio inhumanos.

Las condiciones intensivas de la granja aumentarían la exposición de los pulpos a enfermedades, pero también abrirían la posibilidad de transmisión a los humanos. Los pulpos pueden padecer hasta 20 patologías diferentes, entre ellas el Vibrio cholerae, causante de la enfermedad del cólera en los humanos.

Finalmente, la producción en masa de animales genera una gran cantidad de desperdicios y contaminación que termina pagando el medio ambiente. El desgaste ecológico también puede traer consecuencias en un descenso de la calidad del turismo de la zona, con el deterioro económico que eso conlleva. Por todo esto, es crucial que tomemos medidas para prevenir la creación de granjas de pulpos.

El sitio web de la campaña, [https://banoctopusfarming.org/es], organizada por AnimaNaturalis, ofrece una visión completa de los problemas asociados con la cría de pulpos en granjas industriales. Este sitio web también proporciona una plataforma para aquellos que deseen tomar medidas contra esta práctica. Los visitantes pueden firmar una petición para mostrar su apoyo a la causa y ayudar a prevenir la creación de la granja de pulpos en Las Palmas. La firma de esta petición es un paso significativo que cada uno de nosotros puede dar para proteger a los pulpos y preservar nuestro medio ambiente. Desde Sociedad Vegana, le animamos a visitar el sitio web, informarse más sobre este tema y, si está de acuerdo, firmar la petición.

Ilustración: captura de pantalla, sitio de Ban Octopus Farming.

Categories
Derechos animales

Un llamado a la acción: Detengamos el sufrimiento de los pollos de engorde de crecimiento rápido

Quiero compartir una preocupación que, estoy seguro, resonará en muchos de ustedes: la realidad de los pollos de engorde de crecimiento rápido en las granjas de la Unión Europea.

Manuela Giacomini, una ciudadana italiana en nombre de “Igualdad Animal Italia”, ha presentado la petición Nº 0564/2022, denunciando que las granjas de pollos de engorde que utilizan el sistema de “crecimiento rápido” vulneran el artículo 13 del TFUE y la Directiva 98/58/CE.

¿Qué significa “crecimiento rápido”? Se refiere a pollos que son el resultado final de complejas combinaciones genéticas dirigidas a conseguir un crecimiento más rápido de ciertas partes del cuerpo (pechuga y muslos), lo que provoca un desequilibrio con otras partes del cuerpo. Este crecimiento no va acompañado de un desarrollo similar de los aparatos respiratorio, cardiocirculatorio y locomotor, lo que significa que, desde el nacimiento, estos aparatos no están adaptados para soportar la masa muscular de las aves.

La mayoría de los pollos que se crían para la producción de carne en Europa pertenecen en la actualidad a grupos genéticos de crecimiento rápido y que alcanzan el objetivo de 2-2,5 kg de peso vivo transcurridas apenas entre 35 y 45 días desde el nacimiento. Esto contrasta con las cifras de mediados de los años cincuenta, cuando un pollo alcanzaba un peso de 1,2 kg en 112 días.

La legislación de la Unión Europea exige a los propietarios de animales, a los cuidadores de animales y a las autoridades competentes de los Estados miembros que respeten los requisitos de bienestar de los animales como seres sensibles para garantizar que reciben un trato humano y evitar causarles un dolor y sufrimiento innecesarios.

Sin embargo, las investigaciones y las pruebas presentadas evidencian que ni siquiera las explotaciones que cumplen las normas establecidas en la Directiva 2007/43/CE pueden garantizar que estos animales no experimenten un sufrimiento y un dolor innecesarios, precisamente debido a su genotipo.

Por ello, Manuela Giacomini se pregunta si esta situación puede considerarse compatible con la legislación europea sobre la protección del bienestar de los animales de granja y solicita la intervención del Parlamento Europeo.

Es hora de que tomemos medidas para poner fin a este sufrimiento innecesario. Como consumidores, tenemos el poder de influir en las prácticas de la industria alimentaria. Como ciudadanos, tenemos el derecho de exigir que nuestras leyes reflejen nuestros valores y principios.

Por eso, le pido unirse y firmar la petición. No sólo estará ayudando a mejorar la vida de estos animales, sino que también estará contribuyendo a un sistema alimentario más ético y sostenible.

Acabo de firmar, constatando que el proceso requiere abrir una cuenta como peticionario, y luego encontrar la petición, para poder firmarla. El proceso no toma más de cinco minutos.

De ser posible, comparta la petición con sus amigos y familiares. Juntos, podemos hacer una diferencia.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Derechos animales

La hipocresía del “sacrificio humanitario”: Conversación con un misántropo

En una conversación sincera y que invita a la reflexión, un autoproclamado misántropo nos hace enfrentarnos a nuestro doble estándar cuando hablamos de matar animales de forma humanitaria. 

Una propuesta radical para la extinción humana, planteada como un reflejo de nuestras propias prácticas hacia los animales, desvela la incómoda verdad: lo que consideramos “humano” para los animales nunca lo sería para nosotros mismos. Este contundente diálogo nos obliga a cuestionar y reevaluar nuestras actitudes frente al trato de los animales.

Recientemente conversé con un amigo que intrigantemente se identifica a sí mismo como misántropo. Aunque suele pensarse que un misántropo es alguien que alberga pensamientos violentos hacia la humanidad, mi amigo se apresuró a desmentirlo. Pese a su aparente desdén por la humanidad, es un padre cariñoso y una persona afable y sociable que no concibe causar sufrimiento a ningún ser, ya sea humano o animal.

Su autoproclamada misantropía, aclara, no tiene su origen en el odio sino en una profunda decepción. Observa que, paradójicamente, los humanos somos capaces de una gran compasión y bondad hacia los animales, estando al mismo tiempo lastrados por un especismo dominante. Esta dicotomía nos permite colmar de afecto a nuestras mascotas, mientras consumimos sin reparos animales de granja y apoyamos indirectamente un sistema que los explota y maltrata implacablemente.

Sin embargo, lo que más me llamó la atención fue su sugerente perspectiva sobre el “sacrificio humanitario”, una idea que quisiera compartir aquí, en forma de entrevista. Nótese que algunos comentarios han sido editados para mayor claridad y brevedad.

Sociedad Vegana: ¿Tengo entendido que tienes una opinión bastante extrema sobre la existencia humana?

Misántropo: Podría decirse así. Creo que la humanidad debería extinguirse.

Sociedad Vegana: Ese es un pensamiento bastante violento.

Misántropo: No necesariamente. No abogo por la violencia. A la luz del daño que hemos causado al planeta y al peligro evidente que representamos para su sustentabilidad, creo que ha llegado la hora de extinguirnos. Para ello, propongo que los humanos sigan un protocolo similar al que hemos diseñado para el denominado ‘sacrificio humanitario’ de los animales.

Sociedad Vegana: ¿’Sacrificio humanitario’? ¿Podrías explicarlo con más detalle?

Misántropo: Ciertamente. Por ejemplo, en muchos mataderos, los animales son sometidos a métodos ‘humanitarios’ como el aturdimiento con gas o eléctrico antes de ser degollados. Sus defensores argumentan que estos métodos están diseñados para minimizar el dolor y la angustia.

Sociedad Vegana: ¿Pero sugieres que estos métodos se apliquen a los humanos?

Misántropo: Precisamente. ¿Por qué nos sentimos cómodos aplicando estos métodos a los animales, pero nos estremecemos ante la idea de aplicarlos a nosotros mismos?

Sociedad Vegana: Bueno, la idea de aplicar tales métodos a los humanos es horrorosa.

Misántropo: ¿No es también horroroso aplicar estos métodos a los animales? ¿Por qué nuestra empatía es selectiva? ¿Por qué sentimos por una especie y no por otra?

Sociedad Vegana: Hay quienes argumentarían que hay una diferencia entre los seres humanos y los animales.

Misántropo: Sí, pero ¿no es esa diferencia una cuestión de perspectiva? Hemos diseñado métodos para acabar “humanitariamente” con la vida de los animales, y sin embargo nunca consideraríamos estos métodos como humanos si nos los aplicaran a nosotros. Creo que esto ilustra la falacia del ‘sacrificio humanitario’.

Sociedad Vegana: ¿Entonces estás diciendo que la forma en que tratamos a los animales refleja nuestra propia humanidad?

Misántropo: Exactamente. Es fácil etiquetar algo como ‘humanitario’ cuando no somos los que lo sufrimos. Pero una vez que nos ponemos en la posición de los animales, el concepto de ‘sacrificio humanitario’ se desmorona rápidamente.

Sociedad Vegana: Es una perspectiva que invita a la reflexión.

Misántropo: Así debe ser. Mi deseo de extinción humana no es más que un experimento mental, un espejo levantado para reflejar la hipocresía de nuestro trato a los animales. Si no podemos imaginar un final “humanitario” para nosotros, quizá deberíamos reconsiderar la forma en que tratamos a otros seres sintientes.

Sociedad Vegana: Es un argumento muy contundente. Gracias.

Reflexionando sobre el diálogo con el misántropo y nuestra exploración previa de las angustiantes realidades del aturdimiento con CO2 en los mataderos de cerdos en el Reino Unido, se hace evidente que nuestra sociedad se encuentra en una coyuntura crítica en nuestra relación con los animales.

La propuesta radical del misántropo para una extinción humana “humanitaria” refleja los procesos que tan cómodamente hemos etiquetado como “sacrificio humanitario” para los animales. Es un duro recordatorio de que las normas que aplicamos a los animales serían impensables si se aplicaran a nosotros mismos, lo que pone de relieve la hipocresía inherente a nuestro tratamiento de los seres sensibles para la producción de alimentos.

Nuestro examen del aturdimiento por CO2, un método a menudo pregonado como “humanitario”, reveló la horrorosa realidad de los cerdos retorciéndose con evidente pavor y sufrimiento. Al yuxtaponer esta realidad a la proposición del misántropo, nos enfrentamos a la incómoda pregunta: ¿por qué consideramos que un método así es “humanitario” para los animales, pero horrible e inaceptable para los humanos? Es más, nadie siquiera sometería a sus propias mascotas a una eutanasia donde se usen los métodos “humanitarios” de los mataderos.

Esta contradicción refleja un especismo profundamente arraigado en nuestra sociedad. Trazamos líneas arbitrarias entre los humanos –y nuestras mascotas– y los animales cuya carne apetecemos, ignorando convenientemente el hecho de que, como nosotros, los animales también son seres sensibles capaces de experimentar miedo, dolor físico y sufrimiento mental. El término “sacrificio humanitario” queda así expuesto como un contrasentido, una expresión reconfortante diseñada para tranquilizar nuestra conciencia mientras perpetuamos prácticas que causan sufrimiento innecesario a seres inocentes.

Si queremos avanzar como sociedad compasiva, es esencial afrontar estas verdades incómodas y reevaluar nuestras prácticas. Es hora de ampliar nuestro círculo de empatía más allá de la especie humana (y nuestras mascotas) y considerar los derechos y el bienestar de todos los seres sensibles. El camino hacia esto puede ser complejo y un reto en sí, pero necesario si pretendemos crear un mundo que realmente valore toda la vida.  

Le recomiendo leer nuestro artículo donde abordamos específicamente el tema del especismo. Entre otras cosas, escribimos: “El especismo nos ha permitido crear un mundo en el que se matan billones de animales cada año, con decenas de miles de millones de ellos viviendo vidas abyectas y horribles. Sus cuerpos mutilados, sus sistemas reproductivos abusados y sus bebés robados. Se ignora su individualidad y su deseo de evitar el sufrimiento y, en última instancia, se les quita la vida por la fuerza. No hay una forma “humana” de matar a un ser que quiere seguir viviendo. La violencia es parte intrínseca de sus muertes”.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: Perros felices (c) Canva. Cerdito sufriendo (c) Nettverk for Dyrs Frihet, en artículo Revelan años de abuso y violencia sistemática contra los cerdos en Noruega

Categories
Derechos animales

Un hito en defensa del bienestar animal: la Comisión Europea debatirá la prohibición de la cría de pollos de crecimiento rápido

El 24 de mayo, la Comisión de la Unión Europea discutirá una petición histórica de Igualdad Animal para prohibir la cría de pollos de crecimiento rápido. Esta iniciativa pionera es un paso crucial hacia la protección animal y desafía la legalidad de una práctica que genera sufrimiento extremo en estos animales.

Los pollos de crecimiento rápido, sometidos a selección genética durante décadas, viven una existencia marcada por el sufrimiento extremo debido a su crecimiento desproporcionado. Estos animales padecen trastornos cardíacos y respiratorios, fracturas óseas, incapacidad para moverse y una muerte prematura. Hasta la fecha, su cría se ha considerado legal y no ha sido cuestionada.

No obstante, las investigaciones realizadas por Igualdad Animal sugieren que la cría de estos animales podría ser contraria a la legislación europea diseñada para proteger a los animales del sufrimiento. Basándose en estas pruebas, la organización ha presentado denuncias contra los 27 Estados miembros de la UE y ha solicitado a la Comisión Europea que inicie investigaciones.

Esta acción es única en su género, marcando un punto de inflexión en la lucha por el bienestar animal. Representa una batalla ambiciosa que tiene el potencial de cambiar la vida de miles de millones de pollos que sufren en granjas de todo el mundo.

El 24 de mayo, representantes de Igualdad Animal serán recibidos por la Comisión Europea, ante la cual explicarán la validez de su petición. Aunque el encuentro puede durar solo de 5 a 10 minutos, serán momentos cruciales para el futuro de estos animales.

Mientras tanto, la organización sigue trabajando para ganar el apoyo de los miembros de la Comisión de Peticiones, y cada día difunden un mensaje de compasión hacia los animales sacrificados por su carne, leche y huevos. A través de su página Love Veg, promueven la adopción de una alimentación 100% vegetal, una elección que puede salvar millones de vidas.

Desde Sociedad Vegana felicitamos a Igualdad Animal por su iniciativa y por haber gestionado la audiencia del 24 de mayo.

Sugerimos a nuestros lectores mantenerse informados a través de las actualizaciones que Igualdad Animal proporcionará en los próximos días. Igualdad Animal es una organización internacional dedicada a la defensa de los animales, llevando a cabo labores de sensibilización, concienciación e investigación.

Categories
Derechos animales

Granjero sacrifica vacas tras cortes de agua recurrentes

Granjero inglés informa que su ganado lechero se quedó sin agua debido a la rotura de tuberías por las bajas temperaturas.

El granjero lechero Oliver Neagle, de Hampshire, Inglaterra, ha tenido que sacrificar parte de su ganado después de experimentar cortes de agua en dos ocasiones en un periodo de tres meses, escribe la BBC el 11 de mayo. Neagle dice que este hecho ha empeorado su situación financiera, que habría llegado a un punto crítico. El granjero lamenta que tuvo que sacrificar 18 vacas y que varias más han dejado de producir leche.

Los cortes de agua afectaron una zona de Hampshire durante varios días en diciembre y febrero. La empresa de suministro de agua, Southern Water, atribuyó los cortes a la rotura de tuberías debido a las bajas temperaturas de diciembre durante el invierno septentrional.

Refiriéndose al perjuicio económico de Neagle, Southern Water asegura ya haber pagado una compensación al propietario de las tierras que arrienda Neagle, pero éste dice “no haber tenido noticias del propietario”. Neagle paga el consumo de agua al propietario de las tierras, pero cree que la compensación debió haber sido abonada directamente a su cuenta, ya que él es el afectado. Tras los cortes, el número de vacas lecheras en la granja de Neagle en Winchester ha disminuido de 110 a 82, agravando su situación financiera.

BBC escribe que durante los cortes de agua, Neagle pidió ayuda a los bomberos, que acudieron con un camión cisterna para dar de beber a las vacas. En febrero, el agua se cortó nuevamente durante cuatro días debido a un problema en una planta de filtración.

Neagle menciona que su ganado necesita beber entre 12.000 y 14.000 litros de agua al día para mantener la salud y la producción. También señala que la falta de agua impedía la correcta limpieza del equipo de ordeño, lo que ocasionó enfermedades y mastitis en el ganado.

Qué opinamos en Sociedad Vegana

La situación referida por la BBC evidencia la irresponsabilidad en la producción de leche. La falta de un plan de contingencia adecuado para la provisión de agua demuestra la falta de preparación y consideración por el bienestar animal.

Es de conocimiento común que las tuberías de agua pueden romperse en climas fríos. A pesar de esto, parece que no se han implementado sistemas de emergencia de suministro de agua. Como resultado, 18 vacas tuvieron que ser sacrificadas debido a la falta de agua, una necesidad fundamental. Este incidente pone de manifiesto que, al final, son los animales los que pagan el precio de la negligencia humana.

Con todo, en una perspectiva más amplia, las vacas son animales que nacen con el único fin de ser explotados a lo largo de su vida, y al final, cuando dejan de producir leche, son sacrificados para vender su carne. Mientras los humanos involucrados – Southern Water, el propietario de las tierras y el granjero – lamentan las pérdidas económicas y discuten sobre el dinero en juego, es dable reflexionar acerca de las inhumanas condiciones que enfrentan estos animales en la industria lechera.

Es devastador y totalmente inaceptable que los animales tengan que sufrir y pagar el precio por la falta de preparación y negligencia humana. Este incidente debería servir como un llamado a la reflexión sobre la forma en que la industria lechera opera y la necesidad urgente de implementar mejores prácticas y sistemas de emergencia para garantizar el bienestar animal. Aunque, por cierto, la opción verdaderamente liberadora y definitiva de poner fin a esta tragedia es optar por las leches de origen vegetal.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: captura de pantalla, sitio de la BBC.

Categories
Nutrición

La vitamina B12: enfoque en su posible deficiencia y estrategias de incorporación en dietas veganas

La vitamina B12, una de las 13 vitaminas esenciales para la salud humana, se diferencia de otros nutrientes por su origen: no es producida por plantas ni animales, sino por bacterias del suelo. Estas bacterias son consumidas y asimiladas por animales como las vacas, que albergan bacterias sintetizadoras de B12 en sus intestinos. Así, obtenemos vitamina B12 al consumir productos cárnicos y lácteos. Para producir B12 comercialmente, se requiere una gran cantidad de bacterias, lo que la convierte en la vitamina más costosa del mercado, con un precio de alrededor de 20.000 libras esterlinas (25.000 dólares) por kilogramo.

Según un video difundido por The Royal Society, alrededor del 90% de la vitamina B12 mundial se produce en China, lo que podría generar una crisis global de B12 ante eventuales tensiones políticas o económicas.

La deficiencia de vitamina B12 se identificó inicialmente en personas con anemia perniciosa, una anemia no basada en hierro, a comienzos del siglo XX. En 1926, los científicos George Richards Minot y William Parry Murphy descubrieron que el consumo de hígado crudo, que es rico en vitamina B12, podía aliviar los síntomas de la anemia perniciosa. Esta investigación les valió el Premio Nobel de Medicina en 1934.

En las décadas siguientes, los científicos pudieron aislar la vitamina B12 y entender mejor su papel en la salud humana, incluyendo su importancia en la formación de glóbulos rojos y la función del sistema nervioso. Hoy en día, sabemos que la deficiencia de vitamina B12 puede causar una serie de problemas de salud, desde la fatiga y la debilidad hasta el daño neurológico.

A medida que las personas adoptan dietas basadas en plantas, los niveles de vitamina B12 tienden a disminuir, especialmente en aquellos que pasan de una dieta vegetariana a una vegana.

Existen diferentes formas de incorporar vitamina B12 a una dieta vegana, entre ellas el consumo de leches vegetales fortificadas, levadura nutricional, algas, ciertos tipos de hongos, y suplementos. Asimismo, la biofortificación de alimentos, que consiste en enriquecerlos con nutrientes esenciales, puede ser una solución. The Royal Society, con base en el Reino Unido, recuerda que durante la Segunda Guerra Mundial, Robert McCants y Elsie Wilson sugirieron la biofortificación del pan con calcio para proveer nutrientes esenciales a la población en tiempos de racionamiento. Hoy en día, se están realizando experimentos similares con vitamina B12.

Un descubrimiento fortuito reveló que las plantas podrían absorber vitamina B12 cuando se les suministra, abriendo la posibilidad de biofortificar plantas con este nutriente. Este hallazgo permite explorar nuevas formas de incorporar la B12 en dietas basadas en plantas, especialmente en un contexto donde estas dietas son cada vez más populares por razones de sostenibilidad y salud.

https://youtu.be/xUcFhCZVbV0
Categories
Derechos animales

Investigación encubierta revela graves abusos piscifactorías escocesas

Una investigación oculta de Igualdad Animal desenmascara la crueldad sistemática hacia las truchas y salmones en acuicultura escocesa.

Una investigación encubierta realizada por Igualdad Animal en piscifactorías escocesas ha expuesto un abuso sistemático y rampante. Los hallazgos de la organización, capturados mediante tecnología de drones durante dos meses a finales de 2022, revelan fallas constantes en el aturdimiento de los peces, peces heridos y ensangrentados después de ser succionados por los barcos, hacinamiento en las redes y peces lanzados violentamente por los trabajadores.

Según el investigador de Igualdad Animal, salmones y truchas fueron grabados siendo sacrificados en varios lugares a lo largo de la costa escocesa. Mark Borthwick, investigador doctoral de la Open-Oxford-Cambridge Partnership y experto en peces, calificó este caso como “uno de los peores maltratos a peces que he visto en toda mi carrera”.

Las imágenes desvelan numerosos abusos en las instalaciones flotantes. Los peces no son aturdidos adecuadamente, algunos entran al revés en la maquinaria de aturdimiento, recibiendo golpes y descargas en el cuerpo. Además, se observó un hacinamiento visible en las redes y en la maquinaria ensangrentada del matadero.

La piscifactoría de salmón investigada, ubicada en Loch Cairnbawn, está gestionada por Loch Duart Ltd, un conocido proveedor de restaurantes de alta cocina y chefs con estrellas Michelin. A pesar de estar acreditada por RSPCA Assured, GlobalG.A.P y Friends of the Sea, las imágenes desvelan una realidad preocupante.

“El sufrimiento masivo y evitable se está produciendo en cada fase del proceso”, afirma Borthwick. “El charco de sangre en la maquinaria de sacrificio sugiere que el equipo de bombeo utilizado para transportar a los peces de los corrales al barco probablemente esté causando grandes traumas a muchos de estos animales.”

Por su parte, Abigail Penny, directora ejecutiva de Igualdad Animal en Reino Unido, señala: “En esta piscifactoría, lejos de las miradas del público, estos trabajadores se creen invencibles y, al no haber inspecciones, no es difícil entender por qué. Los consumidores nunca podrán saber realmente lo que ocurre dentro de estas instalaciones; la mejor manera de evitar este sufrimiento es evitar por completo el consumo de pescado”.

Igualdad Animal ha denunciado todos estos hallazgos ante las autoridades competentes. Cada año se crían y sacrifican en el Reino Unido hasta 52 millones de salmones de piscifactoría y 25 millones de truchas arco iris.

Abigail Penny enfatiza: “Parece existir una cultura de incumplimiento dentro de esta industria y, claramente, no se puede confiar en sus prácticas. Necesitamos mayores protecciones legales para las decenas de millones de peces que se sacrifican cada año, una supervisión mucho mayor de esta industria y sanciones para quienes descuidan o maltratan a estos animales”.

Los peces son a menudo las víctimas olvidadas de la cría industrial de animales. Los científicos han demostrado que pueden sentir dolor y alegría. Y, sin embargo, faltan leyes que los protejan. Debemos hacer más para luchar por los animales que actualmente están atrapados en este sistema cruel.

Abigail Penny, Igualdad Animal

Además de la piscifactoría de salmones, la investigación de Igualdad Animal también se centró en la piscifactoría de truchas de Loch Etive, gestionada por Dawnfresh Farming. Sus productos se comercializan bajo la marca “R R Spink & Sons”, que ha abastecido a los principales supermercados en Reino Unido, así como a varios restaurantes de lujo, hoteles y clubes de campo.

“Las máquinas de aturdimiento necesitan ajustarse manualmente para ser efectivas con peces más grandes o más pequeños. Sin esto, hay muchas probabilidades de que los animales reciban un golpe erróneo y sufran cortes dolorosos mientras están conscientes”, dice Borthwick, indicando un área crítica de negligencia en la operación de la piscifactoría de truchas.

Todos estos descubrimientos resaltan la necesidad urgente de proteger legalmente a los peces y regulaciones más rigurosas en la industria acuícola. Como consumidores, tenemos el poder y la responsabilidad de decidir. Podemos poner fin al sufrimiento de salmones y truchas, y de los peces en general, optando por alternativas vegetales en nuestra alimentación. La organización Igualdad Animal invita a todos a considerar estas opciones y a visitar Love Veg, donde se pueden descargar libros electrónicos con recetas deliciosas, fáciles, nutritivas y libres de crueldad.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

A medida que avanzan nuestros conocimientos sobre la inteligencia y sensibilidad de los peces, es cada vez más evidente que estos animales acuáticos, a menudo descuidados en la temática del sufrimiento animal, merecen un lugar en nuestras conversaciones y en nuestros esfuerzos. Pese a que existe una creciente conciencia sobre el trato ético hacia los animales terrestres, los peces, por su naturaleza alejada de nuestra cotidianidad y su ambiente acuático, son lamentablemente marginados en estas discusiones.

La realidad es que los peces, como cualquier otro ser vivo, son capaces de experimentar sufrimiento y angustia. Diversas investigaciones han demostrado que los peces tienen la capacidad de sentir dolor, son conscientes de su entorno, poseen memoria a largo plazo y pueden incluso exhibir comportamientos sociales complejos. De igual manera, las prácticas industriales actuales, como las que se ven en la acuicultura intensiva – por ejemplo la piscicultura escocesa denunciada por Igualdad Animal – con frecuencia imponen condiciones de vida y procesos de faenamiento inhumanos.

El maltrato a los peces se oculta con frecuencia detrás del velo de la indiferencia y la ignorancia. Al no emitir sonidos audibles para el ser humano o mostrar expresiones faciales reconocibles, su sufrimiento suele pasar desapercibido o ser minimizado. Así, se convierten en las víctimas olvidadas de la crueldad animal, como bien dice Abigail Penny.

Es fundamental ampliar nuestro círculo de empatía para incluir a estos seres en nuestras consideraciones éticas. Las normativas de bienestar animal deben ser extensivas a todos los seres sensibles, incluyendo a los peces, y es imperativo que la industria acuícola adopte prácticas más humanas y responsables.

Y, claro está, la solución definitiva está en nuestras manos: optar por dietas basadas en plantas.

Más información en el sitio de Igualdad Animal.

Ilustración y fotografía de Abigail Penny: fotogramas (c) Igualdad Animal, YouTube

Categories
Nutrición

Estudios de nutrición respaldan dieta vegana para combatir enfermedades

Investigaciones demuestran que una dieta vegana puede ser efectiva en el tratamiento y prevención de enfermedades como la diabetes, enfermedades cardíacas y cáncer.

En un video publicado en YouTube por Plant Based News, el doctor Neal Barnard presenta las conclusiones de tres estudios históricos que demuestran los beneficios significativos de adoptar una dieta vegana frente a las dietas convencionales en el control y la prevención de diversos padecimientos de salud.

El primero de ellos es un estudio de tres años e duración realizado por el Physicians Committee, cuya conclusión principal fue que una dieta baja en grasas y completamente vegana demostrado ser efectiva en el tratamiento de la diabetes tipo 2. Los resultados mostraron una mejora significativa en el control del azúcar en la sangre al seguir esta dieta, incluso sin límite de calorías o carbohidratos.

En el segundo estudio referido por el doctor Barnard, su colega Caldwell Esselstyn llevó a cabo investigaciones centradas en enfermedades cardíacas. Los pacientes con enfermedad cardíaca existente adoptaron una dieta completamente vegana, eliminando así productos animales ricos en colesterol y grasa animal. El resultado fue una disminución del colesterol, mejoras en la presión arterial y pérdida de peso. Además, las arterias comenzaron a abrirse nuevamente y los síntomas de dolor en el pecho disminuyeron.

En el último estudio, realizado por el Dr. Dean Ornish y concentrado en el cáncer de próstata, la mitad de los participantes siguieron una dieta vegana mientras que la otra mitad recibió tratamientos médicos convencionales. Los resultados mostraron que ningún paciente del grupo vegano necesitó tratamiento adicional durante el estudio debido a que su antígeno prostático específico (PSA) no aumentó significativamente e incluso disminuyó un 4% durante ese año.

En conclusión, los tres estudios respaldan la adopción de una dieta vegana para el tratamiento y prevención de enfermedades como la diabetes, enfermedades cardiovasculares y cáncer.

Categories
Derechos animales

“Guardianes de la Galaxia Vol. 3” aborda la crueldad animal en su trama

La película “Guardianes de la Galaxia Vol. 3” ilustra el problema de la crueldad animal a través del personaje Rocket.

“Guardianes de la Galaxia Vol. 3”, dirigida por James Gunn, aborda el tema de la crueldad animal en su trama, utilizando el trágico pasado del personaje Rocket (con voz de Bradley Cooper) para hacer una reflexión necesaria. La película muestra escenas gráficas sobrecogedoras sobre maltrato animal al relatar los orígenes del mapache Rocket.

Cuando Rocket resulta gravemente herido, sus compañeros de equipo, incluidos Star-Lord (Chris Pratt) y Drax (Dave Bautista), se embarcan en una misión arriesgada para salvarlo del villano High Evolutionary (Chukwudi Iwuji), quien es responsable de su creación. Mientras Rocket está inconsciente, el público es testigo de sus recuerdos de ser sometido a experimentos junto con otros animales cautivos que también se convierten en sus amigos.

El objetivo del High Evolutionary es crear la especie perfecta mediante experimentos con animales, haciéndolos evolucionar y quemando vivos a aquellos que no cumplen con sus expectativas. Los amigos de Rocket son todos ciborgs, como Lylla, una nutria con brazos mecánicos; Teefs, una morsa con ruedas; y Floor, un conejo con boca trampa metálica.

Aunque no se lastimaron animales reales durante la producción del filme, las escenas que muestran crueldad animal son difíciles de ver. No obstante, como señala USA Today, estas imágenes sirven para resaltar problemas reales de crueldad y experimentación animal.

La película ha recibido tanto elogios como críticas por su enfoque en este tema delicado. Personas por el Trato Ético de los Animales (PETA) la calificó como “la mejor película de derechos animales del año”, mientras que algunos espectadores han pedido la inclusión de advertencias sobre el contenido gráfico.

El objetivo final de “Guardianes de la Galaxia Vol. 3” es fomentar la empatía hacia todos los seres vivos. A través del viaje de Rocket, la película enfatiza la importancia de la compasión y el entendimiento de la realidad de millones de animales en todo el mundo.

“Por medio de Rocket, James Gunn ha puesto un rostro, un nombre y una personalidad a los millones de animales vulnerables que están siendo sometidos a pruebas en laboratorios en estos mismos momentos”, dijo Lisa Lange, vicepresidenta sénior de PETA, en un comunicado. “La historia de Rocket es difícil pero importante para entender el objetivo general del filme: promover más empatía hacia todas las criaturas, peludas o no”.

“La compasión es la respuesta a todos los problemas en este planeta. Y si puedes tener compasión por todos los seres vivos, realmente te ayudará a llevar una vida mucho más plena”, dijo el director James Gunn a USA Today.

Ilustración: fotograma (c) Marvel Studios, YouTube

Categories
Derechos animales

La tragedia de Lyndi-P: un toro que enriquece a sus dueños, que bromean y lo llaman “estrella pornográfica”

Lyndi-P, un “toro de élite” que genera importantes ingresos para sus propietarios, se enfrenta a una cruda realidad en la que debe producir continuamente esperma o ser sacrificado. A pesar de los esfuerzos del animal, sus cuidadores muestran una total falta de compasión, bromeando sobre la difícil situación del toro y mercantilizando su existencia.

La corporación de Radio y Televisión de Noruega, NRK, escribe sobre la ganadera noruega Torunn Hovde, quién “creó” el toro de élite Lyndi-P mediante la cría selectiva, utilizando pruebas de ADN para encontrar padres adecuados. Lyndi-P es ahora uno de los 24 toros de élite de Noruega, que produce esperma para inseminación artificial. El toro puede producir entre 400 y 1.000 dosis a la semana, con una dosis regular que se vende por 335 coronas y una dosis separada por sexos por 560 coronas en Noruega. La versión separada por sexos garantiza que sólo nacerán “vacas lecheras”.

El valor generado en el mercado noruego puede alcanzar las 335.000 coronas semanales, suponiendo un rendimiento máximo sin separación de sexos. El semen de Lyndi-P se ha vendido en Noruega, EE UU, Alemania, Reino Unido e Irlanda. Hovde vendió a Lyndi-P a Geno, una cooperativa propiedad de ganaderos lecheros noruegos, por 15.000 coronas (USD 1.400) cuando tenía 14 semanas. Los beneficios de las ventas de semen de Lyndi-P van a parar a las arcas de Geno.

Según Geno, por una semana de trabajo, consistente en dos eyaculaciones, Lyndi-P aporta dosis por valor de 670.000 coronas (64.000 dólares) equivalentes a 255.000 dólares al mes.

El ejecutivo de Geno, Hans Storlien, afirma que Lyndi-P seguirá produciendo mientras se mantenga en forma y sano. Pero todo depende de que la demanda no desaparezca. “Si la demanda cesa, el toro será sacrificado”.

Qué pensamos en Sociedad Vegana

Lyndi-P es tratado como un mero objeto, destinado a rendir en beneficio de los ganaderos. Se espera que el toro produzca al menos dos dosis semanales de esperma y, si no cumple, se le mata. Es un ejemplo escalofriante de cómo se trata a los animales como meras herramientas para obtener beneficios, sin tener en cuenta su bienestar o gratitud por su servicio.

Los propietarios se están beneficiando de la explotación de Lyndi-P, y ni ellos ni el sistema que representan parecen tener intención alguna de mostrar gratitud al animal. Enviar a Lyndi-P a un santuario como muestra de agradecimiento por haberles hecho ricos es una noción inconcebible para ellos y para la industria agrícola que apoya este tipo de trato.

Este enfoque de los animales como mercancías es profundamente perturbador y requiere un cambio significativo de mentalidad y valores. Después de leer esta información, y teniendo en cuenta las noticias de la industria porcina noruega (ver artículos de referencia), sólo podemos preguntarnos: ¿qué le pasa a Noruega, campeona de los derechos humanos, pero obviamente no del bienestar animal?

Por Héctor Pizarro, Sociedad Vegana. Fuente: NRK.

Ilustración: “Acá [Lyndi-P] aparece en la revista porno. Ahora se están haciendo muchas hijas a partir de él”, bromea Torunn Hovde. Fotografías (c) NRK

Categories
Derechos animales

Aubrey Plaza es criticada por campaña publicitaria contra la leche basada en plantas

Aubrey Plaza se enfrenta a la reacción de sus fans y activistas por su participación en una campaña publicitaria satírica a favor de la “leche real”.

La actriz Aubrey Plaza está siendo objeto de críticas por su participación en un anuncio satírico del “Programa Educacional de los Productores de Leche (MilkPEP)” que, en realidad, es una empresa de marketing financiada por las grandes empresas lácteas. La campaña, que se burla de las leches de origen vegetal, presenta a Plaza promocionando sarcásticamente una supuesta leche elaborada con madera. El anuncio termina con la pregunta: “¿Tu leche es real?”, subrayando la perspectiva de la industria láctea de que sólo la leche de origen animal puede ser considerada leche de verdad.

MilkPEP busca contrarrestar la menguante popularidad de los lácteos de origen animal entre los consumidores más jóvenes. La empresa ha creado cuentas en las redes sociales, un sitio web e incluso merchandising de la empresa ficticia “Wood Milk” para apoyar la campaña.

El anuncio ha desatado las críticas de los seguidores de Plaza y de los activistas a favor de los productos vegetales, acusándola de ser una “propagandista de los lácteos”. A raíz de las reacciones, Plaza desactivó los comentarios en un post patrocinado de Instagram que promocionaba el anuncio. A pesar de ello, los seguidores siguieron expresando su desaprobación en otros posts de Plaza donde los comentarios seguían habilitados.

Ni el sarcasmo ni la complicidad de estrellas de Hollywood pueden ocultar la aborrecible realidad detrás de la “leche real”. Video de la campaña de Animal Save Movement.

Se critica especialmente a Plaza y al la industria láctea por promover la hipocresía medioambiental, ya que la agricultura animal es uno de los principales responsables de la crisis climática. En efecto, se promete plantar 10.000 árboles con las ganancias de las ventas de camisetas y otros cachivaches de la campaña “Wood Milk”, en circunstancias que la industria láctea es un factor clave en la deforestación del planeta.

Ilustración: Aubrey Plaza se burla de las leches vegetales mientras un ternero bebe un sustituto de la leche de vaca, subrayando la ironía de que la “leche real” está reservada para el consumo humano.

Le recomendamos leer el siguiente artículo sobre la trágica verdad de la “leche real”:

Categories
Derechos animales

Video expone los horrores del aturdimiento de cerdos con CO2 en el Reino Unido

Un video encubierto revela el angustioso aturdimiento de cerdos con CO2 en un matadero del Reino Unido, renovando las peticiones de métodos de sacrificio alternativos.

El periódico The Guardian ha publicado una filmación encubierta de cerdos sometidos a aturdimiento por CO2 en un matadero del Reino Unido, que pone de relieve la naturaleza “totalmente inhumana” de este método. El vídeo, grabado en el matadero Pilgrim’s Pride de Ashton-under-Lyne, muestra grupos de cerdos aterrados mientras son bajados a una cámara de gas. Expertos en bienestar animal, como el profesor Donald Broom, de la Universidad de Cambridge, sostienen que las reacciones de los cerdos evidencian escaso bienestar y máximo sufrimiento.

Pilgrim’s UK, antes conocida como Tulip, es una división de Pilgrim’s Pride Corporation, propiedad de JBS, el productor brasileño de carne. Su política de bienestar animal establece: “En Pilgrim’s UK es esencial que todos los cerdos sean tratados humanamente a lo largo de su vida y que el bienestar del cerdo esté siempre a la vanguardia de todo lo que hacemos”. Confirma que todos los cerdos de Pilgrim’s se aturden utilizando CO2.

Según The Guardian, el uso de CO2 para aturdir a los cerdos ha aumentado hasta alcanzar el 88% en 2022, a pesar de que en 2003 el Consejo para el Bienestar de los Animales de Granja recomendó eliminar progresivamente su uso durante la década siguiente. La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria también ha expresado su preocupación por los efectos aversivos y angustiosos del CO2 en los animales. Sin embargo, la National Pig Association (NPA) del Reino Unido afirma que el aturdimiento con CO2 “es actualmente el método comercial más humano y eficaz disponible”.

El Departamento de Medio Ambiente, Alimentación y Asuntos Rurales (Defra) del Reino Unido financió una investigación sobre el aturdimiento por baja presión atmosférica (Laps) como posible alternativa, pero la consideró deficiente en términos de trato humano. La NPA y otras organizaciones celebraron una cumbre para debatir mezclas de gases alternativas, pero llegaron a la conclusión de que “no existían otros sistemas viables”. Aunque los gases inertes como el argón o el helio podrían ser alternativas, su mayor coste “supone un obstáculo financiero para la industria cárnica”.

Peter Stevenson, responsable de políticas de Compassion in World Farming, instó al gobierno a prohibir el uso de altos niveles de CO2 para 2026, obligando a la industria a desarrollar un método de sacrificio realmente humano. Un portavoz del gobierno reconoció la preocupación por el uso de CO2 y aseguró que seguirían buscando alternativas viables basadas en las últimas pruebas.

Lo que pensamos en Sociedad Vegana

Las imágenes encubiertas que revelan el horror al que son sometidos millones de cerdos producidos en el Reino Unido ponen de manifiesto las verdaderas prioridades de la industria cárnica, que favorecen el ahorro de costos y el lucro por encima del bienestar animal. Es desalentador ver que, a pesar de las recomendaciones de eliminar progresivamente el aturdimiento con CO2, su uso no ha hecho más que aumentar, lo que evidencia una flagrante indiferencia por el bienestar de los animales.

El hecho de que gases inertes como el argón o el helio no se tengan en cuenta debido a su mayor coste pone aún más de relieve la mentalidad orientada al lucro de la industria cárnica. Es inaceptable que se permita que los intereses financieros se impongan al tratamiento ético de los animales en nombre de la eficiencia y la rentabilidad. Esto lleva a dudar del compromiso de la industria con unos métodos de sacrificio auténticamente humanos y de su responsabilidad hacia los animales a su cargo.

Además, la respuesta del gobierno británico resulta insuficiente para abordar el problema, ya que sólo asegura que seguirá buscando alternativas viables. Este enfoque pasivo se queda corto a la hora de exigir responsabilidades a la industria e impulsar cambios inmediatos y tangibles.

La situación documentada en el Reino Unido no es excepcional ya que la práctica de aturdimiento con CO2 es estándar en todo el mundo. También era de esperar la lógica de la industria cárnica; es decir, lucro por encima de todo, sumada a su gastado y vacío discurso de “nos importa el bienestar animal”.  Sin embargo, sorprenden los razonamientos de los entornos académicos que han validado estas prácticas. Durante la preparación de este artículo encontré un documento publicado en 2009 por la Universidad Autónoma de Barcelona, donde se señala: “La exposición al dióxido de carbono (CO2 ) es uno de los métodos más utilizados dado que presenta una serie de beneficios en comparación con el aturdimiento eléctrico, como la posibilidad de poder realizarlo en grupos, no tener que sujetar al cerdo o la obtención de una carne de mejor calidad. El efecto de este gas -con una concentración de entre el 80% y el 90%- sobre el organismo consiste en una depresión de la actividad nerviosa del animal, derivando en una pérdida de conciencia y en una reducción de su padecimiento”.  Luego, la Universidad Autónoma de Barcelona señala que la legislación europea vigente “obliga en los mataderos a aturdir todos los animales previamente a su sacrificio con el objetivo de eliminar cualquier tipo de estrés y/o padecimiento”.

Esta argumentación me ha dejado perplejo, pues el angustiante video en cuestión (uno de muchos) muestra escenas de máximo estrés, pavor y agonía en los cerdos. A riesgo de abundar, quiero hacer una pregunta quizás retórica: ¿Se está cumpliendo el objetivo legal de eliminar cualquier tipo de estrés y/o padecimiento, o se está causando, como estamos viendo, un máximo estrés y padecimiento a los cerdos?

La opción verdaderamente humana

Las angustiosas realidades de la industria cárnica, como muestran las horrendas imágenes del matadero británico, sirven de crudo recordatorio del sufrimiento que soportan animales inocentes en aras de nuestro consumo. La industria cárnica existe únicamente porque hay demanda por sus productos. Al adoptar un estilo de vida vegano, los consumidores se apartan de este sufrimiento innecesario. Al elegir alternativas basadas en plantas, no sólo está promoviendo un mundo más compasivo, sino que también está contribuyendo a un futuro más sano y sostenible para nuestro planeta.

Recuerde, cada elección que haga como consumidor importa; juntos, podemos fomentar un mundo más amable, más verde y más equitativo. Si aún no lo es, le imploro considerar la posibilidad de hacerse vegano y unirse al creciente movimiento que aspira a poner fin al sufrimiento innecesario de los animales.

Al hacerlo, le aseguro que experimentará una sensación liberadora, colmada de plenitud y felicidad, al dejar de participar en un sistema que explota a los animales. Este profundo cambio de perspectiva y estilo de vida trae consigo una inmensa sensación de paz interior y armonía, ya que sus acciones estarán en lo sucesivo alineadas con sus valores de compasión y empatía hacia todos los seres vivos.

En última instancia, la plenitud y la felicidad que provienen de vivir en armonía con sus valores y desvincularse de un sistema que perjudica a los animales puede ser una experiencia que le cambie la vida, enriqueciéndola y fomentando un sentimiento de unidad con todos los seres en este viaje compartido por la Tierra.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Categories
Derechos animales

Proponen que sacrificar pollos sea igual de trivial que un videojuego de realidad virtual

Al convertir el acto de matar pollos en una experiencia similar a un videojuego, nueva tecnología busca reducir la gravedad percibida de un acto de máxima violencia.

El uso de la tecnología de realidad virtual en los mataderos plantea problemas éticos, ya que convierte el sufrimiento real de los pollos en píxeles de videojuego, lo que podría insensibilizar a los trabajadores frente a la violencia inherente de su trabajo.

El Instituto de Investigación Georgia Tech de Estados Unidos ha desarrollado una tecnología de realidad virtual (RV) destinada a ayudar a los trabajadores de los mataderos de pollos a realizar sus tareas desde la comodidad de sus hogares. Esta iniciativa surge como respuesta a los elevados índices de rotación anual en la industria, que pueden alcanzar hasta el 100% en Estados Unidos. La tecnología se discutió en un vídeo en el canal de YouTube del conocido escritor y promotor del veganismo, Ed Winters.

Gary McMurray, ingeniero principal de investigación de Georgia Tech, cree que permitir a los trabajadores realizar sus tareas a distancia a través de la RV podría ser “realmente potenciador”. Sin embargo, el uso de la tecnología de RV en este contexto plantea problemas éticos, ya que no aborda la cuestión central del sufrimiento animal.

“Aunque la RV tiene el potencial de mejorar las condiciones de trabajo en varias industrias, en el caso del sacrificio de pollos puede insensibilizar aún más a los individuos ante la violencia que infligen a los animales. Al convertir el acto de matar pollos en una experiencia similar a un videojuego, la tecnología podría reducir la gravedad percibida de la violencia”, comenta Winters, a cuyo juicio el desarrollo de la tecnología de RV para los mataderos de pollos es un paso innecesario. En su lugar, los recursos podrían destinarse al desarrollo de alternativas a base de plantas y carne cultivada, creando oportunidades de trabajo en industrias que no requieren matar animales para ganarse la vida.

Winters también señala que la tecnología de RV puede utilizarse en beneficio de los animales, por ejemplo mediante la producción de carne cultivada en células o sustituyendo los zoológicos y acuarios por experiencias inmersivas, que permitan a la gente conectar con los animales en sus hábitats naturales. Sin embargo, “la decisión de la industria cárnica de utilizar la RV para el trabajo de sacrificio a distancia muestra lo peor de las capacidades humanas”, concluye Ed Winters.

Qué opinamos en Sociedad Vegana

La propuesta de Georgia Tech es un avance tecnológico que lamentamos. Concidimos con Ed Winters, en el sentido que se busca normalizar, al punto de convertir en superficial, el acto de matar animales. Se obstruye así el progreso hacia alternativas más compasivas.

El uso de la tecnología de RV en este contexto podría sentar un peligroso precedente para otras industrias. Si permitimos la insensibilización de los trabajadores al sufrimiento animal a través de la RV, podríamos abrir inadvertidamente la puerta a aplicaciones similares en otras prácticas éticamente cuestionables. En su lugar, proponemos que Georgia Tech busque aprovechar el potencial de la RV para un cambio positivo, como la educación, la concienciación sobre el bienestar animal y el fomento de la empatía y la compasión en nuestra sociedad.

Por lo demás, la noción misma de necesitar separar al perpetrador del acto de matar para hacer el trabajo más tolerable -y evitar así la rotación mencionada por Winters- es un fuerte indicador de que la práctica en sí misma es fundamentalmente errónea. El distanciamiento que se busca, o la “protección” del matarife, al usar realidad virtual, plantea serias cuestiones éticas que es necesario considerar.

Al eliminar la interacción física directa entre el trabajador y el animal, el sistema de RV propuesto facilita que los individuos ignoren la gravedad y las consecuencias de sus actos. Georgia Tech habilita así una peligrosa desconexión de la realidad del sufrimiento animal y de la responsabilidad moral asociada al hecho de quitar una vida.

En lugar de encontrar formas de proteger a los trabajadores de la angustiosa naturaleza de su trabajo, deberíamos centrarnos en crear un sistema alimentario más ético y sostenible que no se base en causar daño a seres sensibles.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Ilustración: captura de pantalla, Surge/Ed Winters, YouTube

Categories
Derechos animales

Noruega no consigue superar su grave crisis de bienestar animal

Los animales están sufriendo como nunca antes en las granjas noruegas, con inspectores consumidos por el papeleo y la frustración. Solo se cumplen las inspecciones donde hay dinero y obligaciones internacionales: los mataderos.

Uno de los países más ricos del mundo simplemente no tiene recursos económicos ni humanos para solucionar su perenne crisis de bienestar animal.

La Corporación de Radio y Televisión de Noruega (NRK) ha publicado un nuevo artículo investigativo, donde da cuenta de “inspectores desesperados” que advierten que ya no tienen capacidad para atender las denuncias, ni siquiera los casos más graves, de bienestar animal, por lo que la situación sería “catastrófica para los animales”. Varios inspectores filtraron documentos internos y hablaron directamente con NRK.

En el departamento de la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria, Mattilsynet, en la provincia de Telemark, el jefe del departamento Jan Egil Aronsen ha dado instrucciones para que no se abran nuevos casos hasta que se resuelvan los antiguos, y los inspectores ya no se desplazan para comprobar el bienestar de los animales. Cuando NRK lo llamó para “concertar una entrevista sobre las inspecciones”, Aronsen guardó silencio unos momentos y luego dijo retóricamente “¿de qué inspecciones me habla?”

Por su parte, el médico veterinario Trond Svare, quien renunció a Mattilsynet por frustración y salud mental, dijo conocer varios lugares donde los animales sufrían, pero que simplemente no tenían tiempo para controlar los criaderos.

Según NRK, docenas de inspectores frustrados de todo el país han expresado su preocupación, y algunos de ellos han hablado abiertamente de la situación. Una carta obtenida por NRK muestra a un inspector escribiendo a la dirección: “No podemos seguir sentados viendo cómo ocurre esto sin denunciarlo”.

 La veterinaria y representante sindical Britt Helene Villand Lindheim afirma que la ciudadanía no tiene idea del escaso control que ejerce Mattilsynet, y que ahora simplemente deben elegir inspeccionar a “los peores entre los peores” dueños de granjas de cría de animales. Por ley, Mattilsynet es responsable de salvaguardar el bienestar animal en Noruega, pero varios inspectores afirman que la gente se sorprendería si supiera la gravedad de los casos de bienestar animal que la autoridad tiene que dejar de lado. Esta situación se aplica indistintamente a animales de granjas y mascotas.

Sigrid Heldal, de 39 años, inspectora, afirma que el bienestar animal suele “acabar al final de la cola” y que hay menos tiempo para realizar las inspecciones.

Gunleif Oland, inspector de 67 años, afirma que la situación es ahora crítica para los animales.

Mattilsynet también ha sido criticada en informes de la Oficina Nacional de Auditoría y de KPMG por, entre otras cosas, su desordenada gestión de los casos. Como consecuencia, se ha exigido a la agencia que mejore la calidad y la documentación de sus inspecciones, lo que requiere más tiempo y recursos.

Según los inspectores, lo que lleva tiempo no son las inspecciones en sí, sino todo el seguimiento administrativo que se requiere después. Tras el informe de investigación de KPMG en 2019, Mattilsynet tuvo que concentrar más recursos en los casos más graves. Un inspector dijo: “tenemos que asegurarnos que cada frase que escribimos resista un análisis jurídico”.

Los inspectores revelaron que Mattilsynet está desechando más del 90% de las denuncias prioritarias sobre bienestar animal por falta de recursos. Varios inspectores afirmaron que es casi aleatorio si descubren o no tragedias animales.

Mattilsynet no tiene constancia de cuántos informes prioritarios se abandonan por falta de recursos. La gerencia no lleva estadísticas. Mientras tanto, los inspectores frustrados han empezado por cuenta propia a hacer listas informales de los casos que descartan, sin que se lo haya pedido la máxima gerencia. NRK publica, a modo de ejemplo, una página de una lista, donde línea tras línea se lee: “caso cerrado por falta de recursos”.

Ingunn Midttun Godal, directora general de la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria, no está de acuerdo en que la organización a su cargo haya perdido el control del bienestar animal. Señala que Mattilsynet cumple una labor supervisora aparte del mero control en terreno en los criaderos de animales, recalcando que “se inspecciona a todos y cada uno de los animales sacrificados en el país”. Al respecto, NRK escribe que los compromisos internacionales de Noruega la obligan a realizar inspecciones veterinarias en todos los mataderos del país. La conclusión es, entonces, que Mattilsynet da prioridad a las actividades donde se mueve dinero, no donde es urgente supervisar el bienestar animal. Respecto al gran número de denuncias y la “desesperación existente entre los inspectores”, Godal dijo que “quizás cuando ustedes llamaron sólo les tocó hablar con quienes están disconformes”.

Categories
Nutrición

Las papas fritas de McDonald’s: ¿Son veganas?

Las famosas papas fritas de McDonald’s pueden no ser veganas, ni siquiera en el Reino Unido. Los ingredientes varían según el país, y la versión estadounidense contiene saborizante de carne de vacuno a base de leche.

Según Plant Based News, las papas fritas de McDonald’s pueden no ser aptas para veganos o vegetarianos en todo el mundo debido a los saborizantes no vegetales y aceites vegetales añadidos en algunas zonas. Mientras que las patatas fritas de McDonald’s son aptas para veganos en el Reino Unido, las de Estados Unidos no son aptas para veganos ni vegetarianos debido al “saborizante natural de ternera” que contiene leche. La página web de la empresa señala que existen riesgos de contaminación cruzada por huevo y productos lácteos, lo que hace que las papas fritas no sean aptas para alérgicos. En otros países también pueden variar los ingredientes, por lo que es esencial comprobarlo antes de consumirlas.

El hecho de que las papas fritas contengan el aromatizante de carne de vacuno no es muy conocido, y puede resultar chocante para algunos clientes. En abril de 2023, un usuario de TikTok de nombre Jordan creó un vídeo sobre el tema, que se hizo viral. “Sé por qué las papas fritas de McDonald’s saben diferente a las de los demás”, dijo. “Y se los voy a decir”.

Luego pasó a explicar lo del sabor a carne de vacuno, añadiendo: “Por eso sus papas fritas saben tan bien pero también tan diferentes de las de todos los demás. Probablemente sea una mala noticia para los veganos, pero cuanto más sepan, mejor”.

Mucha gente expresó su asombro ante el vídeo, y uno de ellos escribió: “Toda mi vida es una mentira”.

Categories
Derechos animales

Más de 200 millones de animales son utilizados anualmente en experimentos en todo el mundo

A pesar de los avances en los métodos alternativos, la experimentación con animales sigue estando muy extendida, con millones de animales utilizados en la investigación médica y cosmética.

Más de 200 millones de animales se utilizan cada año en experimentos en todo el mundo, incluyendo ratas, conejos, cobayas, cerdos, monos y otros. Aunque la ciencia ha avanzado en la búsqueda de métodos alternativos para probar la seguridad de los productos para uso humano, esta práctica sigue siendo frecuente en la mayoría de los países. La comunidad científica reconoce que los datos procedentes de la experimentación animal no siempre son exactos, pero sigue siendo el método más utilizado para probar la seguridad de medicamentos, fármacos y productos cosméticos o farmacéuticos.

Según la estimación de 2015 de Cruelty Free International, se utilizan al menos 192,1 millones de animales para ensayos e investigación en todo el mundo. La cifra exacta es difícil de estimar debido a las diferentes clasificaciones y a la falta de transparencia entre países. “A pesar de que la comunidad científica ha identificado que los análisis en animales no son siempre eficaces, y las evidentes diferencias genética que tenemos con conejos, ratones y otras especies, la experimentación sigue siendo una práctica común y sumamente cruel. Como organización queremos motivar a la comunidad científica de América Latina en avanzar en métodos alternativos que sean más seguros para las personas, y más éticos por los animales”, afirma Daniela Medina, cofundadora y Directora de Gestión y Finanzas de ONG Te Protejo.

Entre los países que lideran la experimentación animal se encuentran China, Estados Unidos, Canadá, Corea del Sur, Japón, Australia, Brasil, Reino Unido, Alemania e India. En la última década, los esfuerzos para acabar con la experimentación animal con fines cosméticos han progresado, con prohibiciones legislativas en 42 países y proyectos de ley pendientes en países latinoamericanos.

“Como consumidores, podemos contribuir a acabar con estas prácticas crueles eligiendo productos cosméticos, de cuidado personal y para el hogar con certificación “sin crueldad”, que garantice que están 100% libres de experimentación animal en todo su proceso de producción. Para encontrar marcas con esta certificación, visite www.ongteprotejo.org o descargue la aplicación gratuita #ViveSinCrueldad“, escribe Te Protejo en un comunicado de prensa.

La experimentación con animales es moral y éticamente incorrecta por varias razones. En primer lugar, somete a los animales a dolor, sufrimiento y angustia innecesarios, violando sus derechos básicos a vivir libres de daños. El uso de animales en la investigación implica a menudo procedimientos invasivos, confinamiento y, en última instancia, la muerte. En segundo lugar, la experimentación con animales es científicamente defectuosa debido a las importantes diferencias genéticas y fisiológicas entre los seres humanos y los animales utilizados en los experimentos, que pueden conducir a resultados inexactos y poco fiables. Esto significa que la experimentación con animales no sólo causa un inmenso sufrimiento, sino que también puede obstaculizar el progreso científico. Por último, el uso continuado de la experimentación con animales contrasta con la creciente disponibilidad de métodos alternativos que son más humanos, precisos y rentables. Estos métodos alternativos, como las pruebas in vitro, las simulaciones por ordenador y la tecnología de órganos en un chip, pueden proporcionar datos más relevantes y fiables para la salud y la seguridad humanas, haciendo que las pruebas con animales no sólo sean crueles, sino también científicamente obsoletas.

Categories
Nuestro planeta

Elefantes, nutrias y ballenas: Los campeones naturales del almacenamiento de carbono

Los elefantes, las nutrias y las ballenas potencian la capacidad de almacenamiento de carbono de los ecosistemas, ofreciendo soluciones climáticas vitales procedentes de la naturaleza.

En un reciente artículo publicado en The Guardian, Matthew Gould, CEO de la Sociedad Zoológica de Londres (ZSL), destaca una nueva investigación que revela la importancia de los elefantes, las nutrias y las ballenas para aumentar la capacidad de almacenamiento de carbono de sus ecosistemas. Según Gould, estos animales dispersan semillas, controlan poblaciones de otras especies y liberan nutrientes, todo lo cual contribuye al almacenamiento de carbono en sus entornos.

Gould subraya que comprender el papel que desempeñan los animales en la captura de carbono tiene profundas implicaciones para los esfuerzos de conservación. El estudio publicado en Nature sugiere que, aunque los animales salvajes sólo representan el 0,3% de la biomasa mundial, pueden provocar una diferencia de entre el 15% y el 250% en el almacenamiento de carbono dentro de un ecosistema.

Las soluciones basadas en la naturaleza son esenciales para hacer frente a la degradación climática. Gould nos insta a no pasar por alto los complejos mecanismos que la naturaleza ha desarrollado para la captura de carbono, y a centrarnos tanto en las plantas como en los animales en los esfuerzos de conservación. Por ejemplo, los grandes animales pueden ayudar a mantener el almacenamiento de carbono del permafrost ártico compactando la nieve y manteniendo el suelo congelado.

La conservación funciona, según Gould, y las poblaciones animales pueden recuperarse rápidamente cuando se les brinda la oportunidad. Entre los proyectos de conservación que han tenido éxito se encuentran el regreso de los milanos reales en Inglaterra y la recuperación de los tigres en Nepal y la India. Gould, hace hincapié en la necesidad de un nuevo modelo de conservación, centrado en la coexistencia entre la vida salvaje y las personas.

En conclusión, Gould sostiene que nuestro futuro está entrelazado con el bienestar de los animales salvajes y que, si queremos salvarnos, debemos mejorar en su protección.

Las investigaciones destacadas por Matthew Gould subrayan la importancia de la biodiversidad para mitigar el cambio climático. Al reconocer la interconexión de los ecosistemas, podemos apreciar mejor el papel que desempeñan las distintas especies en el mantenimiento del delicado equilibrio que favorece la captación de carbono. Esta comprensión refuerza la necesidad de enfoques holísticos para la conservación, que den prioridad a la preservación de ecosistemas enteros, en lugar de centrarse únicamente en especies individuales.

Por otra parte, es esencial integrar los conocimientos y la experiencia de las comunidades locales en los esfuerzos de conservación, ya que a menudo poseen una visión única de los ecosistemas que habitan. Las estrategias de colaboración que tienden puentes entre la investigación científica y los conocimientos tradicionales pueden conducir a soluciones más eficaces y sostenibles tanto para las personas como para la vida silvestre.

Asimismo, los entornos urbanos no deben pasarse por alto en los esfuerzos de conservación. Los espacios verdes y la fauna urbana también pueden contribuir a la captura de carbono y ofrecer otros valiosos servicios ecosistémicos, como la reducción del efecto isla de calor urbano y la mejora de la calidad del aire. Al incorporar soluciones basadas en la naturaleza a la planificación urbana, podemos crear ciudades más resistentes y sostenibles que beneficien tanto a las personas como a la fauna.

Por último, es crucial aumentar la concienciación pública sobre la conexión entre la biodiversidad y la mitigación del cambio climático. Las campañas educativas pueden ayudar a la gente a comprender la importancia de conservar los ecosistemas naturales y las especies que los habitan. Fomentando el sentido de la responsabilidad y el aprecio por el mundo natural, podemos inspirar la acción colectiva y el apoyo a las iniciativas de conservación en todo el mundo.

Héctor Pizarro, Sociedad Vegana (hector@sociedadvegana.com)

Categories
Nutrición

¿Cómo se verían los animales que hoy no llegan a su esperanza de vida por causa de la industria alimentaria?

NotCo presenta imágenes creadas por inteligencia artificial, representando a los animales que normalmente no llegan a una edad adulta debido a la industria alimentaria.

¿Cuándo fue la última vez que viste una vaca, cerdo o un pollo viejos? La mayoría de la gente nunca ha visto a estos animales llegar a una edad mayor ya que el sistema alimentario actual sólo les permite vivir una temporada corta de su vida natural. NotCo, la empresa global de foodtech conocida por su misión de crear un mundo más sostenible eliminando a los animales de la ecuación alimentaria con ayuda de la tecnología de inteligencia artificial patentada (Giuseppe), aprovecha este día de la tierra para darle un nuevo uso a su tecnología: Darle un vistazo a la gente sobre la diferencia entre el tiempo que viven los animales en la naturaleza y en el sistema alimentario convencional.

Las cautivadoras imágenes de inteligencia artificial se pueden ver en las redes sociales, vallas publicitarias y anuncios impresos en algunas ciudades de Estados Unidos hasta el final del mes de abril el cual es conocido como “El mes de la Tierra”. La campaña fue creada para mostrar cómo la mayoría de las personas se sorprenden al descubrir que las vacas pueden vivir hasta 49 años en la naturaleza, los cerdos hasta los 23 y los pollos hasta los 13 años. Sin embargo, en el sistema alimentario actual, estos animales solo viven cuestión de meses y a veces solo días. NotCo también está utilizando las imágenes en otros países donde opera, incluyendo Chile, Brasil, Canadá y Argentina.

“Hemos recurrido a la inteligencia artificial para aclarar la mente y darnos una idea sobre cómo podría ser un futuro mejor. En la actualidad, animales como las vacas, los cerdos y los pollos que se crían para la alimentación sólo viven una fracción de su esperanza de vida natural. Con esta campaña queremos desencadenar una conversación más profunda sobre la industria actual y el gran poder que tenemos en nuestras manos al integrar la industria plant-based en nuestros hábitos”, afirmó Kevin Orozco, Director de Marketing en NotCo México.

“En NotCo, ya utilizamos esta inteligencia artificial patentada para crear alimentos hechos a base de plantas desde hace mucho tiempo, este día de la tierra quisimos darle una vuelta a las cosas para intentar construir un mejor futuro para el planeta”.

La producción mundial de alimentos basada en la cría de animales, ocupa un tercio de la superficie terrestre y emite más dióxido de carbono (CO2) que todo el transporte mundial junto. Desde su creación, NotCo ha ampliado los límites de la producción sostenible de alimentos gracias a su tecnología de inteligencia artigficial y ciencia únicas. La inteligencia artificial patentada de NotCo, Giuseppe, analiza la estructura de los alimentos de origen animal a nivel molecular para reproducir su sabor, textura, funcionalidad y olor, utilizando únicamente plantas. Además de un sabor increíble, los alimentos vegetales resultantes tienen un impacto mucho menor en el planeta y sus valiosos recursos. Por ejemplo, NotChicken™ utiliza un 86% menos de agua y genera un 73% menos de CO2 que la producción tradicional de pollo.

“En NotCo, creemos que la inteligencia artificial es la clave para abrir un nuevo y mejor futuro de la alimentación ya que tiene la capacidad de eliminar nuestra dependencia de la producción de alimentos de origen animal”, dijo el cofundador y CEO de NotCo, Matias Muchnick.

“Nos hicimos una pregunta muy sencilla ¿Cuándo fue la última vez que viste una vaca vieja? La respuesta seguramente es nunca, así que en NotCo recurrimos a otro tipo de inteligencia artificial para que nos diera una visión precisa. Nos quedamos asombrados con lo que vimos y creemos que la gente también lo estará. Con estas imágenes buscamos que, si todo sale bien, la respuesta en unos años sea muy distinta a la que tenemos hoy”.

La nueva campaña educativa de NotCo llega poco después de que la empresa anunciara que ya cuenta con la certificación B Corp, que es un movimiento mundial de empresas que promueven altos niveles de actuación social, medioambiental, transparencia y responsabilidad. La Certificación B Corp de NotCo se aplica a todos sus productos en Estados Unidos, incluyendo NotMilk™, NotBurger™ y NotChicken™, así como a productos como NotMeat™, NotIceCream™ y NotMayo™ en países como Canadá, Brasil, Argentina, Chile, México, Perú, Colombia, Ecuador y Paraguay.

Categories
Derechos animales

Manifestantes colombianos exigen prohibición de las corridas de toros

El 28 de marzo, manifestantes protestaron en Bogotá, capital de Colombia, contra las corridas de toros y los encierros, pidiendo a los legisladores que prohibieran esta práctica.

Decenas de manifestantes se reunieron frente al Congreso del país, en la Plaza de Bolívar. “Estamos aquí para gritar unidos que Colombia está en proceso de construir la paz y que la paz también debe incluir a los animales”, dijo el manifestante Derly Flores.

Liderados por Andrea Padilla, senadora de la República y reconocida animalista, los manifestantes solicitaron a los congresistas votar a favor de los proyectos de ley que pretenden acabar con las corridas de toros.

El propio presidente Gustavo Petro es uno de los principales abanderados de la causa anti corridas de toros y así lo demostró cuando fue alcalde de la ciudad de Bogotá al no permitir corridas de toros en la Plaza de Toros de Santamaría, una de las más importantes del país y de la América taurina.

“Soy la voz de los toros que torturas y cuya muerte festejas como si no fuera yo un ser vivo”, manifestó la senadora Padilla en medio de la reunión antitaurina.

Ilustración: Activistas por los derechos de los animales participan en una manifestación para exigir la aprobación de una ley que prohíba las corridas de toros y los eventos en los que se maltrate a los animales, en Bogotá, Colombia, 28 de marzo de 2023. Fotografía (c) Twitter @andreanimalidad

Categories
Nutrición

Cadena europea de supermercados dará prioridad a los productos veganos

Lidl evitará los productos animales y fomentará los alimentos vegetales ante el imperativo ético de que “no hay un segundo planeta”.

El minorista alemán de precios bajos Lidl ha desvelado su última estrategia para reducir la cantidad de carne que vende y animar a los consumidores para que opten en su lugar por las proteínas de origen vegetal.

Lidl ha anunciado una nueva y audaz estrategia, con la que pretende reducir sus existencias de productos de origen animal y aumentar la cantidad de alimentos de origen vegetal que vende. La nueva estrategia de la cadena de supermercados fue desvelada por el director de compras Christopher Graf en el evento de la Semana Verde Internacional de Berlín.

Según Graf, es imperativo reducir el consumo de carne debido a su impacto en el medio ambiente para “satisfacer las demandas de una población mundial”. El minorista cree que tiene el imperativo moral de ser más sostenible “ya que no existe un segundo planeta”.

“En todo el mundo necesitamos una dieta más consciente para nutrirnos dentro de nuestros límites planetarios”, explicó Graf. Lidl impulsará las proteínas de origen vegetal.

Según el diario alemán Der Spiegel, Graf afirmó que la medida no debería percibirse como una forma de “dictar cómo viven sus vidas los clientes”, sino como una forma de motivar a los compradores para que adquieran más proteínas de origen vegetal. Afirmó que el incentivo sería bien recibido por las generaciones más jóvenes que desean proteger el clima, y añadió: “Creo que las generaciones más jóvenes se alegran cuando tratamos el tema”.

Lidl es una cadena de supermercados de origen alemán que se encuentra presente en muchos países de Europa, incluyendo España, Francia, Reino Unido, Italia, entre otros. Se especializa en la venta de productos alimentarios y no alimentarios a precios asequibles, y ofrece una amplia gama de marcas propias y productos frescos a precios muy competitivos. Además de los productos de alimentación, Lidl también vende productos electrónicos, textiles, productos para el hogar y jardín, entre otros. La filosofía de la empresa es ofrecer productos de alta calidad a precios bajos.

Categories
Veganismo

Según encuesta, el 26% de los franceses se haría vegano durante al menos un mes

Según una encuesta realizada por la empresa de reparto Deliveroo en diciembre de 2022, el 26% de los franceses están dispuestos a probar el veganismo durante un mes.

Se trata de una mejora sustancial con respecto a 2019, cuando sólo el 12% de los participantes manifestaron su interés por probar el veganismo.

Deliveroo ha realizado una encuesta para examinar el progreso del veganismo en Francia por cuarto año consecutivo, demostrando que el movimiento -y el estilo de vida- ha crecido en popularidad con el paso de los años. En 2019, sólo el 12% de los participantes afirmaron que estarían dispuestos a probar una dieta vegana.

Según la encuesta de este año, eliminar todos los productos animales de la dieta resulta más atractivo para las generaciones más jóvenes. Según el informe, el 40% de los jóvenes de 18-24 años y el 36% de los de 25-34 años están dispuestos a adoptar una dieta vegana.

El 51% de los encuestados dijeron que se harían veganos por respeto a los animales y el 41% para ayudar al medio ambiente. La salud fue un factor importante para el 19% de los participantes, aparte de la protección de los animales o del medio ambiente.

Sin embargo, según la encuesta, algunas personas siguen creyendo que la dieta vegana es perjudicial para la salud humana. El 28% de los encuestados dijeron evitar el veganismo porque creen que crea déficits nutricionales.

En 2022, el 53% de los adultos franceses afirmaron que habían probado y les gustaban las alternativas veganas, frente al 28% de 2019, que criticaban la dieta vegana por ser demasiado restringida y carecer de variedad.

Además, el 38% ha comprado recientemente un plato vegano en Deliveroo, que experimentó un crecimiento del 28% en los pedidos de comida vegana a domicilio entre 2021 y 2022. Sin embargo, según Deliveroo, los pedidos veganos representaron sólo el 1% del total de entregas de Deliveroo en 2022, una cifra que se mantuvo estable en comparación con 2021.

¿Qué pensamos en Sociedad Vegana?

A pesar del crecimiento constante del veganismo, aún le queda un largo camino por recorrer antes de convertirse en una fuerza dominante en la industria alimentaria. Como concluye Deliveroo, los pedidos veganos sólo representaron el 1% de sus entregas totales en 2022, sin cambios respecto al año anterior. Sin embargo, esto no resta importancia al hecho de que el movimiento vegano sigue ganando impulso y concienciación, y es probable que veamos aumentar esta cifra en el futuro a medida que más y más personas adopten una dieta basada en plantas.

Contrariamente a lo que sostiene la industria cárnica y láctea, una dieta vegana bien planificada proporciona todos los nutrientes que una persona necesita para gozar de buena salud. Es más, se ha demostrado que una dieta vegana equilibrada incluso representa un menor riesgo de enfermedades cardiacas, diabetes de tipo 2 y ciertos tipos de cáncer. Le sugerimos buscar “Nutrition Facts”, en Google o YouTube. Su formidable biblioteca de videos y artículos, todos traducidos al español, le permitirán constatar que la ciencia avala la dieta vegana.

Categories
Veganismo

Publicidad en autobuses: “Es hora de dejar de usar productos animales” y “la industria láctea arrebata a bebés de sus madres”

Unos anuncios en los autobuses de Dublín promoviendo un estilo de vida vegano y exponiendo la crueldad de la industria láctea han provocado una indignada, hipócrita y desinformada reacción de algunos políticos.

Los pósters se exhibieron en 120 autobuses y paneles publicitarios de todo el país, y forman parte de la campaña 2023 de Go Vegan World para Irlanda, que concluyó el 12 de enero de 2023.

El político Michael Collins acusó a Dublin Bus de socavar la agricultura irlandesa al aceptar ingresos publicitarios de escaso valor de Go Vegan World, que según él difunde información falsa. Dijo: “Dublin Bus está permitiendo el vapuleo de la agricultura irlandesa a cambio de míseros ingresos publicitarios”. Añadió que Go Vegan World estaba difundiendo información falsa. “Es una publicidad completamente extrema, por no decir otra cosa. No tengo ningún problema con que una persona sea vegana – es su derecho. Pero poner y pagar anuncios como ‘Los lácteos arrebatan a los bebés de sus madres’, ‘Ella tiene una preciosa vida, ¿se la quitará tu cena?’ Eso es publicidad extrema, por no decir otra cosa”, declaró Collins a Newstalk.

Aunque la campaña ha terminado, el diputado Collins añadió que pedirá al ministro de Agricultura, Alimentación y Marina, Charlie McConalogue, que intervenga en el asunto, ya que “es competencia de su ministerio”. “No podemos permitir que el buen trabajo de promoción que realizan los sectores agrarios se vea socavado por una serie de carteles sin sentido en Dublin Bus que demonizan toda una forma de vida por unos míseros euros de publicidad”, concluyó.

La política Carol Nolan se ha unido a Collins para condenar los anuncios pro-veganos. Nolan ha pedido al ministro que “defienda a los granjeros irlandeses y al sector agrícola”.

La empresa de autobuses se defiende

En una declaración a Agriland, la empresa de transportes Dublin Bus dijo: “Estos formatos publicitarios están a disposición de todas las marcas, empresas y organizaciones. La publicidad comercial y las comunicaciones de marketing en Irlanda están sujetas a las normas y directrices establecidas en el Código de Normas para la Publicidad y las Comunicaciones de Marketing en Irlanda, publicado y administrado por la Autoridad de Normas de Publicidad para Irlanda.”

Go Vegan World: “El público tiene derecho a una información objetiva”

Sandra Higgins, de Go Vegan World, refutó las afirmaciones de los políticos de que la empresa estaba equivocada, señalando que Dublin Bus no está autorizada a aceptar anuncios con información inexacta. Explicó que la información relativa a las emisiones de gases de efecto invernadero utilizada en el anuncio procedía de la Agencia de Protección del Medio Ambiente. Por tanto, el anuncio sólo presentaba los datos objetivos.

“Ésa es la razón de ser de nuestros anuncios. Las estadísticas recientes de la EPA muestran que la agricultura animal es la que más contribuye a las emisiones de gases de efecto invernadero en Irlanda: un 37,5%”.

Vía Instagram, Veganworld escribe: Podemos asegurar a los lectores que incluso si fuera competencia de la Autoridad de Normas Publicitarias en Irlanda investigar los reclamos contra nuestros anuncios, encontrarían que éstos son correctos. En lugar de matar al mensajero, los que están en el poder tienen que aceptar la ciencia y hacer algo para apoyar a los agricultores a los que dicen representar para que abandonen la agricultura animal.

En Sociedad Vegana no tenemos duda alguna de que los políticos Michael Collins y Carol Nolan conocen perfectamente información como la que presentamos en nuestro artículo “Los lácteos, una industria insostenible que causa enorme sufrimiento sistemático”. Ignorar tal información en defensa de una agenda política y comercial es simplemente hipocresía y “matar al mensajero”, como bien señala Go Vegan World.

Categories
Derechos animales

Joaquin Phoenix denuncia la crueldad infligida a los patos para la industria del plumón

El ganador del Oscar ha pedido a la gente que deje de comprar artículos que contengan plumas de pato para acabar con el sufrimiento de estos animales.

Las declaraciones de Phoenix se producen a raíz de una reciente revelación de PETA en la que aparecen empleados electrocutando a las aves y apuñalándolas en el cuello antes de vender sus plumas bajo la etiqueta falsamente denominada RDS o “Responsible Down Standard”(Estándar del Plumón Responsable).

Joaquin Phoenix colaboró con PETA para narrar un vídeo sobre los hallazgos de la organización. El filme secuencias captadas en granjas y mataderos de patos en Vietnam, así como de empresas que venden ropa que usa plumas de ganso, como GAP Inc, Guess y H&M.

Se ve cómo los trabajadores apuñalan despiadadamente a los patos, los degüellan cuando aún están vivos y les cortan las patas a las aves vivas. Otros vídeos mostraban cómo se hacinaba a los patos en cobertizos sucios y se les obligaba a vivir en suelos de alambre o en suelos de tierra cubiertos de heces.

Muchos patos son vistos respirando agitadamente, lo que refleja estrés, sobrecalentamiento o una enfermedad respiratoria. Otros presentaban heridas abiertas y sangrantes.

“Muchos tenían problemas para andar o mantenerse en pie, quizá debido a enfermedades graves o a que tenían las patas dañadas. Las aves moribundas eran abandonadas, y los restos de las que perecían se dejaban a veces a la vista de las demás”, denunció PETA.

El “Estándar del Plumón Responsable” es un mito

RDS o “Estándar del Plumón Responsable” promete “garantizar que el plumón y las plumas no proceden de cadenas de suministro en las que los animales han sufrido daños innecesarios”. Sin embargo, todas las granjas y mataderos que visitaron los investigadores de PETA Asia reconocieron que vendían plumón a proveedores con certificación RDS.

Phoenix, en el fragmento de este vídeo, que es significativamente menos brutal que la versión completa, concluyó: “La única forma de evitar esta crueldad y salvar a los patos es dejar de comprar productos que incluyan plumas. Acuérdate de leer las etiquetas, y si indican ‘plumón’ o ‘plumón responsable’, recuerda a estos patos y deja el artículo en el estante o estantería”.

“La horrible brutalidad descubierta por esta investigación demuestra por qué incluso el plumón aparentemente responsable nunca es ético ni compasivo. La única forma de garantizar que no se daña a ninguna ave en la producción de tu ropa o ropa de cama es elegir productos veganos”, declaró PETA.

Muchas empresas, como The North Face, Harper Coats, Matt & Nat y Wuxly Movement, están empleando tejidos veganos de alta tecnología que son más saludables tanto para las aves como para el medio ambiente.

Categories
Derechos animales

Canadá prohíbe las pruebas de cosméticos en animales

Legislador: “Por fin llegó el momento en que la industria y los defensores del bienestar animal están de acuerdo”.

Canadá se convertirá en el país más reciente en prohibir las pruebas de cosméticos en animales, siguiendo los pasos de más de 40 países que ya han proscrito esta controvertida práctica.

Se espera que el ministro de Sanidad, Jean-Yves Duclos, actualice los cambios de la Ley federal de Alimentos y Medicamentos, que también prohibirá la venta de cosméticos que hayan sido probados en animales, según confirmó el Ministerio de Sanidad canadiense. La ley entrará en vigor el próximo mes de agosto. La decisión se produce después de años de campaña por parte de activistas defensores de los derechos de los animales y algunos diputados liberales.

Uno de ellos, el diputado liberal Nathaniel Erskine-Smith se refirió a los retrasos en la aplicación de la prohibición canadiense señalando: “Por fin llegó el momento en que la industria y los defensores del bienestar animal están de acuerdo”.

El gobierno también pretende reducir los ensayos con animales en otros ámbitos. En un anuncio de la semana pasada, el Ministerio de Sanidad de Canadá y el Ministerio de Medio Ambiente y Cambio Climático de Canadá afirmaron que pretenden “reducir la dependencia” de esta práctica y que están trabajando para utilizar alternativas probadas sin animales para nuevos productos químicos y fármacos.

“El Departamento está elaborando una propuesta para prohibir las pruebas de cosméticos en animales y sigue apoyando el desarrollo y el uso de métodos alternativos a las pruebas en animales para otros productos o usos”, dijo Health Canada en un comunicado.

Enorme paso adelante

La medida ha sido bien acogida por los defensores de los derechos de los animales. “Se trata de un enorme paso adelante para el bienestar animal en Canadá. Probar cosméticos en animales es cruel e innecesario, y estamos encantados de que el gobierno esté tomando medidas para acabar con esta práctica”, dijo un portavoz de la Coalición Canadiense para la Protección de los Animales, según Vegan Buzz.

La prohibición se aplicará a todos los productos cosméticos, incluidos el maquillaje, los productos para el cuidado del cabello y los artículos de cuidado personal. También se aplicará a los ingredientes utilizados en los cosméticos, y se exigirá a las empresas que demuestren que los ingredientes utilizados en sus productos no han sido probados en animales.

Darren Praznik, presidente y director ejecutivo de Cosmetics Alliance of Canada, que representa a la industria canadiense de cosméticos y productos de cuidado personal, afirmó que la organización apoya plenamente la prohibición. “Todas las partes interesadas, incluida la industria, han trabajado muy duro durante los últimos años para avanzar en la prohibición de los ensayos de cosméticos en animales en Canadá, incluida la alineación sobre los principios con el Ministerio de Salud de Canadá para garantizar una legislación viable. Aunque comprendemos los retrasos debidos a la pandemia, es hora de que el gobierno finalmente lleve esto a cabo”, dijo Praznik.

Los consumidores están cada vez más preocupados por el contexto medioambiental y ético de sus compras y la industria cosmética está cumpliendo con la creciente demanda de productos más éticos y ecológicos.

Qué pensamos en la Sociedad Vegana

Utilizar animales para probar cosméticos es inadmisible porque somete a los animales a dolor, sufrimiento y muerte innecesarios. Los animales utilizados en las pruebas de cosméticos son sometidos a una amplia gama de ensayos, entre los que se incluyen pruebas de irritación cutánea y ocular, en las que se aplican sustancias químicas en la piel o los ojos de los animales, y pruebas de dosis letales, en las que los animales son forzados a ingerir grandes cantidades de una sustancia para determinar la dosis a partir de la cual se vuelve tóxica.

Estas pruebas no sólo son inhumanas, sino que tampoco son fiables, ya que los animales utilizados en ellas no son iguales que los humanos, tienen una fisiología, anatomía y fisiología diferentes, por lo que los resultados pueden no ser exactos a la hora de predecir cómo afectará una sustancia química a la salud humana. Además, existen métodos alternativos que pueden utilizarse para comprobar la seguridad de los cosméticos, como las pruebas in vitro, los modelos informáticos y los métodos de ensayo relevantes para el ser humano, que son más precisos y éticos.

Otro problema es que los animales utilizados en las pruebas de cosméticos suelen permanecer en condiciones de hacinamiento e insalubridad, y son sometidos a pruebas repetidas a lo largo de su vida. Esto no sólo les causa sufrimiento físico, sino también psicológico.

Categories
Derechos animales

Noruega, donde la industria porcina ha enloquecido

Uno de los mejores países donde vivir – para los humanos – es a todas luces el peor país para los cerdos de criaderos.

En reiterados reportajes hemos cubierto las atrocidades perpetradas año tras año por los productores de cerdos en Noruega en perjuicio de sus animales (ver artículos de referencia al final de esta nota). Luego de años de supervisión y control incompetente por parte de la Autoridad Noruega de Seguridad Alimentaria, Mattilsynet, y de la indiferencia de los gobiernos de turno, una vez más queda de manifiesto la barbarie con que se maneja la industria porcina del país nórdico.

La corporación de radio y televisión de Noruega, NRK, publicó el 18 de enero un artículo donde señala que 334 granjas porcinas, de un total de 582 investigadas, violan flagrantemente las leyes de crianza de animales y, por extensión, las leyes de protección animal. En 25 de las granjas la situación de los cerdos revestía tal gravedad, que Mattilsynet ordenó el sacrificio inmediato de los cerdos.

A pesar de tratarse de 334 granjas que violaban la ley, solo en 5 de ellas se cursaron multas, y en 3 de ellas simples amonestaciones. Solo dos granjas fueron clausuradas, únicamente debido a sus violaciones crónicas de la ley.

Carl Andreas Grøntvedt, veterinario y científico a cargo de la división porcina del Instituto Veterinario de Noruega, declaró a NRK: “Se trata de animales que sufren y que tienen una necesidad especial de atención y cuidados, por lo que la situación es grave”. El especialista recordó que la normativa noruega establece claramente un estándar mínimo para el trato que debe darse a los cerdos en las granjas. Estos estándares no definen una situación óptima, sino un mínimo absoluto. Aún así, el 57% de los productores noruegos de cerdos incumplen el estándar mínimo.  

La reacción de los gobiernos de turno y la clase política en general  ha sido indiferente en Noruega. Consultada por NRK, Olaug Bollestad, diputada democratacristiana en el parlamento noruego dijo: “Es muy grave, se trata de confianza. Confianza en la industria, confianza en que la carne que consumimos proviene de animales que han tenido una buena vida. No se ha hecho lo suficiente. Me siento increíblemente decepcionada“.

Bollestad fue anteriormente Ministra de Agricultura y, como tal, la autoridad política a quien reportaba Mattilsynet. En su condición de Ministra, luego de un reportaje de NRK de 2019, donde se denunciaba la deplorable situación de los animales en las granjas porcinas, Bollestad dijo sentirse “enojada y decepcionada“. En 2021, ante un nuevo documental de NRK, “Promesas incumplidas”, que evidenciaba un empeoramiento de la situación, Bollestad dijo sentirse “verdaderamente irritada“. En 2023, Bollestad dice sentirse “increíblemente decepcionada“. Estos matices anuales en el estado de animo de Olaug Bollestad no parecen tener efecto alguno en la situación de las granjas porcinas de su país.

Marit Epletveit, líder del sindicato de agricultores de la región de Rogaland, donde (dadas las estadísticas de maltrato animal de la propia Mattilsynet) parece ser tradición violar la normativa de crianza de cerdos, declaró: “Es un problema. Sin embargo, queremos lo mejor para los animales. Los granjeros entran al establo con orgullo, cuidan a los animales lo mejor que pueden y tratan de mejorar cada día para evitar incumplimientos y asegurar que los animales tengan una buena vida“. Aún tratándose de una representante gremial, cuyas declaraciones sólo buscan lavar la imagen del sector, no deja de sorprender la desverguenza en el mentir.

Geir Pollestad, parlamentario del Partido de Centro, considerado el partido de los agricultores, opinó que “no hay nada malo con la normativa”, a la vez que hizo un llamado a la calma: “Es importante no tener pánico. Cuando hay violaciones a la normativa, se debe trabajar para que se cumpla. No creo que la solución sea endurecer las reglas”.  Pollestad considera importante decir que muchos criadores de cerdos “se manejan bien y que el sector debe más bien utilizar las conclusiones de la campaña de control como aprendizaje y motivación”.

NRK no entrevistó en esta oportunidad a funcionarios gubernamentales. La última declaración disponible sobre la materia corresponde al entonces viceministro de agricultura de Noruega, Widar Skogan (partido Demócrata Cristiano), quien en en agosto de 2021 concluyó que Mattilsynet está haciendo “un buen trabajo”. “Consideramos que el bienestar animal no depende de un factor presupuestario ni de las fiscalizaciones que haga Mattilsynet. Corresponde a los granjeros cumplir con la ley y tener buenas actitudes”.

NRK muestra en su reportaje fotografìas de cerdos cubiertos de sus propios excrementos (ver ilustración de este artículo) y otros mutilados. Cabe señalar que Mattilsynet suele anunciar sus inspecciones a los productores. En otras palabras, éstos tienen tiempo de sobra para prepararse antes de las inspecciones.

En su reportaje de 2021, NRK entrevistó a Bo Algers, catedrático de higiene animal y uno de los más destacados expertos europeos en bienestar animal porcino, quien luego de analizar fotografìas tomadas clandestinamente al interior de una granja porcina por un grupo animalista, dijo haber detectado violaciones a la ley noruega de bienestar animal en 26 de las 28 granjas visitadas por los activistas. “Me decepciona ver esto. En ningún caso los cerdos deben caminar entre sus propias heces. Y los estamos obligando a hacer precisamente eso. Veo tristeza en sus miradas, que es una tristeza que yo mismo siento”.

Nada ha cambiado desde entonces, por lo que sigue vigente la conclusión principal a la que llegó NRK en 2021: “El estado de la producción porcina es testimonio tanto de un fallo del sistema como de graves problemas de mentalidad”.

“No está del todo bien”

En su informe de enero de 2023, Mattilsynet concluye que “no está del todo bien que se haya detectado incumplimiento de las normas mínimas en más de la mitad de las inspecciones”. En otras palabras, la organización encargada de velar por la seguridad alimentaria y el bienestar animal en Noruega no considera directamente “malo”, ni siquiera “negativo”, este panorama, incluso al constatar que en 25 casos fue necesario sacrificar a los animales dada su situación de sufrimiento, como heridas abiertas, fracturas, infecciones y enfermedades. La situación, simplemente, “no está del todo bien”.

El lenguaje es una herramienta potente, algo que Mattilsynet parece desconocer. Utilizar eufemismos o suavizar el lenguaje resta claridad a la comunicación, a la vez que crea confusión. También puede considerarse deshonesto o poco sincero, algo que es dable suponer habida cuenta del historial de ineptitud de Mattilsynet. Ahora, los productores noruegos de cerdo toman nota de que el trato que dan a sus animales simplemente “no está del todo bien”.

En otras palabras, un simple “tirón de orejas” por parte de Mattilsynet. Pronto pasará esta pequeña tormenta mediática y todo volverá a la normalidad en la industria porcina de Noruega, con su crueldad sistemática e impune.

Por Héctor Pizarro, Sociedad Vegana

Fotografía: NRK reprodujo material gráfico captado por Mattilsynet, que ilustra las condiciones en que viven, y mueren, los cerdos de criadero en Noruega.

Categories
Veganismo

Más de 80 promociones y descuentos disponibles en España y Latinoamérica gracias a Veganuary

La campaña registra cada vez más adhesión, no solo entre el público, sino también en la industria alimentaria.

Durante la campaña Veganuary 2023, más de 80 marcas, restaurantes y comercios de España, México y Sudamérica han participado con descuentos y una amplia oferta vegana para motivar a los interesados en probar por primera vez un estilo de vida vegano o basado en plantas.

  • En España Subway, VeggiAnimals, Vegan Food Club y Revolu Green! son algunas de las marcas con mayores ofertas veganas durante enero.
  • En Chile: NotCo, Jumbo, Papa Johns, Yoguen Fruz, Vilay y Vegusta, ofrecen importantes descuentos.
  • En México: Mr. Tofu tiene descuentos en sus propias marcas, así como en Daiya y Better Balance.
  • En Argentina: Hiper Changomas y Más Online Supermercado ofrecen más de 100 productos con descuento por Veganuary.
  • En Ecuador: Veggie Lover.
  • En Colombia: Cero Pollito y Bodai.

Para conocer los detalles de todas las empresas y promociones, haga clic aquí.

Sólo en la campaña de 2022, por ejemplo, se lanzaron más de 1.540 nuevos productos veganos y opciones de menú basadas en plantas en todo el mundo durante el mes de enero gracias a Veganuary.

“Nuestra misión es inspirar y apoyar a las personas para que prueben el veganismo, pero también impulsar el cambio corporativo para que las empresas incorporen nuevos productos y así tener una oferta más amplia basada en plantas”, dijo González Atencio, Gerente de Compromiso Corporativo de Veganuary Latinoamérica.

Recientemente, la organización reveló que una persona se inscribía cada 2,4 segundos para probar Veganuary.

Veganuary comenzó en el Reino Unido, y se nota. Según una nueva investigación realizada por la organización de encuestas YouGov, casi tres cuartas partes (71%) de los adultos británicos han oído hablar de Veganuary y el 9% de los adultos británicos han probado el desafío al menos una vez desde que la campaña comenzó por primera vez en 2014. Basándose en la población actual, Veganuary estima que se trata de aproximadamente seis millones de personas.

Categories
Derechos animales

Torre china de 26 pisos está preparada para sacrificar 1,2 millones de cerdos al año

China ha inaugurado la granja porcina más grande del mundo, para contribuir a satisfacer su insaciable mercado local.

Una enorme construcción, de tipo edificio de departamentos, ha fue recientemente inaugurada en las afueras Ezhou, una ciudad de la provincia de Hubei, en China central. Sin embargo, en el edificio no se instalarán familias ni oficinas, sino será el lugar donde se hacinarán hasta 1,2 millones de cerdos cada año.

Es la respuesta ideada por China frente a la insaciable necesidad de carne de cerdo del país, la proteína animal más popular.

La nueva granja, tipo rascacielos, comenzó su producción a principios de octubre, cuando el propietario de las instalaciones, Hubei Zhongxin Kaiwei Modern Farming, trasladó a sus primeras 3.700 cerdas.

Zhongxin Kaiwei, anteriormente una empresa productora de cemento, decidió cambiar de rumbo y dedicarse a la producción porcina. Según Jin Lin, director general de la empresa, se identificó la agricultura moderna como un área potencial y una oportunidad para crear la granja porcina utilizando sus propios materiales de construcción.

La granja porcina cuenta con dos edificios, uno de los cuales ya ha sido terminado. Un edificio de aspecto similar y de igual escala todavía en construcción. Cuando estén en pleno funcionamiento, cubrirán una superficie de 800.000 metros cuadrados y tendrán, cada uno, capacidad para 650.000 animales.

La granja cuenta con controles de gas, temperatura y ventilación, y los animales se alimentan a través de más de 30.000 puntos de alimentación automáticos gestionados por una sala de control central.

Según la empresa, el estiércol de cerdo se procesará y utilizará para generar biogás, que se empleará para generar energía y calentar agua en la granja. Los trabajadores tendrán que pasar por muchas rondas de desinfección y pruebas antes de entrar.

Tras perder hasta 100 millones de cerdos por la mortal enfermedad de la peste porcina africana (PPA) entre 2018 y 2020, China ha intentado aumentar su producción de carne de cerdo (consume alrededor de la mitad de toda la carne de cerdo del mundo).

Qué opinamos en Sociedad Vegana

Las granjas de animales a gran escala, también conocidas como granjas industriales, han sido objeto de un intenso debate en los últimos años. Una de las principales preocupaciones es el riesgo de enfermedades zoonóticas, que son enfermedades que pueden transmitirse de los animales a los humanos.

Las granjas industriales suelen implicar el confinamiento intensivo de un gran número de animales en espacios reducidos. Esto puede conducir al hacinamiento y a condiciones insalubres, facilitando que las enfermedades se propaguen entre los animales y salten potencialmente a los humanos. Además, la proximidad de diferentes especies de animales en las granjas industriales también puede aumentar el riesgo de transmisión de enfermedades entre especies.

Un ejemplo de ello es la peste porcina africana (PPA), mencionada anteriormente, y la transmisión del jabalí a los cerdos domésticos, una enfermedad que se ha registrado en muchos países y que está causando importantes daños económicos a la industria porcina. Otro ejemplo es la pandemia de COVID-19, que surgió en un mercado húmedo de Wuhan, China, donde se vendían animales vivos muy cerca unos de otros y de los humanos.

Las granjas industriales también tienden a depender en gran medida de los antibióticos para mantener sanos a los animales en estas condiciones de hacinamiento e insalubridad. Esto puede conducir al desarrollo de bacterias resistentes a los antibióticos, que pueden suponer una grave amenaza para la salud humana.

Además, las granjas industriales también contribuyen a la degradación y la contaminación del medio ambiente, incluida la emisión de gases de efecto invernadero, la deforestación y la destrucción de humedales y otros hábitats de la fauna salvaje.

Categories
Nutrición

Bill Gates recalca beneficios de la carne cultivada para combatir el cambio climático

A juicio del filántropo, los productos veganos se perfilan como una muy buena solución en la lucha contra el cambio climático.

Bill Gates, el multimillonario cofundador de Microsoft, declaró en una sesión de Reddit que los productos de imitación de la carne serán a la larga una alternativa “realmente buena” para los consumidores, sobre todo para aquellos que no buscan primordialmente hacerse veganos o seguir una dieta basada en plantas, pero que de todas formas aspiran a reducir su huella de carbono.

Según Gates, innovaciones como Beyond Meat e Impossible Foods, que son opciones alimentarias basadas en plantas que van desde alternativas a las hamburguesas hasta nuggets de pollo, y Upside Foods, una empresa de tecnología alimentaria que utiliza células animales para cultivar carne en un entorno de laboratorio, son pasos fundamentales para reducir el impacto de la agricultura animal en el cambio climático.

Gates respondió a muchas preguntas sobre estas preocupaciones durante su evento anual Pregúntame lo que quieras en Reddit. “¿Qué opina del veganismo/las dietas basadas en plantas como forma de disminuir el impacto climático?”, preguntó una persona. Además, ¿cómo se puede motivar a los individuos, a gran escala, a tomar esta decisión? Hoy en día, tenemos muchas subvenciones para la carne y los lácteos para que sean más asequibles para la gente, lo que obviamente no ayuda”.

“Hay empresas que producen ‘carne de vacuno’ de formas novedosas, e individuos que buscan seguir utilizando vacas al tiempo que reducen las emisiones de metano”, respondió Gates.

Gates, de 67 años, ha invertido en Beyond Meat, Impossible Foods y Upside Foods, y hace tiempo aboga por los productos cárnicos “sintéticos” como solución al cambio climático.

“He respaldado a varios pioneros en este campo, como Beyond Meat, Impossible Foods y Memphis Meats”, declaró Gates agregando que “pesar de su actual cuota de mercado, creo que estos productos serán bastante buenos a largo plazo”.

Gates continuó diciendo que tenía menos esperanzas en que la población en general adopte el veganismo para rescatar el medio ambiente.

“Es excelente para la gente que quiere hacerse vegana, pero no creo que la mayoría lo haga”, dijo.

Gates continuó diciendo que encontrar soluciones rentables al cambio climático es lo más importante, independientemente de la industria que se esté considerando. “La clave sobre el clima es hacer que las cosas limpias sean tan baratas como las sucias en todas las áreas de emisión: aviones, hormigón, carne, etc. Sólo así podremos persuadir a todos los países del mundo para que cambien. No lo conseguiremos si cuesta mucho más”.

Ilustración: carne cultivada vía Canva y fotografía de Bill Gates (c) Wikipedia con licencia Creative Commons

Categories
Nutrición

Start-up de alimentos veganos presenta atún elaborado con plantas

Utilizando una combinación de agua, aceite de girasol, proteína de arveja, fibras nutritivas, saborizante, sal y colorante alimentario (caramelo), el atún de plantas de Vgarden imita el sabor y la textura del atún tradicional.

Una start-up israelí ha desarrollado atún en conserva libre de crueldad con la “experiencia sensorial completa” de sabor, textura y olor. Vgarden ha creado un sustituto vegetal del atún en conserva que espera que “cambie la marea” de los métodos de pesca insostenibles.

Según Vegan First, se prevé que el mercado del atún pase de 41.060 millones de dólares (38.210 millones de euros) en 2022 a 49.700 millones de dólares en 2029. Europa y Asia son las dos regiones que compran más atún enlatado, que también es una fuente popular y práctica de proteínas con mercados en expansión en Sudamérica y Oriente Medio. Sin embargo, no toda la pesca de atún es segura para el ecosistema.

Vegan First cita a Tom Rothman, responsable de ventas globales de la empresa israelí de base vegetal Vgarden, que afirma que “la acuicultura y la sobrepesca de este pescado tan demandado han tenido un efecto devastador en su número hasta el punto de poner a varias especies, como el rabil y el atún rojo del Atlántico, al borde de la extinción”. “Esto no sólo compromete la seguridad alimentaria, sino que también tiene un efecto adverso sobre la débil y vulnerable vida marina”.

Por ello, Vgarden Ltd. ha creado lo que denomina una conserva de atún vegana “revolucionaria”. La empresa espera que su creación pueda “cambiar la marea” de los métodos de pesca insostenibles y ayudar a la recuperación de las poblaciones de atún salvaje del océano.

El objetivo de la empresa era utilizar plantas para imitar el sabor, la textura y el aroma del atún en conserva. Según Omer Eliav, cofundador de Vgarden y jefe de I+D, éste era el mayor problema del equipo de I+D. “Proporcionar la experiencia sensorial completa de sabor, textura y fragancia es el obstáculo más difícil para producir una lata de atún idéntica. No sólo los veganos, sino también todos los consumidores deberían encontrarlo apetecible”, reflexiona.

El producto a base de proteína de arveja tiene una concentración total de proteína del 11,2%-14%, según Vgarden, con sede en el norte de Israel, y está disponible en bolsas y latas refrigeradas.

La start-up presume de que su atún de origen vegetal tiene un “sabor a mar único”, igual que su versión tradicional. Esto no se ha conseguido con algas, al menos no todavía, a diferencia de los anteriores sustitutos vegetales del marisco. El distintivo sabor a mar se produjo combinando aromatizantes naturales y utilizando un proceso de fabricación especial para infundirlo con éxito en los materiales vegetales. Sin embargo, la empresa está estudiando actualmente las posibilidades del extracto de aceite de algas infusionado, y las pruebas preliminares han mostrado “resultados prometedores”. Eliav declaró: “Definitivamente tenemos la intención de continuar esta investigación”.

Según Vegan First, la proteína de arveja fue elegida por Vgarden como su principal fuente de proteína vegetal. Esta proteína ayudó a la empresa a conseguir la textura ideal, según Eliav. “Lo que utilizamos son proteínas vegetales extruidas. Éstas pasan por un procedimiento especial que les da el sabor y la textura adecuados para parecerse al atún original en lata. Recientemente hemos presentado una solicitud de patente para la mezcla y el procedimiento únicos”.

El atún vegano está hecho para ser incorporado a cualquier cocina que requiera atún normal, incluidos los sándwiches de mayonesa de atún, ensaladas, pastas, sushi y pizza. Según Ilan Adut, de start-CEO up, “muchos establecimientos de alimentación están utilizando nuestro análogo de atún para preparar una ensalada niçoise de atún tradicional o una pasta con atún que proporcionará a su exigente clientela flexitariana toda la experiencia de lo genuino.”

En la Sociedad Vegana celebramos este anuncio. El pescado elaborado a partir de plantas es una buena opción por varias razones:

Ética: El pescado de origen vegetal está libre de crueldad y no implica el daño y la muerte de animales marinos.

Medioambiental: La industria pesquera tiene un impacto significativo en los océanos del mundo y en la vida marina. Al elegir productos del mar de origen vegetal, los consumidores pueden reducir su impacto en el medio ambiente y ayudar a preservar los ecosistemas marinos.

Salud: Los productos del mar de origen vegetal suelen contener menos grasas saturadas y colesterol que los productos marinos tradicionales. Además, muchos productos del mar de origen vegetal están enriquecidos con vitaminas y minerales adicionales.

Accesibilidad: El marisco de origen vegetal es una buena opción para las personas alérgicas o que no pueden consumir marisco tradicional.

Sabor: Tal y como ha demostrado Vgarden, con el avance de la tecnología alimentaria, los productos del mar de origen vegetal son cada vez más realistas en cuanto a sabor y textura, lo que los convierte en una alternativa sabrosa y satisfactoria a los auténticos.

Sostenibles: Los alimentos marinos de origen vegetal pueden producirse con menos tierra, agua y energía que los tradicionales, y también pueden cultivarse en entornos controlados, lo que conduce a una producción alimentaria más sostenible.

Ilustraciones (c) Vgarden

Categories
Derechos animales

Estados Unidos: Los ensayos con animales para la aprobación de medicamentos ya no serán obligatorios

Las pruebas con animales en nuevos productos farmacéuticos ya no serán necesarias para la aprobación por parte de la FDA, gracias a una ley firmada por el presidente de EE.UU., Joe Biden, a finales del mes pasado.

“La Ley de Modernización 2.0 de la FDA agilizará la innovación y sacará al mercado medicamentos más seguros y eficaces con mayor rapidez, eliminando trámites burocráticos innecesarios. Se trata de un paso hacia el fin del sufrimiento y la muerte innecesarios de los sujetos de experimentación animal”, declaró un legislador estadounidense.

People for the Ethical Treatment of Animals (PETA), la mayor organización mundial de defensa de los derechos de los animales, celebró la nueva normativa como un triunfo, calificándola de “cambio radical en la forma de desarrollar fármacos y tratamientos”.

Hasta ahora, la FDA necesitaba realizar ensayos con animales antes de autorizar un medicamento, primero en un roedor y luego en un no roedor, siguiendo la legislación vigente promulgada hace unos 70 años. Sin embargo, esto ha sido denunciado como duro, letal y “científicamente inservible”, en opinión de PETA.

Wayne Pacelle, presidente de Animal Wellness Action y del Center for a Humane Society, lo describió como un “mandato gubernamental arcaico y paralizante de experimentación animal de nuevos fármacos”.

Sin embargo, la experimentación con animales para nuevos medicamentos no queda prohibida. Más bien, ya no es obligatoria, y las empresas pueden ahora elegir métodos de ensayo alternativos.

PETA ha ofrecido anteriormente una de estas vías, denominada Acuerdo de Modernización de la Investigación. Este marco ofrece una hoja de ruta y una estrategia para mejorar la forma en que los profesionales de la salud exploran los medicamentos y las terapias contra las enfermedades. Considera que la mejor forma de lograrlo es financiar exclusivamente la investigación relevante para el ser humano, en lugar de tácticas infructuosas como los ensayos con animales.

PETA cree ahora que, con esta estructura existente y la nueva ley en vigor, puede reunir apoyos para instar a “ese dinosaurio de agencia, el Instituto Nacional de Salud (NIH)”, a que “se apunte al programa” y “deje de despilfarrar miles de millones en investigaciones infructuosas con animales”.

En Sociedad Vegana celebramos este anuncio. La experimentación de medicamentos en animales es equivocada porque causa dolor y sufrimiento a los animales utilizados. A